blockchains and bitcoin regulatory responses to cryptocurrencies kryptowährung für dummies cryptocurrency tax accountant australia von kryptowährung leben vra crypto fees binance

Que es la difilobotriasis

Por Silvia G. Ortubay*

Medidas de prevención

La difilobotriasis (o difilobotriosis) es una enfermedad zoonótica, transmisible de los peces al hombre, provocada por un gusano plano o tenia (especies de un cestode del Género Diphyllobothrium). Se estima que en el mundo hay aproximadamente nueve millones de personas infectadas desde Europa (principalmente Suecia, Finlandia, Noruega, Italia y Francia), Rusia, Japón, América del Norte hasta Sudamérica (Perú, Venezuela, Brasil, Chile y Argentina). Hay registros de la enfermedad en momias de Chile de hace aproximadamente 5 mil años.

En Chile y Perú hay muchos casos humanos producidos por Diphyllobothrium pacificum (es un cestode marino). En nuestro país hay dos especies D. latum y D. dendriticum) que coexisten o pueden vivir separadamente tanto en peces nativos como en los introducidos trucha arco iris Oncorhynchus mykiss, trucha de arroyo Salvelinus fontinalis y salmón del Atlántico Salmo salar, en numerosos lagos y ríos desde Neuquén hasta Tierra del Fuego, sin embargo los casos humanos registrados son sólo de Diphyllobothrium latum.
Esta enfermedad está asociada al consumo del pescado silvestre crudo o poco cocido, infectado con las larvas de este parásito.

Tradicionalmente estas infecciones eran sólo frecuentes en los países donde se practicaban dichos hábitos alimentarios. Sin embargo, en la actualidad se han extendido debido a la popularidad creciente de algunos platos japoneses (”sushi”, “sashimi”), peruanos que se realizan con pescado marino crudo aderezado con jugo de limón (”cebiche”), o en los países bálticos por consumo de tajadas de pescado crudo o ahumado (”Strogonina”). La facilidad para visitar países exóticos y el incremento de la llegada de inmigrantes procedentes de países endémicos podrían también contribuir al aumento de la frecuencia de estos procesos por la dispersión del parásito con las heces de los hospedadores.

El ciclo de vida de este parásito es de tipo indirecto en el que intervienen tres hospedadores diferentes, dos intermediarios (un copépodo y un pez) que alojan las larvas del parásito (procercoide y plerocercoide respectivamente) y un hospedador definitivo que puede ser un ave o un mamífero ictiófago, incluido el hombre, que aloja al parásito adulto. Los peces acumulan numerosos parásitos a lo largo de toda su vida en la medida que se alimentan de copépodos o peces infectados, a lo que se suma que la larva plerocercoide puede vivir en el pez de uno a cinco años. En el pez el parásito puede provocar adherencias peritoneales y debilitamiento. Sin embargo sólo se ven afectados los peces más viejos o que sufren estrés por alteraciones ambientales, contaminación, etc. (¿ambientes con alta carga de pescadores?).
En el hombre es el cestode más largo conocido que alcanza los 20 metros como adulto. Se puede alojar en el intestino del hombre ocasionando una enteritis catarral poco intensa. La mayoría de las infecciones son asintomáticas, aunque los pacientes afectados pueden quejarse de dolor abdominal, presentar vómitos, diarrea y pérdida de peso. Las infecciones masivas pueden obstruir la luz intestinal. La tenia sustrae nutrientes y vitamina B12 del hospedador causando anemia megaloblástica en los casos de larga duración. Los característicos huevos operculados del cestode son fácilmente visibles en los análisis coprológicos de los hospedadores infectados. Una vez confirmado el diagnóstico, se indica un tratamiento antihelmíntico vía oral con Praziquantel o con Niclosamida, ambos recomendables por su efectividad y ausencia de contraindicaciones. En muchos casos la detección del parásito se produce por su eliminación espontánea.

En cuanto a la prevención de la enfermedad en la región patagónica, se han realizado campañas de difusión en distintos medios de comunicación oral y escrita y en acciones conjuntas entre el Centro Regional Universitario Bariloche de la Universidad del Comahue, Direcciones de Pesca y Cooperativas de las provincias de Río Negro y de Neuquén y la Administración de Parques Nacionales.

Son medidas fundamentales las que se detallan a continuación:

1. Educación sanitaria
1.1. Congelar la carne a -18 ºC x 24 hrs .
1.2. Cocer la carne a más de 60 ºC o preservar en salmuera.
1.3. Recordar que ni el jugo de limón ni los ajíes matan las larvas.
1.4. No suministrar pescado crudo ni vísceras a perros y gatos porque ellos también se parasitan (y contribuyen con la dispersión del parásito).
1.5. Enterrar o quemar las vísceras de pescado para evitar que sean comidas por aves, mamíferos o peces, en caso de ser arrojadas al agua.
1.6. En áreas sin baño o letrina las deposiciones humanas deberán enterrarse abriendo un pequeño pozo individual de 20 cm de profundidad a no menos de 60 m de cualquier curso o cuerpo de agua.

2. Saneamiento:
Es fundamental el tratamiento de las aguas servidas para que no sean vertidas directamente a los ambientes acuáticos.

3. Tratamiento:
Se debe dar difusión a los tratamientos específicos porque son poco conocidos.

4. Vigilancia de la infección
Monitoreos en la población de riesgo y en animales domésticos.
Como podemos observar, en nuestro país los puntos 2, 3 y 4 constituyen los eslabones débiles de la cadena, por lo tanto el primer punto es de vital importancia para que pongan en práctica los pescadores que gustan comer una trucha.

* Silvia Graciela Ortubay es Doctora en Biología. Fue docente de la UBA y de la UNCo. Trabajó como sub-responsable de la Estación de Piscicultura de Arroyo Baguillt, para la Dirección de Intereses Marítimos y Pesca Continental del Chubut, para la Subsecretaría de Recursos Naturales de Río Negro. Ha realizado consultorías y peritajes técnicos en temas ambientales, recibiendo subsidios nacionales e internacionales. Ha publicado trabajos científicos, participado y organizado Congresos, seminarios y talleres. En la actualidad es investigadora del Centro Regional Universitario Bariloche-UNCo y trabaja en la Delegación Regional Patagonia, de la Administración de Parques Nacionales en temas de conservación de humedales y peces y manejo de la pesca deportiva en los Parques Nacionales del Sur. También forma a Guías de Turismo, Guías de Pesca y Guías de Montaña en temas acuáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *