investment token the best cryptocurrency to invest in 2020 buchhaltung kryptowährung signals crypto pwc consumer cryptocurrency survey cryptocurrency portfolio tracker app

Tradición mosquera 7

El siglo XIX

George Scotcher publica en 1809 su “Fly-fisher’s legacy”. Esta fecha, puesta tan a correr de la pluma, es la culminación de un notable trabajo detectivesco de Jack Heddon, que culminó en 1974 con la publicación de “Scotcher Notes”.
El libro original de Scotcher es uno de los más raros y elusivos de la literatura inglesa. Ni el Museo Británico, ni las bibliotecas nacionales de Escocia o Gales tienen una copia. Su importancia se apoya en varios puntos: es el primero en incluír una plancha coloreada de algunos insectos imitados por los pescadores. Fue el primero dedicado exclusivamente a la pesca con mosca, el primero que menciona lanzar contra el viento.

Unas cuantas primicias que justifican el interés en este libro, escrito posiblemente bajo un seudónimo.
Estamos en el umbral de una obra sumamente importante: la “Entomología del Pescador de Mosca” de Alfred Ronalds. Inmediatamente antes de su publicación, en 1836, Thomas Stoddart nacido en Kelso en las márgenes del Tweed, publica su “Art of Angling as Practised in Scotland”. Esta obra era, en 1835, la primera en ser editada en el Norte. Su influencia en la apreciación de las bellezas de la zona fue enorme.
Como hemos dicho, en 1836 Ronalds publica su “Entomología”. Como comentario lateral, para mantener una perspectiva global, recordemos que en ese año se inaugura la famosa hostería dedicada a los pescadores de trucha en Henryville, Pennsylvania y comienza a aparecer la caña de bambú de cuatro caras.

El libro de Ronalds es mucho más que una Entomología, si bien en este sentido era lo mayor y lo mas riguroso escrito hasta ese momento. El autor es un brillante y original biólogo acuático. Exploró el sentido auditivo de las truchas, el rol desempeñado por su lugar elegido en el río en sus costumbres alimentarias, analizó detalladamente el rol de la refracción de la luz, los sentidos del gusto y olfato de la trucha, su selectividad, a la par que sacó algunas conclusiones sobre el rol de las hormigas y otros insectos terrestres. Su libro llega cerca de las quince ediciones, y la calidad de sus láminas con acuarelas dictó el nivel de las futuras ilustraciones durante un siglo.
Este autor es indudablemente uno de los grandes hitos en la historia de la pesca con mosca, uniéndose a Dame Juliana, Cotton y Bowlker.
Cuatro años después, en 1840 (cuando se traslada el bass en America de Ohio a otros lagos y ríos) John Younger publica “On River Angling for Salmon and Trout” en Edimburgo. Pescando como Ronalds en ríos mas rápidos que los del Sur de Inglaterra, profundiza la importancia de la ninfa en la alimentación y subraya la importancia del desplazamiento natural de la mosca, que él ata en forma impresionista, con hackles muy móviles y livianos.
Younger es el primer escritor que habla de las ninfas desde la época de Taverner y Cotton.

A todo esto, la escuela de pescar corriente arriba ganaba más y más adeptos, sobre todo en estos pescadores de ríos rápidos.
Si bien la escuela no alcanza su formalismo hasta mediados del siglo XIX, ya se pescaba corriente arriba con mosca seca desde mucho antes.
La leyenda atribuye el método a William de Wykeham a fines del 1300 cerca de Winchester, en el río Itchen.
Lo cierto es que ya a principios del siglo XIX el método “mosca seca corriente arriba” era bastante común. George Pulman describió el método en “Vade Mecum of Fly Fishing for Trout” en 1841, aplicándolo a los rápidos ríos de Devonshire. El que Pulman escribió sobre un método ampliamente en boga está probado por el hecho que describe totalmente, sin errar, todas las características del método, teóricas y prácticas.

La mosca debería ser una buena imitación del insecto que se estaba tomando’ y se debía copiar su comportamiento. Se debía secar la mosca haciendo false-casts, que debe caer suavemente y que debe llegar al pez naturalmente y sin producir estela por arrastre. Se debe tener en cuenta, por lo que hemos dicho, que Pulman no “inventó” la pesca con mosca seca corriente arriba, así como mucho menos lo hizo Halford cuarenta años después. Pulman formalizó el sistema y lo publicó en un libro y Halford enarboló agresivamente su estandarte.
En 1855 William Blacker publica “The Art of Fly-Making”, y a él le debemos el detalle de tomar segmentos simétricos de las plumas primarias (quills) al construir las alas de moscas flotantes y el primer análisis de los cuerpos extendidos al atar imitaciones de mayflies.

William Stewart, con su “Practical Angler” publicado en Edimburgo en 1857, le da forma final a la pesca de mosca húmeda corriente arriba, iniciando una larga línea que va de Pritt, Edmonds y Skues en Gran Bretaña a Leisenring, Brooks y Nemes en Estados Unidos. Aquí se formalizan por primera vez las sombrías “soft hackles”.
Ya comenzaban a delinearse los dos bandos que, endureciendo sus posiciones, le haría tanto mal al avance de la pesca en el medio siglo siguiente. Los que pescaban corriente arriba estaban concentrados en una línea que unía a Bowlker, Pulman, Younger y Stewart. Los proponentes de “corriente abajo” se habían originado con Cotton y llegado a Ronalds, y hasta la aparición de Stewart, eran una mayoría histórica.
Quizás la mejoría en los equipos (de la que hablamos en el capítulo anterior) le dió más ímpetu a la pesca corriente arriba, con su mayor necesidad de sutileza.
En 1867, Francis Francis publica “A Book on Angling”. Esta señor era.un escritor muy conocido y respetado, ya que se desempeñaba como editor de “The Field”, una revista muy influyente que se publica todavía.
En su libro Francis muestra un equilibrio envidiable: menciona los dos métodos, no toma partido y analiza las respectivas ventajas y contras de cada uno.

“A Book on Angling” es lo más cercano a una enciclopedia de pesca hasta ese momento, con comentarios sumamente informativos y equilibrados.
Se están formando las barricadas donde se enarbolan dos estandartes: uno que muestra una mosca seca, tiene como capitanes a Marryat y Halford; otro que despliega una mosca hundida, es dirigido por Skues.
La rueda ha dado una vuelta. Como dice John Waller Hills en su “History of Fly Fishing”:
“En los dos siglos anteriores a Stewart los hombres pescaban corriente arriba y no hablaban de ello. Hoy practican la misma reticencia cuando pescan corriente abajo”
Grizzly Muddler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *