Stripping basket

por Gregorio Dunayevich

Si se aplicaran las leyes de Murphy a la pesca con mosca una de ellas sería indefectiblemente ” un buen cast fracasará cuando la línea se enganche en los cordones, palos u otros enganches cercanos al pescador ” …, el autor nos recomienda una forma de evitarlo.

Sería muy bueno que siempre dispusiéramos de un lugar despejado, plano, inmóvil y limpio para depositar la línea que recogemos. Pero esto no es más que una expresión de deseo. Las márgenes de los ríos muchas veces están plagadas de ramas y raigones, la correntada que vadeamos arrastra los lazos que dejamos caer. La embarcación desde donde casteamos está repleta de motivos de enganche, la superficie donde apoyamos la línea posee tierra o arena que pone un fin prematuro a la misma línea. a la puntera ya los pasahilos. y por supuesto, está el viento, que termina de engalletar nuestra línea o el running line.
Existen muchas soluciones para este problema. Sostener los lazos de línea con la mano, con la boca, con un vástago, con un resorte, etcétera.
Hay pescadores que despliegan una red sobre los posibles lugares de enganche. Es un campo propicio para desarrollar la creatividad y la habilidad.
También existe una solución que parece ser la preferida de muchos mosqueros, especialmente en las costas del mar de los Estados Unidos.
Consiste en ubicar la línea que se va recuperando en un recipiente que se cuelga de la cintura. Invito al lector a recorrer catálogos, revistas y libros para apreciar la diversidad de formas, tamaños y modelos diferentes que pueden cumplir esta función. Vimos también mosqueros que apoyan la “canasta” en el fondo de la embarcación.
El método del stripping basket suele ser rechazado por dos motivos. Uno es estético y el otro biomecánico.
Con respecto al tema estético, considero que sobre gustos hay mucho escrito y por suerte, cada uno tiene el derecho de decidir si algo le gusta o no le gusta. El hecho de colgarse una caja sobre la panza puede ser asociado con la imagen de un vendedor de sandwiches en la playa, con el del chocolatinero de un cine de barrio, con el del vendedor de gaseosas en un recital, etc., etc., etc. Si alguien considerara que esto no es elegante, yo estaría de acuerdo. Por ejemplo, no la llevaría para asistir a una función de gala del teatro Colón; inclusive iría sin los waders porque me resultarían incómodos cuando me sentara en mi butaca. y mi mujer, vestida de largo, se sentiría un tanto sola.
Pero en una situación de pesca con mosca, hoy en día la canastita me resulta no sólo práctica sino simpática. Sin contar que por momentos la utilizo como una tercer o cuarta mano para sostener un carrete, una lima, una pinza, un alicate, un sandwich, una taza de caldo y así siguiendo.
# Con respecto al tema biomecánico, me refiero al hecho de que se hace complicada la recuperación si ésta la seguimos realizando con una sola mano. En otras palabras, si aprendemos a sostener la caña bajo el brazo ya recuperar con ambas manos, como quien iza una bandera, el problema desaparece. Nos podrían argumentar que la clavada se complica ya que necesitamos tiempo para agarrar la caña con la mano. En ese caso responderíamos que en nuestra experiencia, la demora suele evitar el realizar la clavada antes de tiempo que suele quitar la mosca de la boca del pez.
Es importante otro dato: aún en aguas quietas, pescadores que buscan casts muy largos optan por la canasta porque de esta manera evitan la adherencia producida por la tensión superficial. Los metros que se ganan pueden definir el éxito en esas circunstancias.
Mi amigo Gilberto -Quique -Schiavone no sólo es uno de los mejores mecánicos de chapa y pintura. También es una especie de Mc. Guiver tenga o no tenga a mano una cortaplumas. Lo pude ver resolver con facilidad problemas técnicos que parecían difíciles o sin solución, tanto fuera como dentro de su taller. Inventó un modelo de Stripping Basket que es sorprendentemente sencillo, práctico y económico. Se trata de una simple cubeta para pintura con rodillo.

En primer lugar, las dimensiones se adaptan perfectamente a nuestra necesidad.
La forma, con el corte a 45 grados parece hecha ex- profeso para dejar salir naturalmente la línea.
Sin embargo, le hemos hecho dos modificaciones que la mejoran aún sustancialmente. Optamos por recortar el borde con forma de canaleta que trae, ya que no lo necesitamos. y luego inspirándonos en los modelos de stripping basket que se usan en el mar, le agregarnos unos conos en el fondo que evita que las espiras cambien el orden (o desorden) en que fueron cayendo. Los conos que utilizamos son los que vienen como aplicadores de pegamento, pero podrían haberse utilizado otros, con idéntico resultado.
Cuatro conos distribuidos en forma regular resultan suficientes.
Se recomienda también practicar algunos orificios para escurrir el agua que pudiere ingresar. –

Una respuesta a “Stripping basket”

  1. Angus dice:

    El mejor elemento para tener la linea lista para castear, sin enredos y sin que haya que sostenerla entre los dedos o la boca, es el invento de un gran pescador con mosca de Cipolletti, don Pablo García. Se trata de un resorte regulable que se ajusta al cinturón del wader o al bolsillo de la campera (según nuestro grado de inmersión) el que fue en su momento comercializado por Redington. Dicho adminículo de pequeño tamaño se usaba haciendo lazadas con la línea, de mayor a menor y tratando que sólo los loops tocaran el agua (la primera de dos metros, e ir reduciendo el largo de a 50cm una de otra); al castear y efectuar el ultimo lance, uno soltaba la línea que se desprendía lazada por lazada del aparatito sin ningun impedimento o hundimiento de la línea… Lamentablemente ya no lo hacen y los que lo tenemos los cuidamos como reliquia….

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *