why cryptocurrency mithril cryptocurrency cryptocurrency short term investment prizm kryptowährung eboost cryptocurrency

Historia del anzuelo

por Jorge Calandra

A pesar de que los anzuelos más antiguos en exhibición en los museos son de piedra, hay suficiente evidencia para pensar que los primeros anzuelos eran de madera (tallados o espinas naturales del enebro, por ejemplo).

También se han encontrado en Nueva Guinea, entre tribus no alcanzadas aún por la civilización, anzuelos confeccionados con el fémur de un insecto, el Eurycnatha Latro, cuyas proyecciones laterales proveen las características típicas necesarias para atrapar peces.

Como es el caso de todos los adminículos de la edad de piedra, éstos reflejan la disponibilidad de materias primas en el radio de desplazamiento del hombre o las tribus. Recién al desarrollarse el transporte, aunque fuera rudimentario, el hombre se independica de materias primas locales.

Decíamos que se cree que los primeros anzuelos eran de madera, y su ausencia se explica por el deterioro y eventual desaparición de esas sustancias a través del tiempo.
Lo mismo puede decirse de sustancias calcáreas como conchillas.
Mucha gente piensa que la madera no es un material apto para anzuelos, ya que la mayoría de las maderas flotan. Hay que recordar que las maderas más duras (y por lo tanto más aptos para anzuelos) son las más densas y pesadas. A pesar de este hecho hay dos comentarios que amplía el uso de la madera: hay muchos pescadores que prefieren que estos anzuelos de madera floten (uso el presente pues todavía se usan en Nueva Guines) y además existen antiguos anzuelos de la costa de More en Noruega con trozos de plomo atado en la pata, convirtiéndose en eficientes “jigs”.

Como tantos otros implementos, no puede decirse dónde se originó el anzuelo ya que probablemente surgió en varios lugares más o menos simultáneamente y de acuerdo a la evolución mental de los grupos.
Los anzuelos de la época neolítica (10.000 AC) eran probablemente de hueso. La razón de que se encuentren rodeados de un medio alcalino, el ácido de los suelos los destruye. Los anzuelos de hueso más antiguos que se encontraron en Moravia, parte central de Checoslovaquia.
Antiguos anzuelos de hueso (9.000 AC) también se han encontrado en Egipto y Palestina, subrayando el comentario anterior sobre simultaneidad de avances tecnológicos basados en la disponibilidad natural de materia prima.

En las islas del Pacífico Sur, donde la necesidad de anzuelos es obvia y la disponibilidad de hueso casi nula, los anzuelos se hacían con huesos humanos, consecuencia directa de las costumbres caníbales de esa zona.
Para observar el siguiente avance tecnológico, debían pasar 5.000 años.
En la isla de Creta ven el sur de Italia se han encontrado anzuelos de cobre.
Los hallados en Pompeya y Herculano son de una manufactura especialmente delicada y demuestran un alto nivel artesanal.
Otros diez siglos pasaron antes de que algún artesano se le ocurriera agregar un poco de estaño al cobre, inaugurando la Edad de Bronce. Esta aleación, mucho más fuerte que el cobre, permitió la fabricación de anzuelos (y muchos otros implementos) más delicados y finos.
A esta altura, los anzuelos eran bastante similares a los actuales, con rebaba y patas que, achatadas, terminaban en un pequeño agujero para asegurar la línea.

Los más pequeños que se conocen eran de un tamaño 6 moderno.
El próximo gran avance en nuestra historia del anzuelo aparece en Egipto alrededor de 2.000 años AC, con el comienzo de la Edad de Hierro. Este material se introduce en Europa en el Año 1.000 AC.
Si bien no se conoce el momento dela aparición del acero, sísesabe que antecede en mucho a la Era Cristiana.
Por lo tanto es lógico suponer que anzuelos de acero se usaban antes de esa época.
Quizá en este momento convenga mencionar que los anzuelos se utilizaron en la antigüedad como moneda, y algunas monedas relativamente modernasse hacían con esa forma (Ceylán 1.800).
También en Colombia se han encontrado anzuelos de oro, y su escasa cantidad hace suponer que eran un sustituto no deseado del hierro.
En Roma pre-cristiana el pescado era un alimento refinado, y comenzaron a operarse criaderos artificiales, donde los ciudadanos ricos criaban en piletas sus especies más delicadas, a veces a costo económico ruinoso.

Comienzan a aparecer dos clases distintas de pescadores: los que pescan para comer o comerciar y los que lo hacen por diversión.
También la manufactura de anzuelos sufre un cambio. A pesar de que algunos continúan fabricando los propios ( cosa que todavía sucede en algunas partes del mundo), la fabricación comienza a quedar en manos de herreros especialistas.
Antes de la invención de la imprenta (1456) es difícil encontrar reproducciones confiables de los anzuelos en uso, aunque se nota que desde la aparición del hierro, estos implementos comienzan a tener formas más armoniosas y delicadas.

En el Libro de las Horas de Catalina de Cleves (primera mitad del siglo XV) los anzuelos que decoran las páginas dedicadas a San Laurencio podrían representar a los que se compran actualmente (todos tienen rebaba).
Como ya se ha visto, una parte del Boke of St. Albans, The Treatyse of Fishing with an Angle (atribuí do a DameJuliana Berners y publicado en 1496) incursiona con sutiles detalles en el arte de fabricar anzuelos.
Menciona que los mejores se hacen utilizando agujas (las más pequeñas de zurcir para los peces más pequeños, y las de bordar para peces más grandes y las de zapatero para los de gran porte).
La calidad del acero de las agujas era muy variable. Las mejores eran de Toledo o Milán, y ésas se usaban para anzuelos.

También es interesante destacar que si bien el hierro y el acero facilitaron la rebaba (el corte cercano a la punta levantando una pequeña astilla, todavía se hace igual que en el siglo XV), también señalaron la desaparición por muchos siglos del ojo del anzuelo, recién reintroducido por Henry Hall en 1879.
Hasta esa fecha, el extremo de la pata luce una pequeña zapata aplastada o, más adelante, un afinamiento gradual para poder atar el “Tippet” o el “Loop” trenzado.

La verdadera industria del anzuelo nace en Londres en 1650, donde el más importante fabricante es Charles Kirby, quien fabrica anzuelos esencialmente con los métodos actuales, aplicando estrictos principios de control de calidad y originando el anzuelo Kirby, actualmente en uso en todo el mundo.
Isaac Walton en “The Compleat Angler” (1653) menciona por primera vez en la literatura un fabricante específico de anzuelos, recomendando que el pescador apele a él en lugar de fabricarlos uno mismo. El fabricante: Charles Kirby, Harp Alley, Shoe Lane, London.
Los grandes incendios de Londres en 1666 dispersaron a los fabricantes de agujas (anzuelos). Para 1730 ya se hallaban asentados en Redditch, Worcestershire. Allí estaban Allcock, Farlow, Bartlett y Sealey, cuyo absoluto dominio del mercado mundial duraría hasta la segunda guerra mundial, cuando el gobierno hizo que la industria se concentrara en la fabricación de agujas, volviendo de este modo a su línea de 1600.
La compañía Mustad de 0510.

Noruega fundada en 1832. penetró rápidamente en el mercado mundial de posguerra con su producción de anzuelos iniciada en 1877. Mientras los fabricantes de Redditch confiaban en su calidad para cobrar precios muy altos.
otros fabricantes en Estados Unidos. Francia y Japón enfatizaban la comercialización. De estos últimos. Mustad fué un pionero. Los vendedores recorrían literalmente el mundo. con políticas y estrategias ágiles y agresivas. Una de ellas fué “captar” para la fábrica de Oslo varios empleados de compañías inglesas.
En esa época se gestaron los nichos de mercado que las compañías ocupan hasta hoy. El gran mercado masivo, la pesca comercial, está en manos de Mustad & Co., que llegó a fabricar 60.000 tipos distintos de anzuelos. El mercado de moscas, la pesca individual de esparcimiento es dominada por Partridge of Redditch Ltd., quien absorbió a los otros fabricantes de la zona. Todavía hay fabricantes importantes en Estados Unidos, Francia y, Últimamente Japón que luchan por el mercado del atador de mosca; el grupo que, en su búsqueda de la calidad perfecta, no da demasiada importancia al precio. Este alto margen da origen a la investigación y aparición de diseños y terminaciones muy sofisticadas, no imaginadas ni hace diez años.

Bibliografía:
-A history of the fish hook- H.J. Hurum -1976
-Fishing from the eorljest tjmes -W. Rodcliffe .1921
-A history of fly fishing for trout -J. W. H¡ls -1921
-Flooting flies ond how to dress them -F. Holford -1886
-Trout -E. Schwiebert -1978
-Fishing Encyc/opedio -A.J. Mc C/one -1965
-The hook book -D. Stewort -1986
-Fishing -H. Cholmonde/ey Penne/1 -1885

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *