vielversprechende kryptowährungen erfolgreiche kryptowährungen kryptowährung geschenkt sinn von kryptowährung malta cryptocurrency exchange license top cryptocurrency trading websites

Pesca en el Caribe Mexicano

Pesca Maya Fly Fishing Lodge en México, un lugar excelente donde experimentar la pesca en los bajos, un lugar que combina dos cosas para mí fundamentales, naturaleza desbordante y pesca con mosca.
Tras el vuelo Bs As – Cancún donde llegamos a las 9 AM hora local, nos esperaba una van para trasladarnos a Pesca Maya, el cual se encuentra a 3 1/2 hs del aeropuerto, primero pasando por las ruinas Mayas de Tulum las que visitamos por espacio de una hora, siguiendo camino por la península de Yucatán dentro de Parque Nacional, donde comienzan a preponderar distintos tipos de palmas, y una fauna y costade mar increible.
Lo primero que nos da una pauta de lo que nos espera al pasarun puente que cruza una conexión al mar con una bahía, es la variedad de especiesque vemos en el agua trasparente, permit, un Baby tarpon y otros peces que desdeel puente no podíamos identificar. Seguimos camino y llegamos (Daniel,Edmundo y Yo) al Lodge, con un suelo cubierto de arena blanca de coral, dela que no quema al caminar descalzos, palmeras y las cabañas con techo depalmas y paredes pintadas de amarillo y verde.
Nos recibió Brian, un Inglés encargado del Lodge quien nos instaló ennuestras cabañas y nos mostró la Casa Central en la que están el bar,el comedor, la mesa de atado y los cañeros. Nos dieron un almuerzo previa piña colada, y armamos nuestros equipos. Llevamos 3 cada uno, uno destinado para elbonefish, el segundo para permit y el tercero para los tarpones, en mi caso 2 cañas 8 y una 10, con sus respectivas líneas saltwater, y moscas para las 3 variedades que íbamos a intentar pescar.
El horario de pesca es de 8 de la mañana a 4 de la tarde, sirven el desayuno a las 7 y la comida a las 19, siempre estabamos llegando de vuelta de la pesca alas 17 – 17:30, molidos.
La primer mañana nos levantamos a las 6, me di un baño en el mar frente a la cabañas, el agua que tiene una temperatura perfecta para quedarse adentro todo el tiempo que uno quiera; luego de una ducha de agua dulce preparamos nuestras cosas para el día de pesca: pantalones jet dry, camisa marquesas, chancletas y sombrero, y mucho protector solar. Desayunamos, preparamos nuestros sandwiches para el mediodía, tomamos nuestros equipos y nos encaminamos hacia el muelle de donde salen las lanchas, que son muy marineras. Nos presentaron a nuestro guía mexicano Ruben el que resulto buenísimo, ya que no solo por su conocimiento de los lugares, sino para poder ver los bonefish en el agua, a mí costo mas de 2 días poder adaptarme a verlos.
Ya en el muelle se ven diferentes clases de pequeños peces, partimos con nuestro guía hacia el otro lado de bahía Ascensión, que es donde se desarrolla toda la pesca, toda la bahía tan gigantesca que desde un lado no se ve el otro, es de poca profundidad, las aguas cambian de colores del ocre, y turquesa a esmeralda.
La primer parada la hicimos entre unos manglares donde desemboca un caño, afluente de agua donde suelen alimentarse los tarpones, los primeros tiros fueron para Daniel, ya que vimos rolar un Baby Tarpon, y de primera Daniel lo prendió con un buen cañazo ya que tienen la boca muy dura, batalló una dura pelea y después de foto volvió al agua. Seguimos nuestra pesca en los flats, yo tratando de pescar mi primer bonefish, imaginándome como era la sensación de pique de este famoso pez, caminé con mi guía, quien fue mis ojos durante los dos primeros días, ya que personalmente me era casi imposible detectarlos en los flats. Los primeros tiros fueron bastantes buenos, pero como tiraba al tanteo, bajo indicaciones, ya que no los podía ver pasé con la línea sobre ellos lo cual provocó una explosión y corrida de los bone. Volví a caminar hasta ver un segundo grupo, que no estaba de paso sino comiendo (plumeando como dicen allí) ya que se ven las puntas de la cola sobre superficie, ahí sí puse la mosca en el centro del grupo y se pelearon para tomarla, picó el primero y salió despedido sacando unas 50 yardas de backing, hay que dejarlos correr hasta que quieran, ya que cualquier diferencia de tensión produce corte, de ahí en mas se los puede traer, se producen otras corridas mas cortas hasta finalmente poder sacarlo.
La sensación de pique de este pez es para mí espectacular, por lo largo y la velocidad de la corrida, y eso que hasta entonces no superaban el kilo o kilo y medio, más adelante tomó uno de 2 1/2 a 3 kilos, e hizo una corrida de más de 100 yardas de backing; impresionante.
Les aseguro que la primer noche es imposible no soñar con las corridas de los Bone (Macabí).
A las 5 de la tarde llegamos al lodge en donde no pudimos negarnos a Margaritas y Piñas coladas. Después de lavar con agua dulce nuestros equipos, nos dimos un baño en el mar y comimos a las 7 , después de esto y ya oscuro nos sentamos a comentar nuestras nuevas experiencias en la playa, bajo un cielo totalmente estrellado.
Al día siguiente después del desayuno, partimos, esta vez el primer turno para el Baby Tarpon fué mío, el guía nos llevó a la salida de un caño, donde vimos rolear los tarpones, al segundo tiro me picó uno y se me escapó, al cuarto tiro prendí mi primer Baby Tarpon (sábalo le dicen) ya prevenido le dí 2 buenos cañazos para asegurarlo y empezó una dificil pelea, con buenos saltos y corridas, frenándolo para que no se metiera entre las raíces de los manglares, resultado: foto y un tarponcito de unos 7 kilos, divertidísimo.
De ahí en adelante dedicábamos la mañanas hasta el mediodía a la pesca de bonefish hasta sacarnos las ganas, ya que como caminábamos los flats pescábamos los dos, y después nos íbamos a probar suerte con los tarpones y los permits, tarpones agarramos varios y permits tuvimos tres oportunidades de tirarles, en las cuales tuve solo un pique en el que se desprendió la mosca (imitación cangrejo); es muy entretenido este tipo de pesca.
También hay que tener en cuenta la pesca variada de barracudas y cazones con poppers o streamers, pargos con cangrejos (compiten con los permits), needlefish y otros, y tomaron varias barracudas con moscas de bonefish y Daniel con un popper prendió una enorme, de por lo menos un metro de largo la que finalmente se soltó.
En cuanto a equipos que usamos, teníamos armadas dos cañas #8 y una 10 cada uno, ya que cuando se presenta una oportunidad de una especie u otra, no hay tiempo de cambiar mosca y/o líder, es importante tener buenos reels de capacidad para 200 Yds de backing de 30 a 35 lbs, con frenos fuertes y parejos, en cuanto a líneas obviamente tienen que ser saltwater, con leader para bonefish ya que tiene tippet un poco mas largo para mejor presentación, y otras preparados para tirar las moscas pesadas de Tarpon y cangrejos lastrados para permit.
En cuanto a lideres, 10 a 12 pies para bonefish, de 10 a 12 libras de resistencia (1x – 0x), para permits líderes de 9 pies de largo de 16 a 20 libras de resistencia, y para tarpones recomiendo los bimini twist de 16 a 20 lbs hechos con Mason que son de casi el doble de diámetro en relación a la resistencia que los estándares, con un shock tippet de 1 mm, andan bárbaro y dan vuelta muy bien las moscas de tarpon.
Es importantísimo el buen filo en los anzuelos sobre todo para tarpones y permits.
Moscas que usamos y que se recomiendan para esta pesca:
Bonefish: Crazy Charly,(en sus distintos tipos), Honey Shrimp, Gold-brown
Snapping Shrimp, Woodstock white, imitaciones de camarones de todo tipo, todo en anzuelos 6 y 8.
Permit: Imitaciones de cangrejos, tipo Merkin, Del Brown Permit Fly, etc.
Tarpon: Stu Apte, Apte 2, Baby Tarpon, DB Baby Tarpon fly, Greg Dunn
TarponFly, etc.
Barracudas: Poppers varios.
Ropa para el Caribe: Gorras o sombreros con aireación de buen ala, camisas livianas tipo Marquesas, pantalones de secado ultra rápido o bermudas (ojo con las quemaduras del sol), botas de neoprene para caminar los flats.
Mini chestpack para transportar forceps, alicate, lideres, tippets etc, los chalecos dan mucho calor, salvo los de malla.
Es un programón más que recomendable.

Antonio Lynch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *