Pescar flotando en Neuquén

Por Alejandro del Valle

PRIMERO LO PRIMERO

A modo de entrar en cuestión y para que todos hablemos de un mismo tema, creo interesante resumir las más importantes novedades del reglamento neuquino en cuanto a la flotación y la pesca desde embarcaciones:

• Se elimina la restricción impuesta a la navegación en los ríos que figuraba en el reglamento de las últimas temporadas.

• Se autoriza la pesca desde embarcaciones en los ríos o tramos de éstos que sean de liberación obligatoria de todos los salmónidos, en el resto de los ríos las embarcaciones solamente pueden utilizarse para el traslado.

• Las embarcaciones autorizadas únicamente son balsas y gomones sin motor.

• Las embarcaciones deben estar autorizadas por la Prefectura Naval Argentina.

• En caso de ser flotadas comerciales deben estar inscriptas en Recursos Hídricos de la Provincia.

• Todas las balsas y gomones deben inscribirse, además, en la Dirección de Recursos Faunísticos para poder pescar desde las mismas.

• Solamente puede practicarse la pesca con mosca con equipo específico y anzuelo sin rebaba.

• Está expresamente prohibida la pesca pasiva o de arrastre.

• Solamente hasta tres personas podrán ocupar las embarcaciones para practicar este tipo de pesca.

• Independientemente de la causa de muerte, el transporte en las embarcaciones de salmónidos muertos es una infracción y, además de la multa, se revoca la autorización para pescar de la embarcación.

• No pueden anclarse las embarcaciones en el lecho de los ríos.

• Se estableció, además, un código de ética para el respeto a otros pescadores.

LA FALACIA DEL ESTUDIO PREVIO

La flotación o navegación de los ríos neuquinos nunca estuvo prohibida a excepción de casos especiales como algunos tramos por seguridad algunos metros aguas abajo de las represas y en algunos ríos durante la temporada de pesca. Con esas excepciones cualquier ciudadano puede flotar o navegar los ríos de la Provincia en cualquier época del año, con las únicas restricciones establecidas en las reglamentaciones sobre las embarcaciones a utilizar, en general vinculadas con la seguridad de las personas.

Quienes dicen que “para permitir la flotación debe hacerse un estudio previo” están utilizando una frase, en realidad, también, una idea falsa ya que se basa o presupone que la flotación está prohibida como norma general. Esto es falso. Bien es sabido que es imposible llegar a una conclusión verdadera partiendo de una premisa falsa.

La situación es exactamente lo contrario: Para suprimir el derecho de flotar cualquier cuerpo de agua debe existir necesariamente una razón fundada. La flotación es la norma, la prohibición de flotar es la excepción (ahora sí, previo estudio).

FLOTAR VERSUS PESCAR FLOTANDO

Muchos consideran a la flotación de los ríos como el tema central de la polémica instaurada últimamente en la comunidad vinculada directa o indirectamente con la pesca deportiva de salmónidos por el reglamento de la temporada 2000/2001. En realidad ese no debe ser el tema central ya que la flotación nunca estuvo prohibida, a excepción de los casos ya indicados. El tema central, para la mayoría, es la pesca flotando o pesca desde una embarcación.

Durante la temporada de pesca, si uno quería, podía flotar (no pescar flotando) el Caleufú, el Catán Lil, el Nahueve y todos los demás ríos en los que no estuviera prohibido en el reglamento de pesca y cumpliera con las exigencias sobre las embarcaciones. Durante el resto del año se podía flotar todos los ríos. Incluido el Chimehuín. Sí, en todos los años anteriores se podía flotar el Chimehuín desde junio hasta mediados de noviembre ya que la restricción estaba establecida en el reglamento de pesca y éste, obviamente, tiene vigencia durante la temporada. El hecho de que nadie lo hiciera puede deberse a varios motivos pero principalmente dos: Desinformación por pensar que siempre estaba prohibido flotar o desinterés en hacerlo.

LA FALACIA ECOLÓGICA. SI NO PUEDES CONVENCERLOS, CONFÚNDELOS.

Un gran amigo de Montana me regaló un cuadro sobre la Ley de Murphy y sus corolarios. Lo tengo colgado en mi oficina y cada vez que lo miro pienso que es casi infalible, debe ser la única una de las leyes que menos falla. Una de sus derivaciones puede resumirse así: “Si no puedes convencerlos, confúndelos”. Esto parece ser lo que algunos están intentando. Hay quienes real y sinceramente piensan que la pesca desde embarcaciones sin motor produce alteraciones al ambiente, a ellos no está dirigido lo dicho en este párrafo y les propongo razonar juntos.

El ambiente esta compuesto por dos partes: El componente biótico, formado por todos los seres vivos, y el componente abiótico, los factores físicos y químicos (el aire, el agua, la parte no viva del suelo). Invito a que, antes de seguir leyendo, se tomen el tiempo suficiente para pensar profundamente en cómo tres personas en una balsa pueden provocar daños a estos componentes del ambiente y después comparen con tres personas que pescan a pie (por supuesto que estamos hablando de personas que cumplen las reglamentaciones, de lo contrario cualquier razonamiento o comparación sería imposible).

Después de pensar en lo anterior, se me ocurre que algunos temas considerados por los lectores han sido los que paso a tratar a continuación:

1. Eventual alteración de las poblaciones de peces, en especial por llegar a lugares protegidos e inaccesibles para los pescadores a pie.

Aunque hay cientos de ejemplos foráneos, echemos mano a un importante ejemplo local para tratar de clarificar este tema, el del río Collón Curá. Este ambiente se pesca flotando sin motor desde hace años, sin embargo, es, sin dudas, el mejor pesquero de la zona de Junín de los Andes. Lo estamos estudiando desde hace tiempo y encontramos que la calidad de pesca es excelente.

Otro ejemplo: El río Aluminé se pesca flotando desde hace años, sin embargo, en la zona que se flota la pesca es también excelente. A propósito, el caudal medio de este río no es muy diferente del que registra el río Chimehuín.

Otro más: El río Limay medio. Fue tierra de nadie. Se pesca flotando desde siempre, aún con pesca de arrastre. El furtivismo fue rey en este ambiente. Ahora gracias a un convenio entre la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) y las Provincias de Río Negro y Neuquén hay un Guardafauna exclusivo para este tramo del Limay. A pesar de toda la depredación, sigue siendo uno de los pesqueros de truchas de agua dulce más importantes de la Patagonia. Lo estamos estudiando detalladamente. No hay indicios que la pesca flotando sin motor esté alterando su calidad de pesca.

Un ejemplo extra: El río Caleufú se flota intensamente desde hace muchos años, aunque no se permite la pesca desde las embarcaciones. Es un río de los denominados “chicos” y prueba que la flotación sin pescar tampoco afecta a las poblaciones de truchas, su calidad de pesca es también excelente.

Ahora comparemos. Las truchas no se alteran significativamente cuando un bote pasa flotando por la superficie, al menos no más que lo que se alteran cuando un pescador se acerca o pasa caminando dentro del agua. De lo contrario el trolling sería muy ineficiente, en realidad, cualquier tipo de pesca desde una embarcación sería ineficiente y no es así. Además, conviene recordar que todas las truchas que tomen las moscas deben ser liberadas.

Las embarcaciones en condiciones normales no tocan el fondo de los ríos, además, no se permitirá anclar en sus lechos. Los pescadores a pie constantemente alteran más o menos el lecho por donde pasan, muchas veces remueven las piedras del fondo alterando el hábitat de los invertebrados (insectos, crustáceos, etc.) que son alimento de las truchas. A principios de la temporada, en áreas de desove pueden pisotear los nidos de las truchas arco iris que han desovado más tarde y cuyos alevinos, aún no emergidos, se encuentran entre la grava.

2. Eventual alteración de otros animales silvestres, especialmente aves acuáticas.

Una embarcación sin motor que pasa flotando puede provocar que las aves acuáticas se ahuyenten y se retiren momentáneamente nadando o volando, de la misma forma que lo hacen cuando los pescadores a pie se acercan a la orilla, con la diferencia que éstos suelen quedarse más tiempo en las inmediaciones de su territorio. Estas aves nidifican en zonas con juncos, donde no entran las embarcaciones, o directamente en la costa, donde suelen estar más cerca los pescadores a pie.

3. Eventual alteración de la vegetación.

Flotando no se produce fuego con excepción de los pescadores que fuman. Los fumadores inconscientes que arrojan sus colillas encendidas son de variado tipo y, si son pescadores, pueden flotar o no, pero, como hay más pescadores a pie también hay más riesgo de que estos causen un incendio.

El resto de los potenciales pescadores productores de incendios es obvio que deben estar en tierra. La pesca desde embarcaciones, entonces, no tiene relación directa con los incendios. Eventualmente podrán producirlos los pescadores cuando bajan de las embarcaciones, pero esto no puede ser atribuído a la pesca flotando.

Por las dudas comento que en la nueva reglamentación se prohíbe hacer fuego dentro de la línea de máxima creciente media de los ríos, es decir, en la zona pública, con excepción de áreas previamente delimitadas.

Otro daño a la vegetación consiste en cortar y destruir las plantas de las riberas. Ningún tipo de pesca, obviamente, tiene relación directa con este daño. La mayor causa de la destrucción de la vegetación ribereña y de la costa, y por lo tanto del deterioro de la calidad de hábitat para las truchas, suele ser el sobrepastoreo y el acceso indiscriminado del ganado doméstico a los ríos… pero ese es tema para tratar en otra oportunidad.

4. Eventual contaminación del agua, el aire y el suelo.

La pesca flotando está autorizada únicamente sin motor. Cualquier otro tipo de contaminación es semejante a la que, eventualmente, pueden producir los pescadores a pie, aunque la magnitud provocada por éstos puede ser mayor debido a que, como se dijo antes, su número es muy superior.

Por el lado desde que se mire no se encuentran razones de alteración del ambiente por causa de la pesca flotando que sean significativamente mayores a las producidas por la pesca a pie, es más, en varios casos su impacto suele ser menor. Invito a efectuar un razonamiento comparativo como el anterior para cualquier posible efecto de ambos tipos de pesca.

Esto, por supuesto, no significa un ataque contra la pesca a pie, nada más alejado de la realidad. Simplemente es algo para tener cuidado, comparar los efectos y tener en cuenta que inocentemente se pueden provocar alteraciones. Razonando por el absurdo algún descolgado podría exigir un estudio para permitir la pesca a pie…

OTRAS RAZONES PARA OPONERSE A LA PESCA FLOTANDO

Sin dudas existen otras razones para oponerse a la pesca desde embarcaciones. Por ejemplo, la molestia a los pescadores a pie. Para ello se ha establecido el código de ética mediante el cual las balsas deben respetar de varias formas a los pescadores que se encuentren pescando en el río.

Algunos auguran una situación caótica de balsas y gomones por doquier atropellándose y compitiendo por los mejores sitios de pesca de los ríos debido a la autorización de la pesca flotando. Pensemos que los ríos Aluminé y Collón Curá tienen una excelente pesca, se pescan flotando desde hace años, sin embargo, no hay una multitud de balsas que justifiquen pensar que en el futuro inmediato haya problemas de sobrepoblación de embarcaciones. Debe recordarse, además, que la reglamentación de pesca se establece anualmente y, llegado eventualmente el momento, podrá sin inconvenientes restringirse el número de balsas. Pero, si ese momento llegara, todos tendrán la misma oportunidad de flotar, sin discriminación, por ejemplo, por orden de inscripción.

Varios dicen que los últimos reductos de buena pesca son los ríos que son cuidados por los propietarios ribereños y la pesca desde embarcaciones hará que esa calidad disminuya. Esto es falso ya que no podrán matarse truchas en los ríos en los que esté habilitada esa actividad. El control se está haciendo más eficiente y eficaz:

• Se han estrechado vínculos con las Asociaciones de Pescadores Deportivos para lograr el mejor manejo posible del recurso;

• Se ha iniciado un programa de concientización y capacitación de Guardafaunas;

• Se está desarrollando un programa de concientización de la comunidad sobre la importancia de la protección del recurso, en especial dirigido a los docentes y niños;

• Se ha instrumentado un sistema de Unidades de Control con Guardafaunas responsables de cada unidad;

• Se está implementando un sistema de Guardafaunas Municipales para potenciar al Cuerpo Provincial;

• Se ha implementado un sistema totalmente nuevo de Guardafaunas Honorarios (con exigencias escritas y compromiso firmado de los postulantes);

• Se ha implementado un sistema de denuncias de atención obligatoria a través del número telefónico celular *FAUNA;

• Se están adquiriendo radios VHF para los vehículos de los Guardafaunas;

• Se está impulsando una nueva ley de fauna silvestre que permitirá un mejor manejo del recurso;

• Se está estudiando un nuevo sistema de aplicación ágil de las multas por infracciones;

• Se está contemplando la vía legal para que los infractores indigentes realicen trabajos en favor del recurso;

• Se han determinado acciones tendientes a una mejor capacitación técnica y reglamentaria de los integrantes del Cuerpo de Guardafaunas;

• Se ha firmado un convenio para que los Guardafaunas y Guardapescas puedan actuar indistintamente en Río Negro y en Neuquén;

• Se ha firmado un convenio con Gendarmería Nacional para colaboración en el control de fauna y se está impulsando un convenio similar con Prefectura Naval Argentina;

• Se está impulsando un convenio para el control conjunto con Parques Nacionales;

• Se han establecido puestos de control de fauna en rutas clave;

• Se ha gestionado un puesto fijo de venta de permisos de pesca en el Aeropuerto Chapelco;

• Varias otras importantes acciones… Ah! En esta temporada, en los ríos clave, los Guardafaunas van a controlar desde balsas especialmente adquiridas para tal fin…

Sé perfectamente que algunos no quedaran conformes con todo o parte de lo que he expuesto aquí, pero debemos recordar que el Estado debe asegurar que se respete la Constitución, el Código Civil y las leyes vigentes, esto significa manejar y administrar un recurso público en forma sustentable para el público, sin privilegios. La enorme mayoría se beneficiará con esto. Estoy seguro que en la íntima soledad de nuestra conciencia todos sabemos que será así.

Alejandro del Valle nació en la ciudad de Buenos Aires y hace 26 años que está radicado en Junín de los Andes, Provincia del Neuquén.

Es biólogo y ha recibido capacitación a través de cursos y pasantías relacionados con la cría, manejo y pesca deportiva de salmónidos en España, Japón y Estados Unidos.

Ha sido Profesor de Biología y otras asignaturas de la Universidad Nacional del Comahue durante 17 años. Ha sido asesor de empresas dedicadas a la salmonicultura y consultor en la evaluación y el manejo de poblaciones de salmónidos en varias provincias.

Ha dictado numerosas conferencias y cursos y escrito múltiples informes y publicaciones relativos a los salmónidos. Ha participado como expositor en múltiples congresos y reuniones de pesca deportiva y manejo de salmónidos.

Es miembro de la Comisión Consultiva de Pesca Continental Patagónica desde su creación.

Es miembro del Compañerismo Montana-Patagonia desde su creación en 1988. Es socio honorario de la Asociación de Pesca con Mosca del Neuquén. Es miembro de la American Fisheries Society. Es miembro de la Fundación Challhuaco, capítulo Junín de los Andes. Es miembro de la Comisión Asesora del Parque Nacional Lanín.

Además, ha desarrollado y desarrolla muchas otras actividades biológicas, no relacionadas con la pesca y los salmónidos, y no biológicas, en asociaciones y comisiones públicas y privadas. Ha sido Convencional para la redacción de la Carta Orgánica Municipal de Junín de los Andes.

Fue Director de Ecología Animal de la Provincia del Neuquén durante el período 1977-1986, Director del Centro de Ecología Aplicada del Neuquén (CEAN) desde su creación en 1986, y en la actualidad es Director Provincial de Recursos Faunísticos y Áreas Naturales Protegidas de la Provincia. En estos cargos fue y es responsable de los programas de manejo de la fauna acuática y terrestre desarrollados en la Provincia del Neuquén.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *