kryptowährung wie entsteht der kurs crypto total market cap telegram bot cryptocurrency tether kryptowährung

Boletín Mosquero 56

LEER MÁS

Información general 56

Chateaubriand Special

Por Mario Capovia

Anzuelo: Mustad 9674 # 4
Hilo Negro.
Cola: Fibras de pluma de gallo roja.
Cuerpo: Tinsel chato dorado.
Bajo Ala: Pelo de cola de ciervo negra.
Ala: Dos plumas de gallo bataraz teñidas de amarillo, abiertas (en V).
Collar: Hackle de gallo negro.
Cabeza: De hilo, con ojos pintados o autoadhesivos.

“Es el constante cambio, la infinita variedad en la pesca con mosca
lo que nos apasiona rápidamente. Es imposible cansarse de un deporte
que nunca es igual en dos días cualesquiera del año.”
Theodore Gordon

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Socios Nuevos

Les damos la bienvenida a los que se asociaron ultimamente.

ACTIVOS:
1291- Sobrado, Víctor José
1292- Garate, Pedro Mario
1293- Lemos, Daniel Ezequiel
1294- Ferrero, Pablo Alejandro
1295- Meyer, Maximiliano Federico
1296- Gosende, Horacio
1297- Gamero, María Laura
1298- Marini, Leonardo Alberto
1299- Marinesco, Adolfo Anselmo
1300- Garibaldi, Francisco José

ADHERENTES:
3041- Martines, Carlos Enrique
3042- Corletti, Gustavo Miguel
3043- Acqua, Juan Martín
3044- Fochi, Edel Humberto
3045- Olmedo, Alejandro César
3046- Cabodi, Julio Osvaldo

CADETE:
2039- Ferrero, Pablo

A todos ellos les deseamos que participen de las muchas actividades de nuestra Asociación. Especialmente agradecemos a los socios adherentes, que, aún no encontrándose cerca de nuestra sede, colaboran con las actividades institucionales desde la distancia.

. . . . .

Asamblea Extraordinaria

En la asamblea extraordinaria convocada para el día 28 de octubre de 2004 se ratificó por unanimidad la reforma del estatuto aprobada en la asamblea extraordinaria del día 28 de septiembre de 2000 y del Reglamento Electoral aprobado en la asamblea del día 25 de octubre de 2001

Asamblea Ordinaria
APROBACIÓN DE LA MEMORIA Y BALANCE. RENOVACIÓN DE AUTORIDADES.

Se celebró el día 28 de octubre de 2004 la asamblea anual ordinaria, en la que los socios participantes:

a) Han aprobado por unanimidad la memoria, el balance general, inventario, cuenta de gastos y recursos e informe del Órgano de Fiscalización correspondientes al ejercicio finalizado el día 30 de junio de 2004.

b) Eligieron por unanimidad a los nuevos integran-tes de la Comisión Directiva y del Órgano de Fiscalización, a saber:
Presidente: Daniel R. Bebebino
Vicepresidente: Fernando Uhía
Secretario: Horacio G. Pais
Tesorero: Alejandro Raimondo
Vocal: Federico J. Freysselinard
Vocal: Eduardo Huerta
Vocal: Oscar Cialé
Vocales Suplentes:
Eduardo Bresba
Martín Picca
Revisores de cuentas
Daniel Yanes
Héctor A. Urrega
Carlos Bonastre
Revisor de cuentas Suplente
Alejandro Navarro
c) Autorizaron a la Comisión Directiva a aumentar la cuota social si fuere necesario, resolución también adoptada por unanimidad.

. . . . .

Clínica con Mel Krieger “Casting de distancia”


El domingo 7 de noviembre de 2004 se realizó la clínica “Casting de Distancia”, a cargo de nuestro Socio Honorario N° 1, Sr. Mel Krieger, en el predio “Lago del Sol”, en Benavídez, Provincia de Buenos Aires.
La expectativa generada por la presencia del maestro se reflejó en los numerosos participantes, que siguieron atentamente las directivas y recomendaciones del propio Mel Krieger y de los instructores de nuestra Asociación que colaboraron en la clínica.
El programa se desarrolló a lo largo de toda la jornada, con una interrupción al mediodía para disfrutar de un buen asado y de una agradable y extendida sobremesa.
La Comisión Directiva agradece a todos los que han colaborado en las tareas de organización, y especialmente por las tareas realizadas durante el desarrollo de la clínica, a las Sras. Diana Sammartino, María Laura Gamero de Morales, Esmeralda Rodríguez de Gozio y Gabriela Silich de Merlo, a los Sres. Carlos Villaggi, Pablo Martelli, Luis y Guido Podestá y Martín Rodríguez De La Torre, y a quienes se desempeñaron como instructores en la clínica, los Sres. Javier Alurralde, José Luis Cagliolo, Marío Capovía del Cet, Aurelio de la Pina, Gregorio Dunayevich, Juan Pablo Gozío, Gerardo Grau, Jorge Iglesias, Felipe Morales, Claudio Poceiro, Juan Scalise, Rhea Thoping y Fernando Uhía.

. . . . .

Cena de principio de temporada

Como ya es tradición, el día 4 de noviembre de 2004 se realizó en la Asociación de Criadores de Caballos Sangre Pura de Carrera la Cena de Principio de Temporada organizada por nuestra Asociación.

Los asociados respondieron en número importante a la convocatoria y disfrutaron de una velada de camaradería en un clima de entusiasmo y alegría.
La impecable organización de la cena estuvo otra vez en manos de Cristina y Juan José Campagnola, a quienes agradecemos desde este lugar su idoneidad y el espíritu de colaboración puestos al servicio de la Asociación.
Asimismo expresamos nuestro agradecimiento a todos los asistentes a la cena y especialmente a los amigos y comerciantes que hicieron las donaciones de los productos sorteados entre los concurrentes, a saber:

Aurelio de la Pina
Buenos Aires Anglers
Grupo Andino S.A. (Hawaian Tropic)
Irresistible Fly Shop
Mario Capovía del Cet
Yayo Montoreano

. . . . .

Mercado del usado

Caña SCOTT SAS 908/3 # 8, tres tramos.
Reel STH Large Arbor + Línea de Flote, ideal para dorados y tararitas, todo nuevo.
Spool STH Large Arbor + Línea Teeny 200, todo nuevo.
30 moscas de dorado.
30 moscas de trarariras.
Bolso de pesca.
Sr. Leonardo, teléfono 4762 3170

. . . . .

Agradecimientos

A los socios Javier Alurralde y Gerardo Grau por la donación de un equipo reproductor de DVD.
A los socios y amigos que dieron charlas y demostraciones de atado, Sres. José Mestre, Diego Flores, Gregorio Dunayevich, Pepe Perrone, Santiago Bruzzone, Noel Pollak, Javier Alurralde, Antonio Lynch, Sergio Martorelli y Mario Capovía.

LEER MÁS

La Asociación en Paso de la Patria

La Subsecretaría de Turismo y la Cámara de Pesca, Turismo y Aventura de Corrientes, invitaron a nuestra Asociación a dar una clínica de pesca con mosca en Paso de la Patria, destinada fundamentalmente a instruir en esta modalidad a los guías de pesca de la zona.
La clínica se llevó a cabo los días 20 y 21 de noviembre de 2004 y estuvo a cargo de los Sres. Julio Nocito, Fernando Uhía y Daniel Bebebino en representación de la AAPM. Se dio una charla sobre los principios básicos de la pesca con mosca, cañas, reels, líneas, leaders, moscas y accesorios utilizados, con exhibición de los mismos. En la conferencia, se hizo especial hincapié en la necesidad del cuidado del recurso pesquero y de la implementación de la captura y devolución, un concepto fundamental en el manejo sustentable del sistema que recién en la actualidad está comenzando a escucharse en la región. Se hicieron demostraciones y enseñanza de lanzamiento, participando a su turno todos los asistentes, muchos de los cuales empuñaron por primera vez una caña de mosca. También se realizó una exhibición de atado de moscas de dorado.

Los 30 guías de pesca que asistieron a la clínica se mostraron entusiasmados y predispuestos a recibir toda la información que se les brindó, lo cual augura la posibilidad de cumplir nuestros objetivos estatutarios de enseñar y difundir la pesca con mosca también en este tradicional pesquero del alto Paraná. En igual sentido, la idea de la Subsecretaría de Turismo y de la Cámara de Pesca, Turismo y Aventura de Corrientes es continuar con el programa de enseñanza de la pesca con mosca a través de la realización de clínicas en otras ciudades de la provincia.

Para la Asociación Argentina de Pesca con Mosca el balance de la clínica es altamente satisfactorio, no sólo por los logros individuales en el aprendizaje, sino también por el interés general que se ha evidenciado, tanto en los concurrentes como en los organizadores, en instalar la modalidad de la pesca con mosca en un ámbito en el que hasta ahora sólo se practica excepcionalmente.
Nuestro agradecimiento para Cabañas Don Julián que nos alojó durante la clínica, y para todos los amigos correntinos por la hospitalidad con que fuimos recibidos.

“En un aparte de la clínica, aprovechamos la presencia de alumnos de una escuela de Formosa para darles una pequeña charla sobre pesca con mosca y conservacionismo.”

LEER MÁS

Bebe Anchorena

La AAPM nos solicitó escribiéramos sobre la reciente desaparición del Bebe Anchorena. Inmediatamente coincidimos que la pauta de una nota sobre quien fuera el verdadero maestro de la pesca -vaya paradoja- sería la de no referirnos a la pesca.

Expliquémonos. Hablar de quien se paseó por cuanto río famoso existe en nuestro país, en Islandia, Canadá, Inglaterra, Noruega o Estados Unidos y que allí dejó la más exquisita muestra de la perfección en la pesca con mosca, habrá de resultar siempre incompleta.

Cualquier anécdota o recuerdo de gigantescas truchas, salmones, bonefish, steelheads, etc., siempre quedará relegada o superada por algún éxito mayor del propio Bebe. Dejemos a quien quiera encontrar un catálogo o listado de records y técnica empleados por el Bebe, que recurra a la vastísima literatura nacional o extranjera en diarios, revistas y videos que existen.
Es así que nuestro recuerdo en este momento, sólo queda referido a a exaltar los aspectos personales del Bebe.

Se dice que en medicina existe la figura del maestro y del profesor, siendo el primero el que brinda sus conocimientos por placer, a diferencia del segundo, quien lo hace por formar parte de su trabajo. Así era el Bebe, donde se lo pudiera encontrar, sentía verdadero placer en enseñarnos los descubrimientos que hacía cada día, algo que para él constituía un hábito.

Sigamos con lo que para muchos, lamentablemente, pasa inadvertido. Jamás se lo habrá visto pescar en algún lugar donde creyera incomodar a otro pescador, lo que constituye una perfecta ética del pescador en el río y fuera de él. Estaba abierto también a quien se lo preguntara, a explicar qué técnica había empleado y el porqué de los sutiles elementos que había elegido. Y decimos a quien se lo preguntara, pues el Bebe pescó siempre para él mismo. Su habitual reserva hizo que pocas veces nos enteráramos de sus éxitos, guardando reserva sobre todo ello, no publicitándolo y sólo comentárselo a sus amigos luego que éstos formularan la pregunta.

El bajo perfil fue otra de las características de este señor. También destacamos su no claudicar en la previa elección de los elementos que usaba para pescar. Jamás utilizó algo que no considerara elegante, pese a que pudiera haber logrado mayores resultados. Todo ello manteniendo así, un camino en la pesca con mosca hasta el final de sus días de pescador, representando el ideal del verdadero pescador con mosca.

Es nuestro deseo que todo esto sirva de ejemplo a las nuevas generaciones de pescadores y, a quienes fuimos sus amigos, el recuerdo imborrable de un verdadero caballero y maestro.

JUAN ROSSELLI
MARCELO MORALES

LEER MÁS

José Mestre Arceredillo

Una interesante charla acerca de la reproducción de los peces de agua dulce fue el último regalo que José nos ha hecho antes de irse para siempre. Esta charla fue el pasado 23 de septiembre y nadie allí imaginó que estábamos presenciando su despedida. Con gran pesar y desconcierto recibimos poco tiempo después la noticia de su fallecimiento; José solo tenía 51 años y estaba en su plenitud como individuo y como profesional.

Durante sus muchos años como socio (desde 1985) José fue un gran colaborador de la AAPM, trasmitiéndonos con generosidad su saber de biólogo y profesor universitario a través de numerosas charlas, conferencias y artículos que nos permitieron crecer como pescadores mediante el mejor conocimiento de los peces y su habitat, tema que lo apasionaba y del cual podía hablar sin límites. Tenía la virtud de poder expresar con sencillez y en lenguaje llano los procesos más complejos de la biología y hacerlos accesibles a cualquiera.

Incansable pescador, siempre estuvo presente en la Patagonia en la temporada de pesca, con su familia o acompañado de sus amigos, que eran muchos. Ataba sus propias moscas y había desarrollado algunos modelos sumamente efectivos. Cultor de la reunión con el grupo de amigos, José era uno de los infaltables en las reuniones de los jueves en la Asociación, en los asados de los sábados y en las salidas a comer después de una charla.

Por encima de todo, era un gran tipo. Los que hemos tenido el privilegio de conocerte te vamos a extrañar, gallego querido. Descansa en paz, allí donde estés.
Por voluntad de José y su familia el río Chimehuín, que tanto quería y tanto ha pescado, recibirá sus cenizas y las llevará al mar, de donde alguna vez hemos venido.

La Asociación Argentina de Pesca con Mosca.

LEER MÁS

Precisión total

por Juan Pablo Gozio

La diferencia entre pescar y no pescar muchas veces radica en la capacidad del pescador de ubicar la mosca en una superficie enorme de agua o en la pulgada cuadrada donde efectivamente se encuentra el pez.

A menudo escucho pescadores opinar que perfeccionar el lanzamiento es una actividad sin sentido. Para ellos es suficiente lanzar en la forma en que lo hacen y “sacar pescados”, muchos pescados… Probablemente esto es verdad en la mayoría de los casos, y ellos son efectivos en el rango de distancia y precisión en el que se encuentran. Esta convicción está presente en muchos mosqueros, en todos los niveles de lanzamiento, desde principiantes que dicen cosas como “tiro lo suficiente para pescar”, hasta casters avanzados que piensan “es muy poco lo que tengo para mejorar”. Cuando un mosquero piensa así se encuentra en una chata y abrumadora meseta de la cual se sale únicamente rompiendo ese paradigma de autosuficiencia.

Antes de pasar a consejos concretos para mejorar la precisión, desearía hacer un pequeño análisis de los beneficios que nos trae en la pesca una mejora en ese sentido. Supongamos que dos pescadores de mosca seca se enfrentan a un mismo río con muchas truchas subiendo. Imaginemos que el lugar donde hay que tirar para pescar cada trucha es un blanco circular de unos 60 cms de diámetro. El pescador A lanza mucho mejor (más preciso) que el pescador B, el resto de condiciones son idénticas. El pescador A utilizará menos tiros para poner su mosca en cada blanco (trucha). Si el pescador A acierta en 2 tiros (promedio) cada blanco y el pescador B lo hace en el doble de intentos, entonces al final del día, suponiendo que los dos tienen la misma cantidad de tiros disponibles, el pescador A les habrá presentado su mosca al doble de truchas que el B. ¿Quién creen que pescará más? ¿Quién se divertirá más pescando? Esto sin considerar efectos colaterales como que el caster más experimentado hace menos falsos casts y por lo tanto más tiros en igual tiempo, o presenta mejor la mosca y por lo tanto tiene mayor efectividad, o por hacer menos tiros no espanta los peces, o por infinidad de efectos que impactan favorablemente sobre el que tira mejor. Un mosquero que lance más preciso pescará más que otro que no lo haga.

Muchos estarán pensando, y está bien que lo hagan: “En la pesca con mosca yo no compito con otros pescadores”. Pero por un momento pensemos que esos dos pescadores no son dos personas distintas sino dos niveles (mesetas) del mismo pescador. En cuál desearía estar? Si la respuesta es B, deje la lectura de esta nota y continúe divirtiéndose como hasta ahora. Si la respuesta es A, acompáñeme que vamos a recorrer algunas lecciones para mejorar nuestra precisión en el lanzamiento, vamos a tomar algunas recomendaciones originadas en los torneos y que podemos utilizar en nuestra pesca diaria.

Intentando consensuar una definición de precisión, podríamos decir que ser preciso es acertar en un blanco predefinido. Sin embargo, creo que nuestra definición aún está incompleta, y deberíamos incorporar el concepto de agrupación, siendo ésta la capacidad de un tirador de ubicar un porcentaje alto de los tiros muy cerca del blanco. Trayendo algunos conceptos de la teoría de los juegos, podemos decir finalmente que precisión es la capacidad de agrupar la mayor cantidad de tiros dentro de un área acotada circundante al centro, en un gran horizonte de tiros.

Más allá del ejemplo de los pescadores de mosca seca A y B, el requisito de precisión en el lanzamiento está presente en todas las pescas que podemos realizar con mosca. Recordemos pescas de tarariras, dónde hay que poner la mosca en espacios reducidos entre juncos, o de dorados, dónde muchas veces debemos presentar nuestra mosca detrás o delante de accidentes muy pequeños, o la pesca en el Caribe, dónde el tiro rápido y preciso es condición fundamental para pescar. Veamos si siguiendo estos tips podemos ser más precisos y optimizar nuestra performance en la pesca:

Mecánica del Lanzamiento:

• Balancee su stance
Esta palabra que tomamos prestada del golf es simplemente la posición del cuerpo durante el lanzamiento. Quizás pueda parecer un detalle menor, pero se asombrará por lo mucho que influye en la biomecánica del lanzamiento. El stance debe ser estable, sus piernas tienen que sostener su cuerpo perfectamente y durante el movimiento no debe perder el equilibrio. La posición más cómoda es similar a la de un boxeador. Para un diestro, es con las rodillas algo flexionadas, la pierna derecha retraída, el torso algo torcido hacia la derecha, el brazo izquierdo en el frente y el de la caña deslizándose sin obstáculos, en la línea de los ojos.

• Haga un cast vertical para apuntar en un solo plano
Muchos estamos acostumbrados a una trayectoria no vertical de la caña en situaciones de pesca. Alejamos la caña del cuerpo creando un ángulo con éste que puede llegar a los 90°, cuando el tiro se realiza en un plano paralelo al agua. Esto es más cómodo y a veces lo hacemos para superar el viento de frente o para protegernos de la mosca. En cualquier caso, tenemos que saber que esta forma de lanzar nos resta (y en forma!!) precisión en los tiros. La explicación es simple, alejando el plano de la caña del plano de apunte (ojos y blanco) nos obligamos a hacer puntería ajustando mentalmente dos trayectorias. Imagínese tratando de hacer puntería con un rifle sosteniéndolo a 40 cms alejado de sus ojos: imposible! Pruebe lo siguiente: haga 5 bollos de papel y establezca un blanco a unos 5 metros. Si lee esta nota en la oficina, le será fácil encontrar los papeles y algún tacho para usar de blanco. Pruebe primero lanzando con el brazo totalmente paralelo al piso, luego en 45° y luego en forma vertical. Luego recuente los papeles embocados en cada caso luego de repetir la ronda 2 veces. Verá lo difícil que es apuntar cuándo el brazo está lejos de los ojos.

En cambio, si logramos un cast vertical y además lo desarrollamos prácticamente en la línea de los ojos, reducimos los planos a uno (el que une nuestros ojos con el objetivo), tratándose solo de ajustar la distancia dentro de ese plano. Recuerde el lanzamiento de un jugador de basket, la mano sale de delante de sus ojos. En conclusión, para no complicarlo demasiado, construya un cast vertical y apúntelo con la línea de los ojos. De esta forma tomamos máxima ventaja de la visión binocular y minimizamos cualquier complicado ángulo de tiro, además es más fácil ver dónde van las manos y por lo tanto dónde se está tirando.

• Forme un violento “snap” para estirar el leader
Frene violentamente la punta de la caña en el forward cast para que el leader se desarrolle bien estirado. El punto exacto del golpe es difícil de encontrar, pero es clave. Si frena temprano, el cast tendrá un rebote y resultará en un leader apilado, y retrasado del blanco. Si frena tarde, la línea o el leader golpearán el piso o el agua antes de estirarse, resultando un tiro también corto respecto del blanco. Practique el tempo y la altura del snap de forma tal que el leader termine de desenvolverse en el instante justo en que la mosca golpea el piso.

• El backcast es la espina dorsal de su tiro
El origen de todo buen forward cast y por lo tanto de todo buen lanzamiento es un buen backcast. Para ello concéntrese solamente en esta fase del tiro y practíquela hasta perfeccionarla. De vez en cuando, durante su lanzamiento, vigile su backcast. Los grandes tiradores de torneos miran con atención el recorrido de la línea hacia atrás para ajustar el timming de inicio del forward cast. Un mal backcast resulta en un pésimo forward, ya que en esa fase final debemos corregir el mal recorrido de la línea detrás. Haga el mismo snap en el back y ajuste su loop para dejarlo cerrado y filoso, tanto adelante como detrás.

• Loop cerrado = tiro preciso
Tanto en lanzamientos de distancia como en precisión, la forma del loop es crítica. En precisión siempre será mejor tener un loop cerrado que se “clave” como una flecha en el objetivo. Es como querer lanzar una piedra a un blanco en el piso, si lo hacemos en trayectoria directa tendremos más precisión que generando una parábola alta. Ajuste el loop y apúntelo al blanco.

• Mejore la empuñadura para mayor sensibilidad
No use siempre la misma empuñadura. Para un lanzamiento largo puede ser muy útil poner el dedo gordo al frente y ayudar a mover la caña con éste (1). En un tiro de precisión, esta práctica puede ser perjudicial. Tome la caña con la empuñadura del martillo (3) o con el índice sobre el grip (2) para tiros más precisos.

• Ajuste el timing para apuntar mejor
No apure demasiado el tiro. Mantenga la línea a baja velocidad. Tómese su tiempo para apuntar y tenga un timing (tempo para algunos autores) suficientemente lento que le permita ver la trayectoria de la punta de la línea y la mosca volando sobre el objetivo. Si hay viento, acelere lo suficiente para sólo vencer su resistencia y mantener control sobre la dirección de la mosca.

Ajuste del equipo:

• Balancee la línea con la caña
Para tirar más preciso siempre será mejor una caña algo dura, sin embargo es fundamental que la misma se cargue y lo haga en poca distancia de línea (consideremos que los blancos más cercanos pueden estar a 8 metros en un torneo y mucho más cerca si pensamos en truchas reales). Por eso, a veces es beneficioso usar una caña bastante dura con una línea un número mayor que la misma para mejorar su carga en cortas distancias. En cualquier caso, use cañas fáciles de castear para lograr más precisión, caso contrario deberá lidiar, no sólo con la precisión sino también con problemas de lanzamiento.

• Leaders perfectos
El leader es una pieza clave en el equipo de precisión. Debemos lograr una combinación que brinde una perfecta transmisión y descarga de energía desde la línea al leader y a la mosca. Un leader mal construido significa una mala descarga y por lo tanto presentaciones apliladas, curvas, ondulantes, etc., muy buscadas en algunas situaciones de pesca, pero letales en la búsqueda de la precisión. En general, un leader para tirar con precisión será inadecuado para una presentación delicada de la mosca, por lo tanto, ya sea en la práctica, torneo o pesca, deberemos contemplar un adecuado balanceo entre ambos propósitos. Personalmente prefiero usar un leader cuya fórmula es una mínima adaptación de la desarrollada por Steve Rajeff para torneos de precisión (Trout Fly Accuracy) que es la siguiente:

El entrenamiento:

• Busque alguien que analice su cast
Seguramente encontrará mosqueros interesados en optimizar el cast y estarán dispuestos a compartir la tarea con usted. Analice su tiro a la luz de los comentarios de su observador e incorpore sus sugerencias, luego revise su tiro y haga sus comentarios. Esta es una forma muy útil de avanzar y bastante práctica, por cierto. Si fuera posible, fílmese casteando y vea los videos con un anotador en mano para sacar ideas y fijar un plan de mejoras.

• Destroce su práctica
Cuando quiera perfeccionar su lanzamiento en forma integral, practique las partes por separado, luego al unir todo notará las mejoras. Por ejemplo, un día practique solamente el backcast, no haga otra cosa hasta mejorarlo sensiblemente. Una vez incorporadas las mejoras, piense en otra fase del lanzamiento para abordar y trabájela también por separado.

• Practique siempre apuntándole a algo
Generalmente practicamos sobre el pasto o en el agua, sin tener un blanco definido. Evite eso, siempre juegue a hacer puntería en algún objeto. Este no necesariamente debe ser un disco de puntería, puede ser una mata de pasto que resalta, un bolso, un tronco de árbol, un papel o lo que sea que se distinga en su lugar de casteo. Aún cuándo practique distancia, no tire a cualquier lado, fíjese un objetivo de mayor tamaño, lo ayudará a enfocarse siempre.

• Aumente la dificultad y la distancia a medida que mejore su performance
Póngase objetivos de crecimiento alcanzables, la fijación de grandes logros generalmente desincentiva a continuar creciendo. No pretenda acertar todos los tiros, no quiera ser uno de los popes del lanzamiento desde el primer día.

• Controle su score y verifique sus mejoras
Este tip está unido al anterior. Lo que se mide se controla, lo que se controla se mejora. Cuente sus errores y aciertos, es la única forma de saber si ha mejorado o no. Establézcase, por ejemplo, un objetivo inicial de acertar 2 tiros de 10 a un blanco a 10 metros. Cuando lo logre a menudo, vaya por más, 4 tiros de los 10 será la nueva meseta y así sucesivamente. Si es ordenado, lleve un registro histórico de sus puntajes, analícelos, haga gráficos y se sorprenderá de las mejoras en los resultados.

Varios:

• Piense y estudie, luego mejore
Para mejorar es fundamental pensar y estudiar. Pensar? Estudiar? Preguntarán muchos con algo de asombro. Sea insaciable en la información que adquiera. Use todos los medios conocidos y aún no conocidos. Asista a cursos, clínicas, vea videos, lea revistas y libros, bucee en internet, pregúntele a los expertos, vea otros casters (mejores y peores que usted, hasta de errores ajenos se aprende). Trate de incorporar a su técnica todo lo estudiado.

• Para acertar, relájese y concéntrese!
El lanzamiento, como cualquier otro movimiento complejo de nuestro cuerpo está muy influido por el estado psicológico del caster. Cuanto más tenso y distraído se encuentre más difícil le será hacer un buen tiro. He visto pescadores que ante una situación de pesca se excitan de tal forma que no alcanzan ni la mitad de performance que suelen lograr en las prácticas. Relájese, concéntrese y apunte, el resto vendrá solo.

• Participe de torneos para medirse, aprender y mejorar
Este consejo tiene que ver con la exigencia que implica la participación seria en un torneo de cualquier disciplina. Esto significa afinar el equipo y practicar a un nivel elevado que sin dudas le hará saltar varias mesetas de aprendizaje en poco tiempo. Si no lo desea, no participe para ganarle a otros, mídase usted mismo. Compárese con desempeños anteriores y fíjese si se encuentra en la meseta A o B. Los torneos brindan condiciones rígidas para la comparación y nos dan una vara “patrón” para realizar dicha medición. Si además le toma el gusto a participar más intensamente, pues adelante! El espíritu deportivo de tantos torneos y organizaciones de casting del mundo también debería tener presencia en nuestro país.

Estos son algunos consejos heterogéneos que le permitirán mejorar algunos aspectos de su lanzamiento. Con el tiempo se dará cuenta de que cuanto más preciso lance, pescará más peces y se divertirá más pescando. Finalmente si hace propia la vieja frase: “cuánto más practico más suerte tengo”, logrará tantos hoyos en uno que no lo sorprenderán. Pesque con inteligencia.

LEER MÁS

Un día con Rhea Topping

por Laura Gamero de Morales

Seria defensora de las mujeres pescadoras, Rhea Topping compartió con nosotros una clínica de la mano del inefable Mel Krieger.
 

Nos encontramos una mañana del pasado Noviembre en el complejo Lago del Sol, no muy lejos de la Capital. El motivo era una clínica de casting centrada en la distancia a cargo de dos invitados de lujo, Mel Krieger y Rhea Topping.

Luego de una ardua y calurosa mañana en la que hicimos lo posible por mejorar nuestro lanzamiento, aconsejados por Mel y Rhea acerca de la correcta formación de los loops en los tiros a distancia, nos tomamos un merecido descanso compartiendo un tradicional asado argentino, aderezado con buenos relatos de pesca.

Curiosamente, a pesar de que conozco muchas mujeres que pescan con mosca, pocas estaban presentes, tal vez muy ocupadas en sus tareas cotidianas.

Para todas las que no pudieron compartir el grato momento que pasamos con Rhea, trataré de transcribir la charla que tuvimos entre dos mujeres pescadoras de mosca, luego de la breve presentación siguiente.
Rhea pesca desde la niñez ya que sus padres eran amantes de la pesca.

En 1948 la madre de Rhea batalló durante 8 horas con un atún gigante que acusó en la balanza 587 libras, nada mal para una mujer y un ejemplo que Rhea no tardó en seguir.

Los años pasaron y de la pesca con carnadas artificiales Rhea pasó a pescar con mosca, demostrando desde el comienzo que tenía habilidades especiales para esta elegante modalidad de pesca.

Pronto comenzó a instruir alumnos en la prestigiosa escuela de los Wulff, donde entabló una duradera amistad con Lee y Joan Wulff, el primero ya desaparecido y a quien Rhea considera uno de los más completos casters que haya conocido.

Además de enseñar en la Wulff School, Rhea también participó activamente en el Yellowstone Institute Fly Fishing Schools y en las International Schools de Mel Krieger.
Hoy Rhea comanda su propia escuela de fly casting en el estado de Virginia, The Rhea Topping School of Fly Fishing, donde los alumnos aprenden desde el nudo más sencillo hasta los casts más elaborados, pasando por la entomología y la lectura de las aguas.
Fue la segunda mujer en ser certificada por la Federation of Fly Fhishers (FFF) como Master Casting Instructor en 1998, y hoy es ella la que certifica a muchos nuevos instructores.
 
Es la presidenta del Mayfly Adventures, donde se organizan salidas de pesca a México, Argentina, Bahamas, Labrador, Luisana y otros variados destinos.
Durante los veranos, desde 1999, es instructora en el Yellowstone National Park, donde enseña a chicos y mujeres, organizando clínicas de dos o tres días de duración, descubriendo cómo imitar a los diferentes insectos con las moscas para que los participantes de sus clases puedan luego pescar solos y con seguridad.
Rhea ha desarrollado un método propio y particular de enseñanza y es pionera en el mismo, adaptando diferentes estilos para cada participante de manera que cada uno disfrute la pesca con mosca al máximo.

Como es fanática de la profesionalidad en los instructores, enseguida me preguntó si los argentinos contábamos con alguna escuela de instructores. Le respondí que una escuela totalmente organizada sólo para instructores no, pero que en cada zona se realizaban clínicas a fin de preparar a los futuros instructores, o al menos instructores diplomados se aseguraban de que los nuevos aspirantes tenían capacidad suficiente para enseñar.
Una de sus mayores inquietudes se centró en las mujeres pescadoras y su ausencia en la clínica, solo había tres pescadoras por la mañana. Le comenté que sin duda hay muchas mujeres que pescan pero la mayoría todavía lo hace acompañando a su familia.
Hay pioneras, le dije, que olvidando la edad siguen enfrentando la corriente y los vientos en lugares tan bravos como Tierra del Fuego, pescando solas, sin ayuda alguna. Son la admiración de los que las conocen y despiertan envidia por su fortaleza y espíritu.

Como buena mujer me inquieta saber sobre los alumnos. Por ejemplo, qué tal son los hombres a la hora de aprender guiados por una mujer. Rhea sonríe con ganas, confirmando que son testarudos, les cuesta que una mujer los corrija y siempre tienen razón. En cambio, las mujeres escuchan y aprenden con rapidez.

En el fly casting la mujer es suave y elegante mientras que los hombres son más bruscos y descoordinados lo que los lleva a innumerables problemas en el cast.
Rhea asocia el buen lanzamiento a la música, especialmente a un vals como Danubio Azul, y nos invita a pensar en ello y probarlo.

Me comenta que existen varias escuelas y asociaciones de mujeres pescadoras de mosca por todo el estado de Nueva York. Unas 20 mujeres se juntan todos los sábados para ir a pescar. Cada una de las asociaciones o escuelas cuenta con más de 100 mujeres anotadas y en todo Estados Unidos las mujeres pescadoras, no sólo de mosca, suman decenas de miles, basta con mirar cualquier revista de pesca para notar el grado de fanatismo que la pesca despierta en el sexo débil.

Recorriendo su ruta de viajes, comenzamos a pescar por el mundo: atlantic salmon en Escocia, Canadá y Rusia; en el mar tarpones pequeños, snook, y bonefish, pesca que le encanta porque no tiene que usar ni waders ni zapatos de vadeo; todo tipo de truchas en las aguas cristalinas de Norte América y Argentina. Hace poco, me comenta, se las vio frente a frente con nuestro pez nacional, el dorado, que la dejó totalmente fascinada aunque sólo pescó unas pocas horas en el río Paraná.
Hablando de destinos de pesca, reconoció que Argentina es uno de sus lugares favoritos, mencionando sobre todo al río Gallegos Chico donde se divierte con cañas pequeñas, ninfas y streamers.
 
Le pregunto sobre shootings y líneas de hundimiento y rápidamente respondió que no le gustan para nada porque no se disfruta la pesca y la captura como sucede con líneas de flote, algo que comparto personalmente desde hace tiempo.
Rhea cuando llegó a la Patagonia visitó primero la zona del Parque Nacional Los Alerces y Esquel acompañada por su amiga Carol Miller. Me cuenta que en el aeropuerto de Ezeiza las esperaba un joven de 40 años que la invitó a comer a La Recoleta ofreciéndose a elegir el menú. Ordenó un tinto de las bodegas Weinert comentando que Bernardo Weinert el dueño de las bodegas era un fanático mosquero. La comida elegida incluía chorizos, mollejas y chinchulines que Rhea y su amiga comieron a gusto sin tener la menor idea de lo que estaban llevando a su boca. Cuando se enteraron de lo que habían comido casi se mueren, pero hoy Rhea es fanática de las crocantes mollejas argentinas sin importarle el colesterol.
 
Como de pesca se trata todo esto, falta la parte más importante, los equipos de pesca, y sobre ellos continuó nuestra charla. Compartimos la pasión por los equipos chicos y las líneas flotantes. Sus moscas preferidas incluyen las Royal y Grizzly Wulff y Parachute Adams, utilizadas mayormente con equipos 4 y 5. A veces, comenta, usa equipos número 8 cuando el lugar lo requiere, pero ahora está experimentando bastante con cañas de dos manos que permiten tirar largo sin tanto esfuerzo.
 
En uno de sus viajes a Esquel, durante la última noche fueron invitadas por unos de los guías de pesca a tomar un trago y jugar al pool. Las horas pasaron sin darse cuenta hasta las 6 de la mañana y casi pierden el vuelo que las llevaría a Gallegos. Con este relato nos demuestra que se siente como en casa en Argentina por la calidez de la gente, muy diferente, dice, a otros países que ha visitado. Aquí se acostumbró al vino tinto, a los asados, al mate, y por supuesto a nuestras truchas que son únicas en el mundo.
La clínica tenía que continuar y nos despedimos de Rhea prometiendo juntarnos en algún río y organizar algo para las mujeres pescadoras, a ver si en el fututo podemos realizar una nueva clínica, esta vez para todas las pescadoras que no se animaron a venir.

LEER MÁS

Sorpresas del pasado

Las fontinalis perdidas del río Aluminé

por Mario Capovia Del Cet

Poco hemos conservado de nuestro patrimonio cultural en todos los sentidos, empobreciéndolo bajo la premisa “borrón y cuenta nueva”… Y así vamos perdiendo día a día fragmentos del rompecabezas de nuestra historia. Esto es lamentable ya que atesorar esa historia nos vale para establecer comparaciones entre el antes y el ahora, permitiéndonos además saber cuáles son los ejemplos a tener en cuenta y cuáles debemos descartar, para prever y mejorar nuestro futuro.
La pesca con mosca no escapa a esta regla, ya que poco se ha conservado de las viejas publicaciones sobre el tema, por lo cual las nuevas generaciones de pescadores sólo pueden guiarse por las actuales, ignorando cómo se desarrollaba esta actividad en el pasado: qué tipo y calidad de peces, dónde, cómo y con qué equipos pescaban los referentes de esas épocas.

Si sólo tenemos en cuenta el presente, nos perdemos gran parte de este maravilloso juego y, además, no podremos comprender la parte más importante, cómo evolucionaron los distintos ambientes ante nuestra presencia.
Y de vez en cuando aparece alguna perla en el desierto de nuestra historia. Hace un poco más de un año tuve la fortuna de que el Sr. Jorge Calandra me obsequiara lo que para mí representa un “tesoro”, dos bellísimos tomos que contienen los ejemplares 1 a 15 de una revista publicada en nuestro país llamada “Pique” y que datan de diciembre de 1943 hasta marzo de 1945.
Notas de todo tipo con una excelente impresión para la época, me dan la pauta de que en este aspecto también sufrimos una involución, ya que para la mayoría de los pescadores (y me incluyo), la difusión de la pesca con mosca en nuestro país supuestamente comenzaba a tomar fuerza a mediados de los setenta y estas revistas tenían muchas notas sobre nuestra actividad incluyendo algunas sobre ¡dorados con mosca!. Asombroso, ya que la pesca del dorado en esta modalidad, hace pocos años que comenzó a tener adeptos, lo que nos demuestra que ha habido un vacío de al menos cuarenta años en ese tema.
Siguiendo estos conceptos, nos pareció interesante reproducir alguna de estas viejas notas sobre pesca con mosca, mediante una transcripción exacta de la que fuera publicada en Mayo de 1944, respetando hasta la última letra del autor, que en este caso se trataba de Pepe Navas (bajo el seudónimo de Ñé-Challvá), quien era el corresponsal desde San Martín de los Andes.

Disfrútela.

LEER MÁS

Las arco iris del Collón Cura y Chimehuín


Las arco-iris de los ríos Collón Cura y Chimehuín

Creo que estamos llegando a pasos agigantados a una super abundancia de truchas en estos dos ríos, que se unen para echarse en el Limay formando así un gran habitat, al parecer muy favorable para los salmónidos con mejores aptitudes de rápida adaptación.
Hay aquí tal cantidad de arcoiris (la Salmo Shasta, que triunfa de todas las vicisitudes de la piscicultura) que uno puede pescar con cualquier clase de mosca artificial, bien o mal lanzada, en la seguridad de que cada “cast” significará una pimpante criatura de las aguas luciendo los multicolores y llamativos reflejos que dieron nombre a la especie.
Me decían hace poco los señores Harry Wesley Smith y Federico R. Bennett, grandes pescadores, entusiastas y expertos, que hace seis o siete años, no más, en sus mejores días de pesca en estos ríos, lograban sacar, como cosa extraordinaria, siete u ocho truchas, todas arriba de dos kilogramos, en excelente estado de gordura; y que para llegar a estos resultados tenían que recorrer grandes trechos. Hoy en día ocurre al revés: se obtiene más cantidad pero la calidad de las piezas es muy inferior.
Según parece, las truchas han llegado a una especie de standarización en lo que se refiere a tamaño: alcanzan los 1500 gramos y de ahí no pasan, siendo precario, también, su estado de gordura. Son verdaderas “truchas de carrera” o “galgas” para hacer una comparación más aproximada. No creo acertado atribuir este fenómeno de estabilización a la falta de alimentos: estos ríos dan albergue a innumerables cangrejos y caracoles, y las truchas siempre, en el momento de la captura, tienen sus estómagos bien repletos. La pérdida, pues, de “estatura” habrá que buscarla en otro orden de cosas y esta búsqueda la dejo en manos de nuestros técnicos piscicultores.
Para suerte de nosotros, los pescadores deportivos, el antiguo y ancestral espíritu de lucha de las Salmo Shasta no ha decaído de ningún modo: siempre son, prendidas del anzuelo, pequeños y bravíos gatos salvajes que saltan y pelean bien, como verdaderos guerreros de pura sangre. Quzá las mas pequeñas son las que revelan mas completo espíritu de lucha.

Se me ocurre pensar que puede tener influencia sobre las truchas el ambiente árido, pobre y sin vegetación, característicos de las regiones terrestres que recorren estos dos ríos. Y doy, a continuación, un ejemplo práctico en apoyo de mi teoría: el río Catan Lil es un afluente del Aluminé; corren ambos casi paralelamente con una cordillera que los separa y terminan por unirse en San Ignacio. Pues bien: las truchas que habitan estos dos ríos son de la misma especie. El río Catan Lil desde su nacimiento, recorre una zona árida, triste, sin vegetación y sus truchas poseen una característica especial: tienen la cabeza grande y el cuerpo largo y flaco. En cambio, en la cuenca del Aluminé hay una cantidad de lagos rodeados por inmensos bosques, ríos y arroyos que corren por entre bosques de araucarias, cipreses, ñires, robles y raulíes. Aquí, pues, la vegetación es exhuberante y hermosa; las truchas, en consonancia con el ambiente natural, son grandes, vivas y desconfiadas y peleadoras como las que más.
Pero apartémonos de esta cuestión subsidiaria y vayamos al fondo de la que nos interesa dilucidar en este momento, la principal y muy digna de ocupar la atención preferente de los que dirigen nuestra piscicultura en estas regiones atrayentes de la patria. Las arcoiris, debido sin duda a la facilidad de su propagación, aumentan en forma realmente alarmante para el resto de la población ictícola de la zona, cuya reproducción es más lenta y por lo tanto más aleatoria.

Citaré otro ejemplo: en el Aluminé, en el año 1937, pescábamos solamente truchas de arroyo “Brook Trout” (Salvelinus Fontinalis) o trucha moteada.
Durante la temporada 1938 y 1939 hicieron su aparición las primeras arcoiris, avanzadas, sin duda, del gran ejército que tanteaba una dispersión en vasta escala. Las puntas de lanza de esta invasión llegaron durante el mes de diciembre: venían subiendo por las aguas del Colluncurá y ya se podía sospechar que llevaban un neto espíritu de “conquista”, como se iba a ver después. En las siguientes temporadas la cantidad de arcoiris fue aumentando con rapidez y la conquista se realizó, como es de suponer, a costa de las “Brook”, antiguas dueñas pacíficas del lugar. Hasta hace poco todavía quedaban algunas truchas de arroyo, retrasadas en su retirada estratégica ante el avance del enemigo y permanecían en los riachos y arroyos, en prudente silencio. Pero hoy las arcoiris lo han invadido todo, han desplazado completamente a las de arroyo, las que terminaron por fijar su vivienda en los lagos de aguas tranquilas, más en consonancia, sin duda, con sus propios temperamentos.
Desde el punto de vista estrictamente deportivo la merma de las truchas “Brook” no significa un acontecimiento que mueva a lamentaciones: las truchas de arroyo están por debajo de las arcoiris, no luchan hasta el fin, como éstas, no saltan, carecen de esa acrobacia que apresura los latidos del corazón del pescador y, en resumen, son más tontas o, mejor dicho, mas apáticas en la defensa de sus vidas.

Lo que debemos lamentar y prever, si nos es posible, es que dicha invasión de arcoiris se realice con perjuicio de la vida de los salmones, nobles luchadores que dejan atrás a las “Salmo Shasta” en valores deportivos, difíciles de pescar y, por lo tanto, mucho más interesantes para nosotros, los pescadores deportivos. Entre un salmón, aunque “encerrado”, y una arcoiris, la elección no es dudosa. Si la trucha anima un río, el salmón lo ennoblece, le da categoría de aristocracia y lo convierte en un centro indiscutido de atracción mundial, a través de cualquier distancia, allí donde aliente un corazón deportivo.
En este querido y maravilloso territorio de Neuquén hay leguas y leguas de hermosos ríos de todos los tamaños, sinuosos, profundos, rápidos, tranquilos, de orillas difíciles y de costas fáciles, anchos, pequeños, en fin, su variedad es inmensa y múltiple. Y todos, sin excepción, en la actualidad, se hallan repletos de arcoiris, dominadoras y exclusivas, con ese carácter tan propio (y tan peligroso, por supuesto) de la raza que un día, hace miles de años, emprendió corajudamente la gran aventura desde Asia para aclimatarse en los ambientes del hemisferio norte de América e instalar un imperio tan inmenso como no lo soñó jamás el mas ambicioso de los conductores de los pueblos…

Tenemos, es cierto, ríos como el Traful, muy castigados. Pero pescar en el Colluncurá o en el Chimehuín deja ya de ser interesante: pican demasiado (esta lamentación solo la pueden comprender los muy deportistas…). Sin embargo fuerza es confesar que estos ríos tienen sus ventajas: son ríos para aprendizaje, pues hasta los más inexpertos nunca vuelven sin pescar algo.
Para terminar, creo que esta superabundancia de arcoiris, esta invasión sin control de ningún género, debiera ser estudiada por nuestros técnicos a fin de hallarle un remedio aparente. Una medida primaria sería la de no sembrar más arcoiris en ningún lago o río de esta región, dejando que la propagación de las Salmo Shasta se opere de modo natural. En cambio, toda la organización de nuestra piscicultura debiera aplicarse a la intensificación de las siembras de los salmones, el llamado “rey de los ríos”, el maravilloso personaje que, como dije más arriba, ennoblece un río y lo convierte en un centro deportivo de atracción mundial.

Ñé-Challvá

LEER MÁS

El perfecto roll cast

Traducción: María Cristina Pais

Cómo llegar con la mosca al agua, incluso cuando no hay lugar para el backcast.

El roll cast es un método de la pesca con mosca en el cual la línea es lanzada hacia adelante sin un backcast. Nosotros usamos este tiro cuando se nos presentan obstáculos, como árboles, rocas, e incluso un viento fuerte que nos impide hacer un backcast. También se usa para posicionar la línea antes del lanzamiento, por ejemplo, hacer un roll cast con la línea floja en la posición derecha, hacer un roll cast con una línea de hundimiento para sacarla mas fácilmente del agua y así poder castearla e incluso cambiar la posición de la línea en el agua antes del lanzamiento.

El roll cast juega un papel importante en el lanzamiento y en la pesca con mosca. Desdichadamente, muchos instructores consideran el roll cast de una importancia secundaria, recomendándolo sólo para cast muy cortos, cuando es imposible una presentación normal. Recientemente me he dado cuenta de cuan seguido yo lo uso en un día de pesca corriente, incluso en situaciones en las que puedo hacer un cast normal.

El año pasado, por ejemplo, mientras pescaba en el arroyo de un pequeño cañón en Idaho, me encontré a mí mismo eligiendo el roll cast para llegar con un lance de 10 a 15 pies a todos los rincones donde los peces se encontraban, mi mosca casi nunca estaba fuera del agua y no me tenía ni siquiera que preocuparme del backcast. Muchas veces en grandes ríos de salmón y steelhead, con vientos fuertes de cola, yo elegí el roll cast largo porque no tenía que esforzarme con el backcast en el viento todo el día.

Con el roll cast Ud. siempre ganará y es además un excelente tiro para comenzar el desarrollo de un buen lanzamiento de la mosca. Unas pocas horas de práctica de esta técnica básica del flycast lo ayudarán en ese largo camino del aprendizaje de la forma y de la potencia que Ud. aplica en todos sus lanzamientos.

El roll cast es mejor realizarlo en el agua porque Ud. necesita una cierta resistencia en la línea. Encuentre un lago, estanque, ríos con corriente suave, o incluso una pileta de natación en donde Ud. pueda practicar con 25 o 30 pies de línea. Si se complica encontrar estos lugares, un predio inundado servirá. Incluso un predio seco podría funcionar si se usa una línea un poca más extensa, alrededor de 35 a 40 pies.

Trabaje con alrededor de 25 a 30 pies de línea para empezar con esta práctica. La mejor manera de hacer esto es ubicando el leader y unos pies de línea en el agua en frente suyo y sacuda la línea con la puntera de la caña. Note que una muñeca firme es de gran ayuda en el sacudido de la línea (también una verdadera ayuda en la carga o curvatura de la caña), para todos los lanzamientos. Una vez que Ud. tiene la cantidad justa de línea fuera de la puntera, sostenga la línea contra el mango de la caña, con el dedo índice de su mano de lanzamiento, sujetando la línea de esta manera durante el lanzamiento, y para tener un mejor control mientras Ud. pesca.

Levante la caña lentamente hasta la posición de la una en punto (foto1) deslizando la línea en el agua hacia Ud. Su mano de lanzamiento debería estar bastante arriba (tan alto coma el extremo de su cabeza). El levantamiento de su mano hace que se eleve mas la línea del agua y crea un loop largo de la línea detrás de la caña. Esta posición de línea mejorada y el golpe largo de lanzamiento, que resulta de la posición de la mano levantada, permiten hacer un fácil y largo rollcast.

Incline la caña lejos de su cuerpo para que la línea que cuelga desde la punta de la caña caiga libremente hacia afuera de la caña. Este seguro de traer la línea de regreso lentamente para que la línea y el leader permanezcan en el agua frente a Ud. Espere hasta que la línea que cuelga de la punta de la caña caiga ligeramente detrás de la caña en ese momento tire de la caña hacia abajo y adelante, apuntando el tiro ligeramente hacia la izquierda de la línea en el agua enfrente a Ud. (foto2). La línea debería rodar enfrente a Ud. en forma de elipse y presentar la mosca (fotos 3-5).

El rollcast requiere un poco más de potencia en comparación con otros lanzamientos, porque Ud. debe cargar la caña sin el tirón de la línea con la mano.

Imagínese hacer un loop con la línea y que la caña esté adentro. Una muñeca firme será de muy buena ayuda en forzar a la caña a inclinarse y a controlar la posición de la misma. El movimiento del rollcast podría asemejarse al movimiento de un hachazo. Imagínese un bloque para cortar del tamaño de su cintura y a unos 2 o 3 pies enfrente suyo. Haga lo siguiente, sin la caña y la línea en su mano. Empiece con su mano a la altura de su cabeza y clave un hacha en el bloque para cortar. Haga un esfuerzo mental para empezar este movimiento con un TIRO DECIDIDO. Note ahora que su mano para abruptamente cuando alcanza el bloque. Un forzado stop es una parte importante del rollcast.

Ahora con el mismo movimiento, clave solamente la punta del hacha en el bloque. Ese pequeño empujón dirige la potencia del tiro hacia la dirección intentada de la línea. Usted acaba de realizar un hermoso tiro de rollcast. Este hachazo-empujón-tire-apunte, en el rollcast es similar a la potencia aplicada en todos los tiros de cast. Practique este ejercicio de pantomima.

Loops elípticos extienden la línea más eficientemente que los circulares. Estos últimos comúnmente extienden la línea para abajo en vez de hacerlo para arriba, resultando en una línea colapsada. Estas formas de loop son determinadas por el camino de la punta de la caña durante el lanzamiento. De un camino derecho o casi derecho de la punta de la caña sale una excelente forma de loop elíptico u oval. La caña debe estar bien cargada para que se pueda alcanzar el camino derecho de la punta de la caña. Por otra parte de un camino circular de la punta de la caña resulta un loop circular ineficiente. Estos indeseables loops se forman usualmente cuando Ud. usa un golpe de lanzamiento muy ancho o cuando falla en poner una adecuada carga en la caña de pesca con mosca.

SECUENCIA DEL ROLL CAST

Practique diferentes formas de lanzamiento para que varíe la altura de sus lanzamientos. Un lanzamiento directo al agua es excelente para manejar la línea en el viento. Un rollcast mas alto (inicie el arco del casting para atrás /levanta el bloque para cortar), beneficiado por un viento a favor, resulta una mosca mejor presentada y puede ser usado para levantar la línea del agua con una mínima dosis de perturbación.

Después de haber practicado lo suficiente para sentirse cómodo con el rollcast trate de empezar con el forward cast justo cuando la línea cae detrás de la caña y mientras la línea en el agua se sigue moviendo hacia usted. No es difícil de hacerlo. La línea de pesca que se mueve planea sobre el agua, permitiendo un rollcast largo y sencillo.

EL ROLLCAST LARGO

Lanzadores con experiencia usan una modificación del rollcast básico para pescar a distancias sorprendentemente largas, 70 pies o más.

El dominio del rollcast largo les permite alcanzar lugares que otros simplemente no podrían alcanzar. Pescadores que usan las cañas largas de dos manos que son mas conocidas para pescar salmón, trucha de mar y Steel Head, hacen este rollcast para tirar más distancia.

La clave para este rollcast largo es tirar un loop más largo de la línea detrás de la caña mientras se mantienen unos pocos pies de línea y leader en el agua, enfrente de usted. Generalmente cuanto más largo sea el loop detrás de la caña (siempre y cuando se lo permitan los obstáculos) más lejos usted lanzará. Este largo loop es en efecto un backcast largo.

El rollcast largo utiliza un loop bajo en el backcast, la punta de la línea o el leader tocando el agua justo antes del forward cast. Este loop aéreo de la línea detrás de la caña y el control del toque de la punta de la línea/leader en el agua (el punto de anclado), nos da una posición ideal de la línea para un largo y eficiente forward cast. Esta adaptación del rollcast, este loop aéreo de la línea detrás de la caña, es el básico del Spey Casting con las cañas de una o dos manos.

Usted puede usar una línea para caña de dos manos (con la caña de una mano) para agregarla a este lanzamiento más velocidad y distancia. Las líneas Double Taper o largas líneas pesadas son ideales para este largo rollcast, pero puede hacerlo muy bien con una weight forward o shooting line, para una distancia extra.
 

DESCARGAR