what are smart contracts cryptocurrency python cryptocurrency bot investment in kryptowährung max keiser cryptocurrency kryptowährung beste

Atado: Ninfas de Jabalí

por Carlos Becerra

Buceando en números anteriores de nuestro Boletín Mosquero, encontramos referencias sobre este material, el dub de jabalí, en la edición de invierno de 1991 en una nota de Bebe Anchorena.  Supongo que si no es él quien descubrió su uso en el atado de moscas, sin duda alguna, es quien se encargó de difundirlo entre nosotros. En cualquiera de los casos, Bebe, muchas gracias por el aporte.

El Material

El dub de jabalí no es fácil de conseguir, sólo en algunos comercios se encuentra disponible para la venta.  Otra alternativa es diligenciarlo con algún amigo cazador o bien rastrearlo en los viajes al sur, dónde es más fácil de encontrar. Es conveniente que el chancho sea de la zona de la cordillera y cazado durante el invierno (así suena un poco más rebuscado y odioso).  El objetivo es encontrar un cuero con bajo pelo más abundante, desarrollado gracias a las temperaturas más bajas que se registran allí en desmedro de las hay en San Luis o La Pampa.

El dub de jabalí es, sin lugar a dudas, un material, por así llamarlo, mágico. Le confiere a las moscas un aspecto tan confuso cuanto llamativo. La transparencia y el brillo son sus características más notables.  Por otro lado no es una virtud su maleabilidad, no es una pelusa dócil, por lo tanto hay que prestarle una especial dedicación en el atado.                                                                                

La “cosecha”

Cortado el mechón, bien al ras del cuero y separados los pelos de guarda que no sirven de mucho puesto que son duros, gruesos, ingobernables y siempre con las puntas florecidas es aconsejable desecharlos, nos encontramos con la pelusa o “dub” y una primera porción de pelos que si bien ya tienen el color del resto son demasiado largos y con rulos solo en la punta, si es que uno pretende una mosca mas o menos decente es mejor no usarlos. De lo que queda, que es cada vez menos, se puede separar dos calidades de pelos, uno grueso para moscas más grandes ( 8 a 12)y otro fino que se puede utilizar hasta moscas  16. También es bueno saber que las distintas partes del cuero del chancho proporcionan distintos colores que van del rubio muy claro en el sector de la panza, rubio un poco más sucio en la zona del lomo y marrón en las patas.  A la hora de elegir, si es que se puede, es conveniente tenerlo en cuenta. (una porción  de cada o el cuero completo para no andar con medias tintas).

Teñido

Y hablando de tintas, el teñido es una alternativa más siempre que se tomen algunas precauciones.  Como el teñido en frío no arroja ningún resultado, nos quedan las anilinas para usar en caliente. Es de mucha importancia  no calentar demasiado el baño, por que la temperatura hace perder el brillo del pelo, lo mismo que el excesivo saturado del color. En todo caso para resaltar el color se puede usar el hilo al tono del teñido, aunque más claro y brillante o fluorescente, como cada uno quiera, que justamente de eso se trata el pescar truchas con mosca.

Haciendo dubbing

El modo más simple y seguro de hacer Dubbing con Jabalí, es con un lazo de hilo “loop”, este método deja muchos pelos sueltos que al enrollar la hebra sobre el anzuelo si peinamos los pelos para atrás en cada vuelta para no aplastarlos con la siguiente, se consigue una imagen voluminosa y transparente con muchas “patas” sueltas, ideal para el tórax (dibujo 1).

 

Otra manera es comenzar pegando la pelusa sobre el hilo con cera bien pegajosa o cemento de contacto y una vez terminado el cordón, se hace un lazo sobre el mismo y se retuerce. De  esta forma se obtiene una hebra bien compacta que usada para el abdomen produce un atractivo segmentado y siempre queda la posibilidad, luego de enrollado, de sacar con la lezna pelos, en los costados solamente, que simularan las agallas “gills” (dibujo 2).   De esta forma quedarán bien diferenciados tórax y abdomen.

La técnica convencional de hacer dubbing, enrollando la pelusa directamente sobre el hilo, tiene alguna que otra dificultad. Es difícil de hacer en forma pareja, por lo indisciplinado de los pelos, o lograr una hebra fina, o conseguir que todos todos los pelos queden bien atados y no se pierdan con facilidad. No la considero recomendable.

Algunas moscas

Tratando de introducirle “em-peor-as” a la idea del Bebe, ate alguna variante con el material teñido de colores negro, verde, amarillo, que sumados a los naturales, rubios y marrones, presentan una gran cantidad de alternativas. En realidad es un lindo material para el espíritu “dresser” que cada uno guarde.

También probé combinaciones con otros materiales como pavo real, pavo navideño, alce, pato, ganso y más (no faltará quien le agregue foam o cristal flash o cadena de tapón de bidet).

Así de todas las combinaciones que probé, algunas las guardo como clásicas exitosas. Una de ellas muy austera de muy simple atado y que funcionó muy bien a la hora de mucha luz, es una “cosa” de pelusa lo más clara posible con hilo rojo claro, amarillo u oliva claro con el cual se ata el tag, el bajo cuerpo y la cabeza. La hebra de dubbing se enrolla en espiras un poquito separadas que dejen ver el color del hilo. (Podría ser una mosca escocesa por lo amarreta).

Otros bastardeos exitosos resultaron de atar una “AP black” con cola y wingcase de moose, ribbing de alambre de cobre y Dubbing de jabalí teñido negro, o una suerte de “Montana” con cola de fibras de pluma de gallo, wingcase de pavo real y Dubbing negro para el abdomen y amarillo para el tórax. Estas ultimas con un poquito de lastre, son buenas para una trucha que no le ha dado la gana de subir.

Tal vez suene a disparate etílico, pero el bajo pelo de jabalí también puede usarse para moscas secas. Una que a la vista del resultado se confirmó como un exquisito bocado  para algunas truchas del Chimeuin, cola de pluma de gallo ginger o gris  claro, engrasándola se comporta como un insecto adulto, si no es un perfecto emergente.

En referencia a las ninfas especialmente, me atrevo a catalogarlas como moscas que se comportan mejor en aguas rápidas, como correderas o rápidos (riffles), y que en aguas más lentas o pozones no dan el mismo resultado.

Agregar mas seria mucho gre-gre para sólo decir Gregorio. 
Buena Pesca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *