El leader (2a. Parte)

UN COMPONENTE FUNDAMENTAL DEL EQUIPO

(Segunda Parte)

En la edición anterior examinamos las características generales de los leaders, como así también sus distintos tipos y el como formularlos. En la presente nos ocupamos de las materias primas, de las diferentes formas de conectarlas entre sí y, a modo de miscelánea, de los leaders para dorados y tarariras.

Los monofilamentos

De acuerdo a su composición química varían desde muy duros hasta blandos, e incluso elásticos. Los últimos, siempre que esa característica no sea exagerada, resultan ideales para tippets muy finos gracias a que absorben mejor el impacto de la tomada.
Como hemos visto, es posible modificar la performance de un leader utilizando en su construcción monofilamentos de distinta dureza; lo común es usar nylon duro para el butt y la progresión, y blando para el tippet. Se consigue así un buen casting con viento y una mejor presentación que con los leaders confeccionados con nylon de igual dureza.
Así como la dureza de las diferentes partes del leader incide en la precisión y delicadeza del cásting, la flexibilidad del tippet asociado al tipo de nudo que lo une a la mosca condiciona el movimiento de ésta en el agua.
En recuadro aparte citamos los diámetros y resistencias comparadas de las distintas marcas de microfilamentos.

UNIONES LINEA-LEADER
Básicamente existen cuatro formas de unir una línea al leader: splice, sleeve, nudo y loop to loop.

SPLICE: Es la conexión punta con punta en la que el monofilamento del butt se introduce -mediante una técnica especial- dentro de la línea y se fija con un cemento epóxico o del tipo del “pegatanza”.
Respecto de la transmisión de la energía de la línea al leader, quizá sf;a ésta la unión más eficiente. Además desliza fácilmente por los pasahilos, no levanta verdín y es durable y resistente. (en la página 24 de la edición de invierno’91 del Boletín Mosquero se detalla, “step by step”, esta conexión).

SLEEVE: es un spaghetti que sujeta al butt de braided, siendo exclusivo para este tipo de leaders. Se cementa con epoxy y cianoacrilato.
NUDOS: Son resistentes y fáciles de hacer “onstream”, resultando de elección en la pesca de especies muy grandes como el dorado.

LOOP TO LOOP: Las tres anteriores son conexiones permanantes, que, para cambiar el leader obligan a su eliminación. Es posible, sin embargo. a partir de cualesquiera de ellas, dejar unido al extremo de la línea un corto tramo de monofilamento -o braided-; de unos 10 a 15 centímetros de largo. terminando en un pequeño lazo que permito -loop to loop mediante- el rápido intercambio de leaders. En lugar de las conexiones antes citadas se puede recurrir. con excelentes resultados, a los conectores tipo Orvis. los que se sujetan a la línea con un sleeve (aunque conviene cementarlos con cianoacrilato. sobre todo cuando se usan en líneas de muy poco diámetro).

Esta conexión línea-leader es muy práctica, no solo porque facilita el rápido cambio del leader, sino también porque permite la utilización de pequeños tramos de lead core (o los especiales “minishooting heads”) que, al intercalarlos entre la línea y el leader , transforman una floating en una sinking tip o aumentan la tasa de hundimiento de una full sinking.

ALGUNAS CONSIDERACIONES Y OPINIONES

Conviene, en general, usar tapers mas abruptos para castear con viento y mas progresivos para días sin viento. Los Últimos permiten una presentación más delicada.
El lastrado del leader se utiliza cuando se pesca con ninfas en profundidad con una línea floating, siendo recomendable también para presentar horizontalmente un streamer o un ninfa con una línea sinking. En este caso lo que se busca al adicionar peso al leader, .es emparejar su tasa de hundimiento con la de la línea, evitando así el dragado poco natural producido por ésta al tirar de la ninfa hacia abajo. El peso se agrega pinzando pequeñas municiones de plomo (”split shoots”), enrollando hilo de plomo (”twist on”) o con el novedoso “soft lead” de Orvis, que es como una masilla con limadura de plomo que previo su uso, debe amasarse con la mano para darle temperatura y flexibilidad, y luego se fija en uno o más puntos del leader; pero lo increíble de este material es que es recuperable: se quita tan fácilmente como se coloca, se amasa hasta hacer una bolita y se guarda nuevamente en su envase.
Respecto a la visibilidad del leader, Rex Gerlach sostiene que “El color no tiene para el pez importancia alguna, mientras que para el pescador, sin embargo, resulta fundamental poder ver el leader (cuando se pesca en o cerca de la superficie, claro está). A tal fin resultan ideales los butts de colores fluorescentes, y si se pesca a mayor profundidad son muy convenientes los indicadores de tomada”.
Para lograr un eficiente turn over, George Anderson recomienda “Un butt largo y de monofilamento duro, seguido de un corto taper rematado en un tippet no mayor de tres y medio pies”. y agrega: “Para estos butts mi preferencia es Amnesia o Maxima y no.me gustan el flat mono ni el braided: no existe material que transfiera mejor la energía de la línea que un monofifamento duro y de sección circular”. Finalmente aconseja: “Si Usted necesita un mejor turn over en su leader, puede hacer una o más de estas tres cosas: alargar el butt, acortar el toper o acortar el tippet; lo más recomendAble es acortar el toper. Si el turn over, en cambio es demasiado poderoso, perderá delicadez en lo presentación: en tal coso Alargue un poco el tippet. Pequeños cambios obran grandes diferencias en el comportamiento del leader, por tanto, voy de o poco”.

TARARIRAS y DORADOS
Si bien para muchos mosqueros la tararira queda afuera de toda consideración, al menos en cuanto a pescarla con equipo de mosca, no es la generalidad y me incluyo entre los que despuntan el vicio los sábados y domingos con este pez de aspecto antidiluviano.
En varias ocasiones he tenido la oportunidad de observar a pescadores que, infructuosamente claro está, trataban de lanzar unos inmensos poppers de pelo de ciervo con los mismos leaders con que pescan truchas, y para colmo, con el agregado de un grueso y pesado cable de acero. Nada más inadecuado, por cierto, ya que es virtualmente imposible, no digo presentar adecuadamente sino siquiera mantener en el aire, una de estas pesadas, voluminosas y nada aerodinámicas “moscas” con un leader convencional.

La única posibilidad de lograrlo es utilizando un leader muy corto, de a lo sumo 1 ,5 metros, rematado en un nylon del 0,35; aunque esta punta parezca excesiva, es imprescindible para obtener un turn over que pueda “dar vuelta” semejante “mosca” y su correspondiente cable de acero.
Afortunadamente la tararira no es astuta como la trucha, motivo por el cual es posible tentarla con una “mosca” presentada sin ninguna delicadeza, lo que a su vez permite la utilización de un leader tan corto.
Se suele comparar a nuestra vernácula “trucha” con el bass, ya favor de esta comparación muchos aseveran que el equipo ideal para esta pesca es el número seis. Sin embargo este error proviene de que la tararira y el bass no solo no tienen nada que ver taxonómicamente, sino tampoco desde el punto de vista alimentario; comparten, eso sí, algunos alimentos como peces, ranitas, lauchas y hasta pequeños pájaros, pero el bass se alimenta, además, de ninfas de insectos acuáticos y de otros organismos que pueden imitarse con moscas, en el sentido genuino del término. En consecuencia, es posible pescar bass con moscas chicas y “moscas” (entiéndase señuelos diseñados para ser lanzados y pescados con equipos de mosca) no tan grandes como las necesarias para inducir a tomar a una tararira. Por otra parte, el bass no tiene los filosos dientes de ésta, por lo que no es necesario el cable de acero: otra importante razón para alivianar el equipo.

Todo eso motiva que, para tarariras, recomendemos equipos ocho. No es desde ya, la combatividad del pez; tampoco el viento, casi inexistente por otra parte; ni tampoco la distancia necesaria del cast, reducida la más de las veces a diez o doce metros; sino la necesidad de lanzar semejantes “moscas” (el encomillado es ex profeso, pero será tema para otra charla) lo que obliga a un equipo poderoso.
Volviendo alleader, si lo vamos a usar con una línea ocho (ideal una Bass Bug Tapero SaltWaterTaper), su butt deberá tener -según Scientific Anglers- 0,60 milímetros de diámetro, y en cuanto al largo -según la fórmula 60/20/20- unos 90 centímetros. El taper o progresión puede estar hecho con solo dos tramos de nylon: 0,50 y 0,45, totalizando entre ambos un largo de 30 centímetros.
Respecto del tippet, su diámetro será de 0,35 y su largo de 30 centímetros, rematado en un cable de polifilamento de acero plastificado de 12 libras (Sevenstrand) y de unos siete u ocho centímetros de largo. Uno de los extremos de este cable tiene un loop que se fija, improved clinch mediante, al nylon del tippet; el otro también con un loop, sujeta a la mosca. Hay diversas formas de cerrar los bucles del cable de acero: con ataduras de hilo cementadas con tubitos de acero pinzados y. la que prefiero. quemando la cobertura plástica del cable a modo que al fundirse se amalgame y forme una única cobertura que envuelva a los dos cables.
El como fijar la mosca tiene también sus variantes: para la mayoría lo más seguro es pasar directamente el bucle del cable por el ojal del anzuelo, lo que obliga a construir un leader de acero para cada “mosca”; otros. me incluyo, fijamos en el bucle un muy pequeño mosquetón “con chapita” (marca Dam o Sampo) al cual aseguramos la artificial, lo que facilita su cambio en segundos (y no se abre ni pesa como para dificultar el lanzamiento). Una alternativa del cable de polifilamento es el de acero inoxidable maleable del 0.40 que se usa en odontología; lo he utilizado en varias temporadas pero considero superior el Sevenstrand.
La gran variante en cuanto a leaders para tarariras es la utilización de los leaders para bonefish, tarpon y otras especies de “salt water”, Estos leaders arrancan con un butt grueso convencional pero continúan con un nylon doble, atado con un nudo muy especial denominado “Bimini Twist”, y terminan en un shock tippet muy grueso. de monofilamento del 0.70 que hace las veces de cable de acero. El inconveniente que presenta es que, si bien en principio no lo cortan los filosos dientes de Hopilas, es necesario controlarlo porque se va mellando hasta que termina por desgarrarse. Otro problema es qUE para unirlo a la mosca es imprescindible un nudo tipo loop (recomenDamos el Homer Rhodeloop). Este sistema tiene por ventaja, y creo que es la única que permite levantar al pescado del shock tippet para liberarlo, o, si se prefiere, para “embalsarlo”.
En cuanto a los leaders para dorados, no hay gran diferencia entre éstos y los descritos para tirarla. Sin embargo, como el dorado no es ingenuo como esta, es necesario alargar algo el leader para alejar la mosca de la línea; en la mayoría de los casos un leader de siete u ocho pies es suficiente, algo menos si se utiliza una línea de hundimiento. En lo que a diámetros respecta pueden utilizarse monofilamentos más finos ya que las “moscas” para esta especie son considerablemente más livianas y aerodinámicas que las de la tararira siendo posible el uso de tippets de hasta 0.25, rematados, desde ya, en un cable de acero, también de 12 libras pero más largo, de unos 12 centímetros.
Hare´s Ear

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *