Problemas de casting más comunes y sus soluciones

Es bastante común, que en alguna charla entre pescadores de mosca, oigamos a alguno de ellos decir, soy un mal tirador, pero pesco igual y me divierte. Tal vez, si observáramos a ese mismo pescador, destrozándo metódicamente docenas de moscas en las piedras, adornando cuanto matorral tiene cerca o batiendo el agua como una tropilla, no pensaríamos ni por un momento, que está disfrutando plenamente de su pesca.
Hoy en día, mejorar nuestro lanzamiento es sencillo, tenemos a nuestro alcance fantásticos videos, libros, revistas y por supuesto maestros capacitados que se dedican a enseñar lanzamiento y corregir errores en el mismo. Un buen lanzamiento, es muy importante para pescar con moscas secas o ninfas. El viento, es otro obstáculo que desanima a muchos; sin embargo, con una técnica adecuada, es uno de nuestros mejores aliados, ya que disimula nuestra presencia y la de la línea en el agua.
Generalmente, todas las dificultades de lanzamiento, son resultantes de errores en la técnica del mismo lanzamiento. Con el tiempo, vamos adquiriendo malos hábitos y nos acostumbramos a ellos, lo cual detiene el mejoramiento de nuestro lance. Es necesario volver a la técnica correcta, para eliminar el problema.
A continuación enumeraremos los errores que se notan con mayor frecuencia, y sus soluciones.

Lanzamiento demasiado bajo hacia atrás
Si la mosca pega en el agua o toca la tierra detrás nuestro, se debe, a que el arco que formamos al mover la caña, es demasiado amplio. Al aplicar la fuerza en un arco amplio, la última porción de este arco se dirige al suelo, por lo tanto la línea pega en el piso o en el agua.
Para corregir este defecto, hay que mantener la muñeca firme, detener la caña ni bien ésta pasa la vertical, acelerando el movimiento gradualmente, alcanzando una buena velocidad con la línea, manteniendo su altura, hasta que esté totalmente extendida hacia atrás.

Nudos de viento
Frecuentemente encontramos en el leader ya veces en la línea, nudos de los más diversos tipos. Estos nudos, que debilitan el leader se forman al acelerar el movimiento de la caña bruscamente, antes de tiempo.
Si aceleramos la caña suavemente a lo largo de su arco de tiro, y no hacemos fuerza de golpe, no habrá más problemas con los nudos.

La línea o la mosca pegan en la caña
Si la línea o la mosca se enganchan o pegan en la caña, estamos cometiendo el mismo error que produce los nudos anteriores, la corrección en consecuencia es la misma.

La línea, leader y mosca caen apiladas
Si el loop o rizo que formamos durante el lanzamiento es muy abierto, no tendrá la fuerza suficiente para completar el tiro, y la línea no podrá estirarse completamente. Otra vez un arco de la caña demasiado amplio, produce este inconveniente. Si soltamos la línea antes de completar el movimiento hacia adelante también se apilará sin estirarse.
Para lograr un loop cerrado y estirar la línea, no hay que bajar la caña atrás ni adelante, mientras todavía estamos dando impulso a la línea.

Rotura del leader en el aire
Comenzar el lanzamiento hacia adelante demasiado pronto produce un estiramiento de la línea muy brusco, que puede cortar la parte final del leader dejándonos sin mosca. A veces sentimos un chasquido seco, otras veces nos damos cuenta, que la mosca ya no está donde debiera. Este inconveniente es muy frecuente, cuando el pescador enfrenta vientos de espalda, que retardan el estiramiento de la línea. Si no corregimos la frecuencia de tiro, anticiparemos el movimiento hacia adelante, lo que a veces produce la rotura del leader sobre todo si es de diámetro pequeño.
Mirando un par de veces la línea, mientras se desenvuelve hacia atrás, nos daremos cuenta, del momento exacto, en que tenemos que iniciar el lanzamiento hacia adelante, la línea y el leader deben estar completamente estirados.
Formar un loop cerrado ayuda mucho a estirar la línea.

La mosca cae fuerte al agua
Si la mosca, el leader o la línea, caen al agua con demasiada violencia, es porque dirigimos el lance demasiado bajo. En mosca seca, por ejemplo, si la mosca cae fuerte al agua, normalmente se hunde, arruinado su propósito.
Para corregir un tiro bajo hay que inclinar el arco de tiro sin modificar el mismo, el arco debe permanecer cerrado, pero hay que dirigir la línea un poco más alto, para que se estire antes de caer al agua y deposite la mosca suavemente.

La línea no corre
Este es uno de los más exasperantes inconvenientes con los cuales se enfrenta en algún momento todo pescador y puede ser producido por más de una causa. La primera. es formar un arco con la caña muy amplio. en vez de hacer un arco más corto, que además formaría un mejor loop. Un loop cerrado se mueve a mayor vejocidad y arrastra más enérgicamente la línea. La segunda causa es una mala aplicación de la fuerza en el arco de tiro; esta aplicación debe ser gradual, acelerándose de manera continua hasta el final del movimiento, para luego dejar pasar la línea, deteniendo la caña sin que esta vibre; la línea se desenrollará por encima de la caña, arrastrando a la que tengamos suelta. Aquí es muy importante el preciso instante en que la mano izquierda suelta la línea; si lo hace demasiado pronto o demasiado tarde arruinamos el lanzamiento. Nunca hay que soltar la línea que sostiene la mano izquierda, hasta que el impulso que le damos hacia adelante haya terminado.
Esta Asociación sólo reconoce como maestros especializados, a aquellos que han sido habilitados por la misma y disponen de la credencial que los habilita.

POR MARCELO MORALES VAZQUEZ

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *