what cryptocurrency to invest in today day trading tips cryptocurrency stellar kryptowährung kurs visa cryptocurrency card nxt cryptocurrency vor und nachteile von kryptowährung

El Río Chubut

1ra parte

En esta primera entrega hablaremos sobre la pesca en el Río Chubut, aguas abajo de la represa Florentino Ameghino
La represa o dique está a unos l25km de la ciudad de Trelew, y a pesar de estar incluida en las visitas guiadas por empresas de turismo, no se difundió nunca como pesquero de truchas, recibe una cantidad considerable de pescadores zonales, pero no está en los planes de los pescadores nacionales o de otras ciudades de la provincia, que no sea Trelew y zona de influencia.

Los motivos son varios y los principales son los siguientes:
1) Falta de difusión
2) La turbiedad de las aguas
3) No se permite el ingreso a los pescadores, por parte de la mayoría de los propietarios de los campos aledaños al río.
Siempre se promovieron los ambientes trucheros cordilleranos, y sin entrar en comparaciones, el Río Chubut ofrece una excelente alternativa, pero nunca tuvo promoción ni difusión.
Es un río de fácil acceso ya que toda la ruta está asfaltada y en excelente estado.
En la villa Ameghino, que es dividida por el río, hay pesqueros cercanos, de buena calidad y cantidad de pesca.
Se pueden recorrer fácilmente unos cinco kilómetros aguas abajo, sin mayores contratiempos, caminando por la costa del río, además de poder bajar en balsas, canoas, botes, ya que es de fácil navegación. Apelando a la buena voluntad de los pobladores para que nos dejen pasar, la distancia supera los SO km de costa apta para la pesca deportiva de truchas. Es un río cuya principal característica la marca el nivel cambiante de agua. Esto sucede porque a últimas horas de la tarde la represa hidroeléctrica necesita generar más
Por Rafael Malerba
electricidad, por lo tanto liberan más agua y esto produce fluctuaciones en el río de hasta 80 cm., recuperando su cauce normal por la mañana. Debería efectuarse un estudio serio para ver como afecta este manejo de aguas a los ecosistemas de flora y fauna del río.
Pesco este río desde hace un poco más de 20 años, lo conocí y lo pesqué con mayor o menor suerte, en todas sus variantes.
La mayor parte de los años por las lluvias del invierno, el río se enturbia de un color té con leche, al pasar por una zona de mesetas (zona de Los Altares), turbiedad que generalmente dura hasta fines de Enero.

Esto no quiere decir que no se pueda pescar en principios de temporada, simplemente el agua no es todo lo transparente como nos gusta a los mosqueros. En febrero es excelente, de un suave tono verdoso, debido a la gran vegetación de algas (de varios tipos), juncos y cortaderas, el agua corre lentamente, es un río con una geografía muy sinuosa, no tiene saltos, ni correderas con marcado desnivel, ni es muy profundo, en casi la totalidad de su recorrido esta “cercado” por altos acantilados de macizos de piedra, paisaje por demás de bello y singular.

Para aquellos que recorrieron la ruta que une a Trelew con Esquel, es similar a la zona conocida como Los Altares.
Hay buena cantidad de truchas arco iris, marrones, percas y pejerreyes.
El promedio ronda 45cm. y es bastante común capturar piezas entre 55 y hasta 60cm.
Para aquellos más experimentados pescadores es factible capturar hasta unas 15 truchas en una jornada de pesca, lo que garantiza un día entretenido en este poco concurrido río.

La mayor población es de truchas Arco Iris, que se encuentran en toda la extensión del río. Existe también una importante población de Marrones de buen tamaño, y la “lugareña” Perca ocupa todo el río pero no es muy abundante.
Al principio de los años 90 se percibía una notable disminución en la población de truchas ya que no había ningún tipo de control y no existía el guardapesca. Alertados por la disminución, se comenzó en el año 1994 un plan de resiembra que sigue vigente en la actualidad. Este ha tenido gran éxito notándose un marcado incremento en la cantidad de truchas en todos los sectores del río.

Como detalle relevante mencionamos la calidad de los peces. Es muy buena, ya que todas las siembras se hicieron con truchas silvestres, con una excelente adaptación y están todas en muy buen estado, “sanas y gordas” (según dicen los paisanos del lugar), donde además existe también reproducción natural, lo que nos garantiza la calidad del pesquero.
En los primeros años las siembras fueron costeadas gracias a un grupo anónimo de pescadores; más tarde éstos mismos y muchos más, formaron la Asociación de Pescadores con Mosca Pro conservación Ambiental del Noreste del Chubut, organismo que tomó la responsabilidad en este tipo de actividades.

Las moscas más efectivas son las clásicas, como la Wolly Bugger, las Muddler, Zonker, ninfas de dragon y damsel, y unos modelos de Pancoras que realmente son muy efectivas. Hay sectores del río donde se permite pescar con cuchara y sacrificar hasta 1 pieza por día. Hay otros sectores donde la pesca es exclusivamente con mosca con devolución obligatoria; estas áreas son controladas hasta unos 3 o 4 km de la villa, después es tierra de nadie. Si bien existe legislación, no se controla, y mucho menos se cuida, situación que permite a pescadores inescrupulosos efectuar enormes matanzas.
Esperemos que esta costumbre cambie lo antes posible, pero bien sabido es que los cambios culturales son muy lentos. Como asociación aportamos lo nuestro en cuanto a educación, pero todavía no es suficiente.

En el lago que forma la represa hay una muy buena población de Percas, Arco Iris y Pejerreyes y está habilitada su pesca todo el año. Por la cantidad de truchas que la habitan, este lago está catalogado como apto para la pesca comercial, existiendo varios proyectos de industrialización, pero hasta ahora ninguno se ha concretado.
Para los pescadores deportivos tiene la dificultad pues hay un solo acceso público, que no es muy apto cuando baja el nivel de agua del lago, recordemos que no es como un lago natural, desde noviembre hasta marzo puede bajar 10, y hasta 15 metros el nivel, depende de la demanda de la hidroeléctrica, formándose un verdadero pantano, lo que impide poder bajar cualquier tipo de embarcación. Si bien existen algunas zonas naturales de piedra, donde se podrían botar embarcaciones durante todo el año, estas están en campos privados, dependiendo de la buena voluntad del propietario para acceder a ellas.
Es en verdad lamentable que el estado no construya un embarcadero en una zona segura con acceso público, ya que, además de la pesca, el lago tiene atractivos naturales realmente bellísimos, donde es posible navegar prácticamente todo el año. Por las características del embalse (grandes paredes de piedra) es muy segura su navegación hasta para embarcaciones pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *