anchor crypto bitshares dex kryptowährung handeln app cryptocurrency kaufen deutschland ico coinmarketcap purpose cryptocurrency athene

Técnicas de Pesca

Por Joan Wulff

Del Libro Flycasting Techniques, Published by The Lyon Press, New York, U.S.A.
Capitulo 7 “Aplicación a la Pesca” Traducción libre de Gerardo Grau

Existen dos tipos de movimiento que hacen que una mosca artificial sea atractiva para el pez: el movimiento interno de la propia mosca (de los materiales que simulan las partes de un insecto real, como por ejemplo las agallas o las patas) y el movimiento o desplazamiento de la mosca en el agua o por encima de esta.
El atador es el que se preocupa de buscar el movimiento interno en la mosca, y el pescador se ocupa de moverla de la forma lo más real posible (si sos ambas cosas a la vez, te preocuparás de todo).

Al lanzar una mosca aguas arriba, y para conseguir que ésta se desplace libremente por encima o por debajo de la superficie, se intenta simular un insecto natural, vivo o muerto, que esté a merced de la corriente; en este caso, el propio movimiento de la mosca (interno) será el más importante de ambos movimientos descritos. Sin embargo, cuando lanzas en diagonal aguas abajo, la mosca se desplazará a través de la corriente y parecerá estar viva; en este caso, los materiales con los cuales esté hecha pasarán a un segundo plano debido a la velocidad de su movimiento. Si lanzas en ángulo aguas arriba y dejas que la mosca derive a merced de la corriente hasta que la línea se estire del todo, ésta puede desplazarse a través del río según la dirección de la corriente: de este modo, cubrirás las dos situaciones a la vez. La táctica de lanzamiento a utilizar dependerá de la forma en que quieras que la mosca le llegue al pez.

Lanzamientos en diagonal aguas abajo

Esta es la mejor táctica para cubrir la totalidad de la zona de pesca donde te encuentres, pues podrás situar tu mosca ahogada, streamer o ninfa, prácticamente al alcance de cualquier pez. Si no estas familiarizado con alguna zona de pesca o es la primera vez que pescas en un determinado río, ésta será la táctica ideal para empezar a explorarlo.

1. Comienza con una longitud de línea lo bastante grande como para situar la mosca dentro de la corriente y efectúa casts sucesivos en diagonal hacia abajo. Deja que la mosca se desplace hasta el mismo borde de la corriente aguas abajo.

2. Saca una cierta cantidad de línea del reel (pongamos un metro) y efectúa un segundo lanzamiento, proyectando dicho tramo de línea con el mismo ángulo, desde la misma posición y en la misma dirección. Deja que la mosca salga por sí misma de la corriente.

3. Vuelve a sacar línea del reel con la longitud predeterminada y haz un tercer lanzamiento. En todos y cada uno de los lanzamientos adicionales, continúa extendiendo línea hasta que hayas alcanzado la otra parte de la corriente o bien tu máximo potencial de alcance.

4. Si mantienes constante la longitud de línea que sacas del reel y te desplazas poco a poco aguas abajo, podrás cubrir con cierta uniformidad toda la zona de pesca. La mosca pasará cerca del campo de visión de todos los peces, a no más de la mitad de la distancia entre los cambios de posición.

Utilización de este método para mosca seca

Una de las formas más excitantes de localizar grandes truchas o salmones atlánticos es emplear una mosca patinadora, como por ejemplo la Wulff Prefontaine que se ata de modo que no pare de dar volteretas sobre el agua, y pescar con ella en superficie empleando la táctica de pesca en diagonal aguas abajo en grandes ríos. Además del movimiento que la propia corriente imprime a la mosca, puedes dar rienda suelta a tu talento jugando con ella y haciendo que dé saltitos y volteretas sobre el agua, dejándola derivar o haciendo que remonte la corriente con impulsos cortos o largos. En fin, hasta mil estratagemas para tratar de tentar a ese gran pez que esperas reaccione ante tanta algarabía. Aunque son pocas las subidas que puedas tener, éstas por lo general son explosivas.

Los peces generalmente suelen dar saltos fuera del agua sólo después de sentirse enganchados al anzuelo (salvo, claro está, cuando lo hacen de forma espontánea). Hace algunos años, el mejor recuerdo que me llevé a casa de un viaje de pesca del salmón fueron dos magníficos saltos verticales de sendos salmones que intentaban tomar desesperadamente la mosca. Debido al volumen del Hackle y al tamaño relativamente pequeño del anzuelo, algunas veces es difícil clavar al pez con una mosca patinadora; después de localizar la subida del salmón, muchas veces se cambia a una mosca seca grande que se deja derivar de nuevo hasta dicho lugar, de manera que si el salmón vuelve a subir, la clavada sea más efectiva. En una de estas subidas, Lee clavó un salmón de unos diez kilos en el Grand Cas-capedia, en Quebec, y yo clavé, y solté, otro de unos siete kilos en el Río Restigouche, en New Brunswick. ¡Ambas tomadas fueron de infarto!

Pesca Aguas Arriba

Cuando casteas con una mosca siempre estás luchando contra la fuerza de gravedad, y cuando pescas aguas arriba siempre estas intentando evitar el drag de la mosca. Para explicarlo de una forma sencilla, el drag hace que la imitación parezca estar conectada o atada a algo. Los factores que deben tenerse en cuenta para que la mosca derive lo máximo posible sin dragar, ya sea en la superficie o por debajo del agua, serán: la forma de ejecutar el lance de presentación, el ángulo que forme la línea y la formación de pliegues en el leader.

La mejor táctica para pescar con mosca seca o con ninfas no lastradas no es lanzar la mosca directamente aguas arriba. El ángulo ideal para lanzar se sitúa aguas arriba pero, además, río a través (las dos componentes a la vez), de forma que te sitúes por debajo del pez, con la línea y el leader en diagonal, mientras la mosca flota hacia su apostadero. La línea puede manejarse mucho mejor desde esta posición.

Si quieres barrer una pozón con una mosca seca sin dejar ningún espacio por tocar, empezarás por lanzar la mosca hacia el borde de la corriente más próxima a vos y, entonces, dejándola derivar por completo, irás avanzando poco a poco a través del pozón (inicia los lances en diagonal aguas arriba). Deja que la mosca derive, flote de forma natural, bastante más abajo de los posibles apostaderos antes de sacarla del agua.

Si ejecutas un mal lanzamiento, deja que la mosca derive también hasta el final, no sea que, al estar enojado por el lance en cuestión, levantes la línea del agua con brusquedad y asustes a algún pez.
Una deriva que se inicie aguas arriba puede superar tu posición extendiéndose bastante aguas abajo, y si en algún momento necesitas más línea, puedes hacer que salga a través de los pasahilos, como ya se describió en el primer capítulo (ver dibujo de la Pág. 36). Una deriva aguas abajo con ninfas no lastradas puede resultar muy efectiva y debería formar parte de tus tácticas de pesca.

El método más difundido y empleado para pescar con ninfas lastradas es situarse a la menor distancia posible del punto donde se desplazarán las artificiales, de forma que cuando estas alcancen la profundidad adecuada, la línea esté estirada (tensa) entre la puntera de la caña y las ninfas.
Ejecuta el lanzamiento bastante por encima del apostadero del pez con objeto de que la mosca lastrada disponga del tiempo suficiente para hundirse hasta el fondo antes de penetrar en su campo de visión.

Mantiene la vista fija en el punto de conexión entre línea y leader; también si quieres, puedes utilizar un indicador de pique o bien seguir con la vista la línea cerca del agua para controlar su velocidad, que debería ser la misma que la de la corriente. Ante cualquier parada repentina, o si la velocidad uniforme de la línea cambia de alguna forma, ¡Clava! Puede que al emplear esta táctica de pesca necesites «corregir» la posición de la línea, de forma que la mosca derive por el fondo de una manera natural (que parezca que no esté atada al leader). La pesca con ninfas lastradas puede convertirse en todo un arte -y, además, terriblemente efectivo- una vez que se sabe hacer adecuadamente.

El Cast de un solo Golpe en la pesca con ninfas lastradas

Cuando utilices ninfas lastradas tendrás que elevar la mosca hasta la superficie -bien como táctica de pesca o bien como inicio del movimiento de carga- y, a continuación, efectuar un golpe de energía suave para sacar la mosca del agua. Si no necesitas ejecutar falsos casts, puedes efectuar lo que se denomina un lanzamiento de un solo golpe.

1. Adoptando una postura abierta, eleva la mosca hasta la superficie mediante el movimiento de carga y efectúa un movimiento de rotación de la mano hacia el frente a la par que la mosca llega a la superficie.

2. Ejecuta el golpe de energía (aguas arriba) de una forma suave y con una trayectoria ligeramente ascendente en dirección al objetivo y, a la vez, balancea el cuerpo lateralmente.
Ejecutar falsos cast con una ninfa lastrada puede llegar a resultar peligroso. Procura no efectuar movimientos bruscos. La mejor técnica que se puede utilizar es el cast oval, ya que de esta forma el recorrido total de la mosca lastrada se curva o se «redondea» para que esta no se cruce consigo misma y no se haga ningún nudo. Aplica poca velocidad a la línea y acelera suavemente. Una vez que la mosca inicie su trayectoria, ella misma se moverá por su propio impulso.

El Control de la Línea: Casts con correcciones o Mending

El término corrección o Mending se utiliza habitualmente en el mundo de la pesca con mosca para referirse al desplazamiento de una parte de la línea contra la corriente o a favor de la misma en acción de pesca. La expresión “corregir en el aire” significa mover toda o parte de la línea que evoluciona hacia el objetivo después del golpe de energía frontal y antes de que se pose sobre el agua, aprovechando el espacio para el acompañamiento. Esta acción forma parte del propio cast. Naturalmente, el punto de mira debe elevarse lo suficiente como para facilitar la corrección

La razón de «corregir» la posición de la línea en el aire es anticiparse a que una o más de las muchas corrientes que se generan en el río entre la puntera de la caña y la mosca puedan combar o arrastrar distintos tramos de la línea y, por consiguiente, hacerlo también con el leader y la mosca.
1. Una corrección sencilla. Se puede ejecutar una corrección de forma sencilla efectuando un movimiento semicircular convexo aguas arriba; de esta forma harás que la porción de línea más cercana a la puntera de la caña se desplace río arriba, mientras que el extremo de la línea permanece en su lugar. La magnitud de la corrección dependerá de la profundidad con la que se ejecute el movimiento circular.
2. Curvas en la línea. Para que la línea aterrice ondulada (con forma de serpiente), ejecuta el forward cast y, entonces, mueve rápidamente la caña de lado a lado mediante el movimiento de la mano. El número y la anchura de los movimientos que efectúes sobre la caña se trasladarán a la línea cuando esta caiga sobre el agua. Necesitarás más línea de lo normal para alcanzar el objetivo ya que, naturalmente, ésta se acorta cuando forma ondulaciones sobre el agua.

3. Pliegues en la línea cerca de la puntera de la caña. Para obtener una cantidad de línea plegada equivalente a la longitud de la propia caña, ejecuta el lance con el golpe de energía correspondiente y, a continuación, eleva la caña como si fueses a ejecutar un lance trasero, al tiempo que sueltas la línea de la mano izquierda. Esta se deslizará a través de las anillas y se quedará plegada sin que se haya reducido la longitud inicial (longitud efectiva) del lanzamiento. Esta es una buena táctica a aplicar antes de iniciar la deriva natural de una mosca seca aguas abajo.
4. El lance extendido. Cuando posas una mosca seca te sitúas de forma que el pez no pueda verte; esto será, por lo general, río a través y un poco aguas abajo del apostadero del pez. Al presentar la mosca en diagonal (río a través) aguas arriba, un lanzamiento recto hará que la línea aterrice sobre el agua en una posición muy desfavorable para que la mosca no drague, ya que en el momento en que la corriente arrastre un poco la línea, esta se llevará consigo a la mosca río abajo. En este caso, la técnica que publican en sus libros Doug Swisher y Carl Richards como lanzamiento extendido o reach cast, puede servirte de mucha ayuda.

Al acabar el golpe del forward cast, y mientras la línea se extiende hacia al objetivo, mueve el brazo completo desde el hombro en dirección aguas arriba, y tan lejos como puedas, como si tu brazo fuese una extensión de la caña (incluso puedes inclinar el cuerpo hacia ese lado). El tramo de la línea más cercano a la puntera de la caña se desplazará con la misma, pero cuidado: el lance se acortará a no ser que sueltes línea desde la mano izquierda para reponer la longitud que, de otro modo, perderías al ejecutar dicha maniobra. El resultado será que el movimiento de la caña habrá desplazado la línea aguas arriba, y el leader y la mosca mantendrán su trayectoria original sin que tu posición haya cambiado durante el lanzamiento.

Una buena velocidad de línea es un factor que resulta crítico en este tipo de lanzamiento. Intenta que la mosca se suspenda en el aire y entonces efectúa la extensión agua arriba. La técnica sirve lo mismo para pescar con mosca seca aguas arriba que aguas abajo.
5. Correcciones con rotación de la mano.
En este caso, el lanzamiento se corrige mediante un movimiento de rotación de la mano, y la curva que se genera puede emplazarse en el punto que se quiera a lo largo de la línea antes de que la mosca aterrice sobre el agua. La rotación de la mano se efectúa después del golpe de energía y en dirección aguas arriba. Cuanto más tarde se efectúe el movimiento después del golpe de energía, más cerca de la puntera de la caña se situará la curva. Para que la curva se sitúe más alejada sobre la línea, el movimiento tiene que efectuarse en un momento muy preciso. El movimiento de rotación de la mano debe continuar al empuje frontal, forward cast, del golpe de energía, de forma que cuando se ejecute la corrección (rotación), la curva que se genere tenga tiempo para viajar hasta prácticamente el final de la línea.

Una vez se haya ejecutado el lanzamiento, y cuando la línea se encuentre ya sobre el agua, podrás asimismo efectuar la corrección para prevenir que la mosca drague o sea arrastrada, mientras se encuentra a la deriva y también para intentar reducir su velocidad mientras se mueve a través de la corriente.
Para efectuar la corrección una vez que la línea esté sobre el agua, tienes que realizar un movimiento semicircular con toda la caña en dirección contraria al sentido de la corriente. Las correcciones pueden ser grandes o pequeñas, dependiendo de la rapidez o lentitud del movimiento que se aplique a la caña y de los posibles movimientos deliberados según el tramo y la cantidad de línea que creas que puedes curvar. La velocidad de la corriente será un factor importante a considerar. Cuando la corrección o desplazamiento de la línea se sitúe muy cerca de la punta de la caña, una buena táctica será dejar salir algo de línea (a través de las anillas).

La cantidad de línea que puedas desplazar al efectuar el movimiento de corrección dependerá, en parte, del diseño de la línea. Si utilizas una DT podrás desplazar una cantidad de línea superior a la que podrías con cualquier otro diseño, debido a la gran longitud de la barriga de estas líneas. Con el diseño de las WF, el control sobre la línea se reducirá drásticamente una vez tengas la línea fuera de la caña (ver diseños de las líneas en Pág. 25).

La velocidad de la mosca puede ser crucial mientras ésta deriva corriente a través aguas abajo. Si estás pescando de esta forma, en el momento en que la línea empiece a combarse (forme panza) arrastrará consigo a la mosca y tirará de ella aguas abajo a una velocidad endiablada. Así pues, es crucial que intentes ralentizar el desplazamiento de la mosca.
Yo precisamente recibí una lección práctica sobre lo importante que es ralentizar la mosca un cierto día de agosto en el río Gaula, en Noruega.
Mi compañero, Johan Abeisson, me llevó a un afluente del Gaula donde una lengua de agua turbulenta de unos 15 metros de longitud caía entre rocas formando un profundo y amplio pozón. Aquel lugar no se parecía en nada a los ríos de salmón que yo estaba acostumbrada a pescar, así que no tenía muchas esperanzas de pescar ninguno.
Cuando Johan me propuso lanzar la mosca en medio de las turbulencias, casi no sabía ni dónde hacerlo. Posé mi imitación flotante de una stonefly en diagonal aguas abajo de la cascada y hacia la otra orilla; las turbulencias hacían que la línea formara panza, y ésta arrastraba consigo a la mosca a gran velocidad.

De repente vi que algo perseguía a la mosca. Me quedé muy sorprendida, ya que el ejemplar parecía ser bastante grande para aquel río tan pequeño. Volví a lanzar al mismo sitio, con la misma longitud de línea, para comprobar si la vista me había jugado una mala pasada, pero el salmón volvió a perseguir a la mosca, la tomó, y yo volví a errar. Fue entonces cuando Johan susurró: «Corrige el Cast». Estoy segura de que en su interior diría: (Corrige el cast, tarada!) ya que era la tercera vez que me disponía a tentar a aquel salmón. Ejecuté otro cast y corregí la posición de la línea tan pronto como ésta aterrizó sobre la superficie del agua. Esta vez no vi que el pez se moviera, ya que tomó la mosca prácticamente donde estaba apostado.

Este salmón, que pesó diez kilos y medio, fue la mejor captura de la semana. Johan estaba tan contento como yo; sin embargo, mi pensamiento me decía que aquél era su pez. Él me lo regaló. Cuando dejé Noruega, lo hice con mucha más consideración hacia la técnica de corrección de la línea en la pesca del salmón.

Existe otra técnica para controlar la velocidad de la mosca a través de la corriente, que se basa en el ángulo que adopte la caña. Si quieres que la mosca se mueva más rápido, eleva la caña. Para ralentizar su velocidad, baja la puntera de la caña acompañando la línea con todo el brazo (e incluso con el cuerpo). Si quieres ralentizar el movimiento de la mosca en una determinada zona o en lugar concreto, recoge línea a través de los pasahilos con anticipación y vuelve a soltarla (sacarla) suavemente. Una mosca puede permanecer completamente quieta durante uno o dos segundos si se suelta de repente algo de línea a través de la caña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *