binance online cryptocurrency strategy nasdaq binance gas kryptowährung best cryptocurrency to mine gpu

Conclusiones de la temporada 90/91

Marcelo Morales Vazquez

La temporada 90/91 de truchas en el sur argentino tuvo una característica que no se modificó en los meses que la componen.
Aguas muy bajas y calor intenso fue una constante que alteró bastante los hábitos de las truchas e hizo bastante dificultosa la pesca el pescador de mosca promedio.
En cambio fue una temporada muy buena para aquellos que dominan las técnicas de mosca seca y ninfas, las aguas bajas y sumamente claras se adaptaron perfectamente a estas modalidades. El estado de los ríos obligó a las truchas a mostrarse cautas y selectivas, los tradicionales Streamers y grandes ninfas ya no las engañaron con facilidad Y sólo aquel pescador que tomó su tiempo para reconocer lo que comían y utilizó las moscas correspondientes, tuvo los resultados deseados.
En ríos como el Malleo, Quillén y Trafullas condiciones para utilizar moscas secas y ninfas pequeñas fueron inmejorables, pero esto no quiere decir que la tarea fuera sencilla.
Muchas veces hubo que achicar las moscas a tamaños tan pequeños que transformaban el hecho de atarlas al leader en todo un desafío.La gran mayoría de los pescadores no tiene en sus cajas estas moscas tal vez pensando en ellas como una broma de los atadores, sin embargo estas diminutas creaciones en anzuelos 22 al28 significaron la diferencia entre un día glorioso o el completo fracaso.
Con las aguas bajas la trucha toma su tiempo y estudia con cuidado su presa, si esta no actúa de igual manera que el original la rechaza totalmente.
Fue muy importante descubrir como moscas que creíamos buenas copias del natural fallaban en algún aspecto y eran rechazadas completamente. Lo indicado es estudiar cuidadosamente los insectos que trae el rio y como actúan para luego imitar la caracterlstica más destacable que puede no serforma y color sino movimiento. Así vemos que en los meses del comienzo de la temporada y coincidiendo con los primeros calores se produjeron abundantes eclosiones de efímeras y caddis con algunas no tan frecuentes de stoneflies y dípteros. También al comienzo hay mayor abundancia de ninfas de tamaños mediano y grandes, por lo tanto son bastante efectivas las ninfas que todos conocemos entre las que se destacan nombres como Hare’s Ear, Zug Bug, Pheasant Tail, Prince y March Brown. Entre las secas las Adams, Cahill, Hendrikson, Quill Gordon y Humpy se llevan las palmas. Pero el pique fácil de comienzo de estación es volátil y dura poco, pronto las truchas se hacen bien selectivas y nuestras moscas fracasan una tras otra, es aquí donde tenemos que ver lo que las truchas nos muestran y estudiar sus reacciones ante lo que le ofrecemos, es preferible espantarlas por un rato invadiendo su comedero y con la ayuda de una malla fina determinar lo que viene en el agua y como le llega.
No es raro que nos pasemos horas tirando secas cuando en realidad están comiendo o ninfas o algún estadío de los emergentes.
Un buen ‘emerger’ fue la solución en el Malleo cuando nada funcionaba y la actividad de las truchas en la superficie era furiosa.

Otro dato curioso fue notar que sólo preferían un tipo de emergente que flotaba con un cuerpo de ninfa semihundido, todos los otros tipos no eran aceptados y mucho menos las secas. En este caso la forma de actuar de la mosca determinaba el pique siendo el color secundario.
A medida que avanzó la temporada las truchas mostraron horarios muy fijos para comer, que coincidían con el movimiento de algún insecto en particular y ya no se trataba de profusas eclosiones de varias horas de duración sino mas bien escaso y llegando a reducirse a sólo media hora de actividad.
Siendo tan corto el período activo fue vital acertar con el tipo dc mosca y el modo de pescarla. Lo notable fue que muchos de estos períodos de actividad no se debieron a insectos que viven en el agua sino a terrestres.
Cuando las truchas eligen este menú los van tomando en la medida que aparecen y podemos darnos una idea de cual abunda más estudiando algún remanso del rio donde se forma espuma y en la misma quedan depositados todos estos insectos.
En los ríos con márgenes cubiertas de sauces, los insectos que pueblan estos árboles son dieta casi fundamental de las truchas que viven cerca, cada pequeña brisa que sopla arroja al agua un sinnúmero de insectos, o sea que el flujo de alimento en estos lugares es permanente.
Para estas condiciones funcionan moscas especiales que imitan a los gusanitos de color verde que viven en los sauces y pequeños ‘beetles’ negros estos últimos en tamaños del22 a128. El Aluminé, Malleo y Collón Curá son ríos de estas características.
Pudo notarse también que truchas de la misma especie no siempre comían lo mismo. Es así que algunas eligen para vivir las aguas rápidas de las correderas y son generalmente gordas y saludables, mientras que otras eligen las aguas totalmente quietas. Estas son mucho más difíciles de tentar y su cuerpo es alargado y la cabeza grande. Esta característica es bastante común entre las arcoiris y menos frecuente entre las marrones.
Es interesante comprobar que hay gran cantidad de pescadores que ya utilizan técnicas avanzadas para pescar ninfas y secas, no hay duda que la difusión de las mismas por parte de otros pescadores y de instituciones como la Asociación Argentina de Pesca con Mosca y otras está dando sus frutos a quienes se interesan en progresar.
Por otra parte la idea de la captura y devolución sigue su lento progreso en la mente de los pescadores. Ya son muchos los que la practican y tratan de difundirla como Único recurso para preservar una pesca inigualable en un lugar donde los controles son bastante escasos. Es muy notable la diferencia de calidad de la pesca en los lugares donde se practica esta modalidad, no sólo aumenta la cantidad de peces sino que año tras año los hay mejores. Sería muy deseable que muchos más ríos fueran incluido dentro de esta norma, las experiencias del Malleo y Traful debieran ser suficientes para convencer a las autoridades de que la captura y devolución es el mejor método para conservar muchos y buenos peces para las generaciones venideras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *