stärkste kryptowährungen crypto mining stocks anonymste kryptowährung buy sweden cryptocurrency udemy cryptocurrency

Boletín Mosquero 42

LEER MÁS

Editorial BM 42

Amanecer en Corrientes

Es tiempo de buenas noticias. Queremos destacar con agrado los esfuerzos que comienza a realizar el gobierno de Corrientes en pos de la conservación del recurso pesquero. Los pescadores que supimos conocer la riqueza que otrora brindaba la zona, en lo que a pesca deportiva se refiere, hoy no podemos más que lamentar la devastación sistemática que sufre el ambiente. Aquellas pescas memorables, con peces de tamaño y variedades sorprendentes, hoy son solo recuerdos. La continua explotación extractiva de la zona, facilitada por la laxitud de una reglamentación antigua y el nulo ejercicio del control, nos ha traído hasta estos días. Sin embargo, aún podemos decir que el daño no es irreversible. Todavía hay mucho por hacer.

La Subdirección de Flora y Fauna de la Provincia de Corrientes le encomendó a la AAPM la importante tarea de coordinar la redacción de un reglamento de pesca deportiva orientado a la pesca y devolución y aplicable, en principio, para aguas interiores de la Provincia. Las autoridades y la comunidad de pescadores de Corrientes empiezan de esta forma a transitar el camino para llegar a optimizar la utilización del recurso de la pesca deportiva, para beneficio de los pescadores y generando ingresos genuinos y sustentables a través del turismo. La conservación es ese camino y creemos que está empezando a ser recorrido. Recientemente se estableció para los ríos Lizoró, Miriñay y Corrientes una primera reglamentación protectiva que muestra una fuerte convicción por parte de las autoridades. Este hecho nos renueva las esperanzas y nos presenta una posibilidad inigualable para comenzar a trabajar por el cuidado de nuestro pez nacional, el dorado y tantas otras especies deportivas que habitan aguas litorales.

La AAPM ya está trabajando cerca de las autoridades y medios de prensa de la Provincia de Corrientes para elaborar y difundir un reglamento para la pesca deportiva en la región. Somos conscientes que el trabajo es muy grande, también lo sabíamos cuando décadas atrás impulsamos el, ahora reconocido como modelo, Reglamento de Pesca Deportiva Continental Patagónica. Hoy, como entonces, sabemos que la oportunidad es única y dejarla pasar implicará lamentar un daño mucho mayor dentro de pocos años. .

Otro hecho de importancia llega desde la Secretaría de Turismo de la Nación, encabezada por el Ing. Hernán Lombardi, que ha creado un área específica para promocionar la pesca deportiva en todo el país. Afortunadamente el área es coordinada por el Sr. Daniel Roy Wegrzyn, referente en temas de manejo de recursos, como lo demostrara en sus numerosas funciones, entre las que se destaca la Dirección de Pesca Continental de Rio Negro y Chubut. Creemos que es otra señal importante y la festejamos.

Desde nuestra Asociación aceptamos el desafío que implica comenzar la tarea en Corrientes, ponemos manos a la obra y nos sentimos respaldados desde la gestión del Gobierno de la Nación. Invitamos a los pescadores comprometidos con el recurso a sumarse.

LEER MÁS

Sobre guías y guiados

Por Marcos Juan Czerwinski

Unos cuantos años de trabajo como Guía de Pesca profesional y de Turismo No Convencional, las charlas con otros Guías, con los clientes, la lectura de publicaciones sobre el tema, como la revista Fly Fisherman, y el desconocimiento general que hay sobre este tema en particular en nuestro medio, me llevaron a escribir lo que a mi modesto entender deberían tener en cuenta tanto los Guías como sus clientes.

En los últimos 25 a 30 años de mi vida de pescador con mosca y en los mas recientes 15 años de comerciante en el rubro y Guía de Pesca, he visto una transformación y un incremento en la actividad, diría yo, explosivo, para beneficio de los pescadores en general y para los mosqueros en particular.

De la época en que la pesca deportiva no se consideraba siquiera como turismo alternativo y como un importante recurso económico, y, por consiguiente, los accesos a los lugares de pesca eran menos “privados”, rescatamos nombres de Guías de Pesca profesionales como Raúl De Rossi, Jorge Navas, Ginés Gomariz, Diego Guglielmi, Jorge Graziosi, Raúl San Martín, Juan Lincomán, Jorge Trucco, Ramón Aranguren, Schultz en el norte con sus Dorados, por nombrar los mas conocidos entre algunos otros mas, quienes ya no están mas entre nosotros. Quién no ha escuchado historias sobre Allan Fraser o ha leído notas del “Mono” Villa?

En la década del 80 comienza otra historia. Con el aumento importantísimo de pescadores deportivos, mas extranjeros que nacionales, el negocio se transforma y comienzan a crearse hosterías de pesca (comúnmente conocidos como “lodge”), las cuales contratan los servicios de Guías, primero profesionales extranjeros y jóvenes pescadores nacionales, muchos de estos últimos estudiantes universitarios con dominio del idioma inglés quienes tomaban este trabajo de verano como una manera de solventar sus estudios. En la medida que este servicio de pesca se fue desarrollando los Guías se fueron profesionalizando como una exigencia del mercado aprendiendo los Guías jóvenes de los “viejos” mencionados en el párrafo anterior, y de los profesionales extranjeros quienes, muchos de ellos, hacen de este trabajo una ocupación de año completo combinando las temporadas de pesca entre los dos hemisferios.

Esta nueva camada de Guías de Pesca está compuesta por jóvenes que aprendieron a pescar en los recientes 10 ó 15 años con la últimas novedades y técnicas que han aparecido en ese tiempo. Siempre están actualizados, conocen de equipos, muchos son atadores de moscas profesionales, algunos tienen alguna carrera universitaria o, al menos, terciaria, y, la mayoría, son divertidos y personas muy interesantes cuya compañía es agradable y de quienes se puede aprender mucho sobre historia, geografía, fauna y otras particularidades de la zona de pesca donde desarrollan su actividad profesional. Con lo cual las posibilidades de tener una buena experiencia con un Guía se incrementan día a día.

Al tratar de contratar un buen Guía o Servicio de Pesca, es importante hablar con alguien que haya pescado en esa área anteriormente aunque sin tomar al pié de la letra sus comentarios, a menos que ese pescador sea de su confianza y Ud. conozca sus gustos y habilidades como pescador deportivo. Su experiencia puede no ser la que Ud. necesite o la que le convenga. Lo mejor es recurrir a un negocio de pesca con mosca (flyshop) respetable de la zona en cuestión. Si este flyshop tiene una buena reputación sus Guías seguramente la tendrán también.

El gerente o el dueño de ese flyshop o el administrador de alguna operación de servicios de pesca le asignará un Guía quien sabrá interpretar mejor sus gustos y preferencias en las salidas a pescar. Es ese lugar, también, le sabrán informar con mucha anticipación sobre el equipo que necesitará en su pesca y sobre algunas condiciones especiales que podría encontrar. Pero no les pregunte nada mas que eso. Si hace su reserva con meses de anticipación, que es lo aconsejable, no intente averiguar que tiempo le va a tocar, o las condiciones del agua, o que tipo de eclosiones puede haber. Unos días antes de su arribo, ellos van a tener un buen panorama de la situación, pero, como todos estos factores son susceptibles a los cambios bruscos sin previo aviso, no le van a poder dar estos datos con seguridad.

Esto es una realidad de la pesca, donde quiera que vaya, y un Guía no puede variar esos elementos impredecibles, aunque está preparado para reaccionar con creatividad con planes alternativos, si fuese necesario. Lo mas inteligente que Ud. puede hacer es relajarse y ponerse a disposición del Guía. Deje que él use su mejor juicio profesional ya que si Ud. comienza a dudar de él, proponiendo otros lugares para ir a pescar o a quererse poner en su lugar en otras cosas trastocando sus planes, va a incrementar enormemente las posibilidades de que su excursión resulte un verdadero fracaso.

Si él es un buen Guía le consultará sobre cualquier decisión o nuevo plan, tanto la noche anterior como durante el día de pesca, pero no se olvide que él está a cargo, él es el Guía. No le ordene dónde ir o que hacer, de esta forma perderá el interés en su trabajo al ver que su profesionalismo no es respetado y pensará, con justa razón, “Si este tipo sabe tanto, no me necesita”. Ud. le está pagando para que él tome las decisiones. Deje que lo haga. Y, si no está satisfecho al final del día, lo mejor que puede hacer es no utilizar nuevamente sus servicios.

La pesca es excitante, en parte, porque es azarosa. Ningún Guía está en condiciones de garantizarle una excelente pesca, ni lo hará. Pero si Ud. pone voluntad y cumple sus indicaciones, las posibilidades de lograrlo se incrementan. Puede conseguir información básica con mucha anticipación como, por ejemplo, que tipo de caña se necesita, tipos de líderes, líneas, que moscas debe atar o comprar, indumentaria, etc. Pero esta información tampoco es definitiva, tanto es así que seguramente va a tener que comprar algo cuando llegue al lugar. Y va a empezar la excursión con el pié izquierdo si duda de la buena fe de su Guía al recomendarle éste que compre allí unas pocas moscas. La venta de esas moscas no lo va a enriquecer mas o menos al Guía o al flyshop local. Ud. ya invirtió mucho para llegar hasta allí y en contratar los servicios de un Guía de Pesca profesional o los de algún lodge de la zona, sin mencionar lo que invirtió en su equipo. Si le dicen en el último minuto que tiene que llevar un tipo de mosca determinado, ya que hay una eclosión inesperada, debe creerle a sus Guías. El éxito y buen nombre de ese Guía, de ese flyshop o de ese lodge está en manos suyas, en su éxito, en las truchas que Ud. saca y no en las pocas moscas que les pueda comprar.

Si está pescando en un río o lago y se da cuenta que no tiene la mosca correcta, el Guía se la puede proveer, quien, generalmente, tratará de anticiparse a las posibles eclosiones recomendándole la compra de algunas de ellas antes de salir. O bien puede llevarlas consigo y proveérselas si Ud. las necesita, incluyéndolas luego en la Factura final, a menos que en ese momento le diga lo contrario, como “ésta va sin cargo”. Los Guías llevan una cantidad importante de moscas porque algunos clientes son desconfiados y no compran todas las que se les recomienda, y, a la media hora de estar pescando se les terminan y se tendrían que volver al hotel ante la falta de moscas extra. También es de muy mal gusto tomar algunas prestadas para el día con la condición de devolverlas si no hubiesen sido usadas. Tenga en cuenta que el Guía invierte mucho tiempo y dinero en atar esas moscas y ellas no están incluídas en el precio del servicio, se cobran aparte y son mas caras en el río.

Es de gran ayuda para el Guía o para el que esté a cargo del servicio e incrementa las posibilidades de éxito de su excursión, si Ud. los pone al tanto, en forma anticipada, sobre cualquier circunstancia poco usual que pueda afectar a todos. No hay nada de malo en informarles que tiene dificultades con una pierna y que no puede vadear ríos de mucha correntada, o que su problema radica en que no puede hacer lanzamientos largos. Al contrario, es su obligación informarles sobre estos detalles para que ellos puedan programar con mayor facilidad las salidas. Y, además, el Guía lo puede ayudar a mejorar ese lanzamiento. Normalmente, los buenos Guías son excelentes maestros, ya que conocen prácticamente todos los problemas de pesca imaginables. Aprovéchelos.

También es muy útil hacerles saber que tipo de pesca le gusta mas, si con mosca seca, con streamers o con ninfas. Si prefiere aguas calmas, correderas, o pozones profundos. Y es particularmente importante, si Ud. viaja con su familia y su hijo de diez años quiere pescar, o que Ud. quiere que él pesque, lo cual es totalmente diferente desde el punto de vista del Guía. Si quiere que el Guía se concentre en su hijo, hágaselo saber. Por otra parte, el Guía debe estar en conocimiento de cuántas personas va a haber en el grupo pescando, para ver la forma en que divide su tiempo entre todos. Con seguridad esto va a estar aclarado desde un principio ya que los Guías cobran por día y por persona guiada y Ud. le va a tener que pagar sus servicios en forma anticipada. Si Ud. piensa llevar a una persona que no pesca hágaselo saber, ya que esa persona que no pesca también necesita algún tipo de atención por parte del Guía como transporte en el mismo vehículo, comidas, alojamientos.

Cualquier tipo de problema debe ser notificado al Guía antes de salir: problemas con algunas comidas, con el sol, con el frío, la medicación a determinados horarios, problemas cardíacos o de cualquier otra índole.

Debería considerar, también, cualquier asunto particular que requiera de la experiencia del Guía, como por ejemplo, la fotografía. Muchos de los Guías son entusiastas fotógrafos y con mucho gusto le tomarán algunas fotos, a Ud. y a sus capturas, aunque no estén obligados a hacerlo. Su servicio no lo incluye y lo hacen como favor. No los responsabilice si alguna foto sale mal o, lo que es peor, no sale la foto de la trucha de su vida!

El transporte en las salidas a pescar está incluído en el servicio y si Ud. quiere ir en su propio vehículo está bien, pero no sepa que no se le reintegrará dinero alguno por el servicio que no utiliza. Además, seguramente, el vehículo del Guía estará preparado para el tipo de excursión que van a realizar y el suyo puede ser que no.

CUANDO PESQUE CON UN GUIA…

No le tenga miedo. Si a Ud. le falta experiencia o confianza en sí mismo o destreza no se preocupe, el Guía ya ha visto de todo y ha guiado a pescadores mucho peores que Ud. Lo único que él necesita es que Ud. le preste atención y que haga las cosas lo mejor que pueda. Está acostumbrado a acomodar su salida de pesca a las necesidades, fuerzas y limitaciones de las personas a quienes está guiando.

El Guía le va a ayudar con sus bolsos y cañas, a ponerse o quitarse el wader, le va a armar el equipo, le va a atar el líder y la mosca al tippet. Mientras tanto le va a ir explicando las caracterísitcas del río en el sector o pozón que van a pescar en ese momento. También lo va a ubicar a Ud. en el lugar correcto y se quedará a su lado acompañándolo con indicaciones durante sus primeros lanzamientos. Le va a sugerir dónde debe Ud. poner su mosca y que debe hacer para que esa mosca pesque. Si a Ud. le gusta su charla el, seguramente, se quedará a su lado. Pero si Ud. quiere pescar sin tanta compañía el Guía comprenderá y saldrá del agua manteniéndose en las inmediaciones y siempre atento a lo que Ud. hace, deslizando de vez cuando alguna sugerencia. Si Ud. es propenso a realizar “nudos de viento” él los notará en el mismo momento en que Ud. los hace y entrando en el agua, se lo desatará solícito, y, si es necesario, hasta le cambiará el tippet o el líder.

Por lo tanto, no trate a su Guía como un lacayo, no es un esclavo tampoco. Si es una buena persona es seguramente un profesional en el completo sentido de la palabra, que ha dedicado mucha parte de su vida en aprender el oficio del guiado y lo hace porque ama los ríos y la pesca con mosca. Por este mismo motivo, no es su trabajo impresionarlo a Ud. con sus habilidades en la pesca. Si es un buen Guía puede pescar muchas truchas pero no tiene la necesidad de demostrarlo. El quiere que Ud. las pesque. Si las cosas están saliendo bien invítelo a participar de la pesca.

Al comprar su Licencia de Pesca pida el Reglamento de la zona y estúdielo. Muchos pescadores, por no conocer el Reglamento, exigen a los Guías algo anti-reglamentario poniéndolo en un compromiso serio frente a las autoridades y la operación para la cual trabajan. Si el Guía se niega a proceder a contravenir el Reglamento no lo presione, no comprometa su trabajo ni su reputación. Lo único que logrará Ud. es crear una atmósfera poco cordial en el grupo.

Si es la primera vez que Ud. pesca en un área determinada y está nervioso o inseguro, tal vez sea conveniente pedirle al Guía que se aleje del lugar para dejarlo solo por un buen rato. Mucha gente se pone nerviosa al tener constantemente a su lado a alguien dándole indicaciones, aunque esa persona lo esté ayudando. Entonces, no lo dude, pídale un poco de privacidad hasta entrar en confianza con el lugar.

Si su Guía está pescando demasiado y no lo ayuda suficientemente, póngase “serio” y recuérdele que él es el Guía. Pero, considere también, que él debe pescar lo bastante como para localizar los peces, ver que están comiendo y ubicarlo a Ud. en el lugar correcto y con la mosca apropiada. Muchos de los Guías trabajan “tiempo completo” todos los días de la temporada y no tienen, muchas veces, tiempo para pescar “para ellos”. En algún momento del día, cuando paran a comer, descansar, tomar mate o para que Ud. se “alivie en los yuyos”, el Guía le va a pedir “probar su caña unos tiritos”. Autorícelo. Es mas, propóngaselo Ud. mismo así, de paso, Ud. puede observar “al profesional en acción” y aprender algunas cosas de él.

Los Guías no deben pescar mientras están a su servicio a menos que Ud. lo autorice. Si están autorizados por Ud. que lo hagan en su presencia, que no lo dejen abandonado a su suerte. De vez en cuando se puede encontrar con Guías poco eficientes, que pueden, o bien no saber comunicarse con Ud. o, simplemente, no conocer su oficio y ponerse a lavar la camioneta en lugar de ayudarlo a pescar. Pero gente como ésta no permanece eternamente en este trabajo y, además, ninguna operación o flyshop tomarán sus servicios o los recomendarán a sus clientes.

Si Ud. acostumbra a llevar un registro de sus capturas en cada salida de pesca, como recuerdo o para seguir una estadística, pese y mida Ud. mismo sus piezas o cerciórese que el Guía lo haga correctamente. Algunos Guías pesan las truchas con “el ojo” lo cual hace, muchas veces, que esa trucha vea aumentado su peso en función de la adrenalina que corrió en el momento de la captura o de la poca experiencia del pecador o de la “picardía” del Guía. Comprobará cuánto pesa realmente un kilo de pescado y verá que ocupa menos volumen de lo que se cree!

No se contrata los servicios de un Guía solamente para conocer los buenos lugares y volver luego en forma particular. Un buen Guía tiene mucho mas que eso para ofrecer, como lectura del agua, la elección de las moscas apropiadas, conocimiento íntimo del río y sus peculiares variaciones en el transcurrir de la temporada, y cientos de otros detalles mas. Lo que hay que aprender de él es, no tanto los buenos lugares y sus accesos, sino cómo pescar esas aguas en las condiciones en que se encuentran en esos momentos. Es un error pensar que si se contrata a un Guía por unos pocos días se aprenderá todo lo que se necesita saber sobre la pesca en esa área determinada y que nunca mas se requerirá de sus servicios. Probablemente su presupuesto le permite pescar unos pocos días y sus conocimientos sobre la pesca son suficientes como para aprovechar bien su estadía. Pero recuerde que el Guía ha estado pescando esa zona todos los días durante muchos años y conoce de memoria los lugares mas productivos, por ejemplo, cuando el río tiene un determinado nivel de agua, o en que lugar se puede pescar cuando el área ha sido afectada por una tormenta sorpresiva enturbiando las aguas de los ríos, y gran cantidad de detalles mas que solamente él conoce por su experiencia. Si Ud. tuviese la suerte de disponer de un Guía todos los días de una temporada completa tendría alguna idea de lo mucho que debe saber un Guía para hacer bien su trabajo.

La extensión del día de pesca no tiene un horario estricto pero también es un asunto a tener muy en cuenta con algunas reglas generales a considerar. En nuestra Patagonia y Tierra del Fuego los días son muy largos, dependiendo de la latitud y de la época en la temporada de pesca. En Tierra del Fuego, por ejemplo, hay noches que no se oscurecen completamente y podemos ver el horizonte suficientemente luminoso como para poder pescar. Hay clientes que a las seis de la tarde anuncian que “hoy, al atardecer, vamos a tener los mejores piques de la vida”. A todo ésto, el Guía lleva catorce horas trabajando, habiéndose levantado muy temprano para preparar el vehículo, el equipo, la vianda, las bebidas y demás menesteres. No hace falta tener mucha imaginación para adivinar la reacción del Guía al escuchar ese comentario.

Ahora, supongamos que Ud. ha pescado todo el día y no ha sacado nada, que los tábanos en el norte lo volvieron loco y el viento en el sur no le permitió realizar un lanzamiento como la gente en todo el día, que se empapó en tres tormentas que no estaban pronosticadas y que su almuerzo se lo comió algún zorro. Y de repente, en el momento en que está pensando en volver al hotel sale el sol, para el viento, desaparecen los tábanos y comienza una eclosión que hace saltar a todas las truchas juntas. Si en ese momento el Guía decide “levantar” todo y volver al hotel … es un “papanatas”, diría mi maestra de la primaria para elegir un calificativo suave. Pero supongamos, también, que Ud. ha estado pescando todo el día, que ha sacado algunas buenas truchas y que se ha divertido mucho, pero que se está haciendo tarde y que se está cansando y ve que su Guía también. Si en ese momento Ud. no decide dar por terminado el día de pesca, el “papanatas” pasa a ser Ud. Sea razonable.

Una flotada de un río es mas fácil de acotar ya que el Guía tiene dos puntos “fijos”, los lugares de entrada y salida del río y puede ir regulando la salida del mismo. El tipo de pesca de vadeo es algo mas complicado, no hay sirenas ni campanas indicando la finalización de la jornada. Por lo general una jornada de pesca de ocho o nueve horas es lo usual, tres o cuatro por la mañana y las restantes por la tarde. Las truchas no tienen horario de comidas y éste es imprevisible para nosotros los humanos. Aunque está ya instituída en la grey mosquera “la hora mágica”: justo antes de la salida del sol y justo después de la puesta del mismo. En algunos casos es cierto, se cumple, pero en muchos otros no. Si Ud. quiere pescar particularmente en esos horarios alguna vez, hágaselo saber a su Guía para que él pueda coordinar y planificar la pesca del día y permítale, además, un descanso al mediodía. De esta manera nadie queda exhausto.

Los ríos y los lagos son, a veces, lugares muy peligrosos. La mayoría de los operadores y Guías de Pesca tienen algunas reglas de seguridad muy estrictas para prevenir circunstancias que pongan en peligro la integridad física de sus clientes y Guías. Los mayores riesgos se corren cuando se ingieren bebidas llamadas “fuertes”. Si Ud. quiere tener unas cervezas en la conservadora arregle esto con su Guía antes de contratarlo. Generalmente las bebidas alcohólicas no están incluídas y se cobran extra. Una cerveza o dos es un refresco gratificante en un día caluroso, como así también, un poco de vino en el almuerzo. El exceso de bebida no solamente es peligroso para la salud, sino que puede ser el origen de una tragedia. Si Ud. ve que su Guía se excede en el consumo de bebidas alcohólicas hágaselo saber.

El almuerzo normal para un día de pesca consiste en algunos sandwiches, fruta, galletitas saladas, queso, galletitas dulces, chocolate, y otras comidas típicas para el evento, además de las bebidas como gaseosoas, agua mineral, te, café, mate. Si quiere algo mas o algo fuera de lo común deberá solicitarlo pero se le cobrará aparte. Algunos Guías se especializan en preparar comidas en el lugar de pesca, carnes asadas, guisos, sopas, etc. lo cual le quita tiempo al día de pesca, aunque puede ser, también, una actividad placentera y parte de esa salida de pesca. Un almuerzo de este tipo insume entre una o dos horas o mas si se considera alguna siesta.

RELACION CLIENTE-GUIA

Cuando tome los servicios de un Guía por algunos días trate de no consumirle todo su tiempo desayunando con él o invitándolo a cenar y a tomar unas copas hasta la madrugada. Si lo hace pensando que le va a poder sacar algunos “secretitos de pesca” se va a llevar una sorpresa, el se dará cuenta inmediatamente de ello y al día siguiente su “rendimiento” en el trabajo va a disminuir seguramente.

Si los dos tienen realmente ganas y quieren pasar mas tiempo juntos no hay ningún problema, pero respete su privacidad, él seguramente tiene una familia, amigos u otros asuntos que atender en ese lugar. La mejor actitud para adoptar es, como regla general, encontrarse únicamente para pescar y, eventualmente, invitarlo a cenar la última noche. Si Ud. le quiere imponer alguna actividad extra o se vuelve demasiado sumiso en su presencia, lo mas probable es que se cansen el uno del otro o que se rompa esa barrera que los proteje a los dos y que es la relación profesional Guía-Cliente. Mientras se mantenga esta relación, el Guía se verá obligado a hacer su trabajo de la mejor manera posible, de otra forma, algunas de sus responsabilidades se diluirían.

Tenga muy en cuenta, también, que el Guía hace este trabajo todos los días de la temporada y no durante una sola semana con Ud. con un descanso posterior a su visita y que, seguramente, le pueden no gustar las jornadas de 18 horas.

PROPINAS

Si ha recibido un buen servicio y está satisfecho con él se acostumbra, y es casi una obligación, darle una propina en efectivo al Guía y al staff del lodge u hotel donde haya parado Ud. Algunos pescadores le dan unas moscas, un libro o algún regalo por el estilo, que puede ser muy lindo pero que no llena el bolsillo del Guía. Para ello necesita del efectivo. Muchos de aquellos regalos, seguramente, los conservará como tesoros si Uds. tuvieron una buena relación, y le durarán mas tiempo que el dinero que le den. No se quiere con esto menospreciar los regalos. Pero no es un secreto que los Guías de pesca con mosca, especialmente aquellos que tienen esta actividad como primaria para su sustento y el de su familia, deben hacer malabares mientras esperan, durante el invierno, a que se abra nuevamente la temporada. Y una invitación a cenar o a unos tragos no reemplaza a una propina que debe ser, por lo general, de un 15% del valor de la excursión o servicio contratados. Obviamente, si Ud. ha tenido un día de pesca sobresaliente y el Guía ha hecho en su trabajo algo que iba mas allá de sus obligaciones, no dude en premiarlo extra si está dentro de sus posibilidades. Cuanto mas gente haga esto, mas Guías se preocuparán en hacer su trabajo de tal manera de hacerse acreedores a estas propinas extra. Es un muy buen incentivo y está en la naturaleza humana trabajar mas duro cuando se sabe que finalmente llega la recompensa por el esfuerzo. También es grande la decepción del Guía cuando ve que su esfuerzo extra no fue recompensado debidamente llevándolo, esto, a decaer paulatinamente en su rendimiento profesional.

GUIAS INDEPENDIENTES

He mencionado en forma general a los Guías que trabajan para los flyshops u otras operaciones de servicios de pesca deportiva, como propietarios de hosterías u operadores de Cotos de Pesca, y a los que trabajan en forma independiente. Los primeros son mayoría pero esto no significa que los independientes, siendo minoría, sean menos profesionales por el hecho que no los “avala” algún operador. Si Ud. por referencias llega a contratar los servicios de uno de ellos, seguramente, también va a tener éxito en sus salidas. Para muchos pescadores, especialmente para aquellos que no tienen acceso a información sobre estos Guías, la manera mas fácil de conseguir uno es recurriendo a un flyshop reconocido en la zona a la que quiere ir. Estas casas de pesca, si no tienen una operación propia montada como para venderle el servicio, seguramente está en contacto con todos los Guías cuentapropistas y los conoce personalmente y su forma de trabajar de tal manera que le puede sugerir el Guía que mejor se adapte a sus necesidades o requerimientos. No se confíe en encontrar por su cuenta y por referencias un Guía sobresaliente, aunque, casualmente, se podría dar que se vea derivado a uno de ellos por alguna casa de pesca. A nadie en el negocio de la pesca deportiva le interesa que a Ud. le vaya mal en su excursión y siempre le van a recomendar honestamente lo que, a su entender, es beneficioso para Ud.

Una de las mayores ventajas de los flyshop que tienen una operación de pesca montada o donde se reúnen la mayoría de los guías, es que, al final del día, tanto Guías como clientes, le comentan al encargado de la operación o del flyshop sus experiencias del día. Es el lugar apropiado para pedir información sobre los lugares de pesca, sobre lo que se está pescando, que equipos se está utilizando, que moscas están funcionando mejor, y otros detalles relacionados con el negocio. Ese flyshop, el que dispone de toda esa información, es el que tiene las mejores posibilidades de no equivocarse al recomendar algo. Un Guía que trabaja en forma independiente o que depende de la recomendación de una casa de pesca, realmente dispone de muy poca información sobre la pesca en toda la zona en general, ya que ningún responsable del flyshop le va a confiar datos que, unos días después, le pueden llegar a su competidor. La llave aquí es la lealtad: los Guías que se apegan a una casa determinada o aquellos que mantienen sus operaciones independientes, son los que tienen las mejores posibilidades de estar bien informados. Los que alternan su trabajo independiente con la dependencia de varios flyshop, puede ser que sean independientes solo porque nadie se quiere asociar a ellos.

Actualmente muchos Guías son contratados por los flyshop como independientes. Esto quiere decir que ellos son los que corren con todos los gastos de su negocio pero tienen acceso a la información recopilada por los otros Guías además de la posibilidad de ser contactados con los clientes del flyshop.

LAS TEMPORADAS SIGUIENTES

Una vez que Ud. se relacionó con un flyshop que le inspira confianza por haberle prestado el servicio que Ud. necesitaba, puede regresar en las siguientes temporadas y contratar el mismo Guía, para lo cual, el que esté a cargo del flyshop se preocupará para allanarle todos los caminos para que Ud. pesque, año tras año, con el Guía de su preferencia y se aloje en el hotel por Ud. elegido.

Muchas veces los clientes y los Guías mantienen una relación profesional y amistosa por muchos años, dentro y fuera de la temporada de pesca. Pescar con un Guía profesional puede ser una experiencia gratificante y memorable. Para un residente en la zona de pesca, aún para el que cree que conoce perfectamente el lugar y que cree saber pescarlo, puede ser toda una revelación. El Guía profesional pesca en mucha mas agua y reconoce muchas mas situaciones que el mas experto de todos los visitantes. Todo pescador debería, tal vez, tratar de pescar aunque sea una sola vez con un Guía, y, seguramente, no hay mejor manera que ésta para alguien que no conoce la zona o que tiene poco tiempo disponible, para aprovechar al máximo las posibilidades de pesca.

LEER MÁS

El Limay

Es un placer para mí el poder nuevamente comunicarme con ustedes a través del. Boletín Mosquero y compartir mis vivencias y experiencias, espero que lo descripto a continuación los ayude a obtener el beneficio que a mí me dio. En esta ocasión voy a escribir sobre el río Limay, ese gran río que a muchos intimida por su tamaño y a otros fascina por sus truchas.

Empezaremos con el tramo de río que va desde el puente de la ruta 237 hasta la confluencia con el río Traful. Es importante aclarar que sacando la boca, que merece un capitulo aparte (ver nota BM Invierno 1998 – Tito Barone), esta sección es la única totalmente natural y original del río que no se encuentra afectada por las benditas represas. La palabra “Limay” en lengua indígena significa “aguas cristalinas”, cualidad que todavía hoy y espero por mucho tiempo más conserve

Las distintas condiciones por las que pasa el río a lo largo de la temporada son un factor clave para decidir la estrategia a implementar. Por ello los analizaremos por separado. Durante los meses de apertura (noviembre y diciembre) el río se encuentra muy crecido y en ocasiones desbordado. Para muchos es una situación imposible de pesca, creo que esto es un error. Por más agua que haya siempre hay lugares donde pasar una mosca con éxito sobre todo en esa época donde encontramos gran cantidad de truchas en su mayoría Arco Iris recuperándose del desove. Hay que estar atentos para distinguir estos lugares porque es normal ver que mucha gente los pisa al entrar al agua creyendo siempre que, como el río esta crecido, hay que lanzar 30 metros al medio de la correntada. Segundo error. Pensemos en las truchas como seres vivos que necesitan un equilibrio entre lo que comen y el consumo de energías en encontrar ese alimento, por ende la ecuación es simple: pescar cerca de la costa, haciendo hincapié en los desbordes, canales o arroyos que se forman fuera del cauce principal, como islas, playones y pedreros que no estén afectados por la poderosa corriente de esa época. Esto en general se logra casteando desde fuera del agua o vadeando solo hasta las rodillas, en ese momento los Arco Iris están terminando su ciclo reproductivo y hay en el río gran cantidad de las llamadas camas de desove, que son el lugar elegido por los de peces para armar los nidos y depositar sus huevos. El saber la ubicación de éstas es por supuesto de gran utilidad, ya que en ellas se encuentra una gran concentración de truchas comiendo los huevos y alevinos arrastrados por la corriente. Consecuentemente las moscas más rendidoras para esa época son las imitaciones de pequeños peces, a mí en particular me gustan mucho la clásica Woolly Bugger, Royal Coachmann, Little Rainbow y Blonde.

Durante los meses de Enero y Febrero el agua comienza a descender y se marcan más las correderas y pozones, el río se torna mucho más accesible. Esta es una época de cambios constantes en su fisonomía. Hay que estar atentos ya que el ser los primeros en llegar a pescar en tal o cual lugar luego del agua alta es correr con ventaja, por otra parte la pesca se torna más delicada, secas y ninfas comienzan a dar excelentes resultados. Los peces se distribuyen de forma pareja a lo largo del río y si bien no hay gran concentración de truchas migratorias (del lago que entran al río para el desove), es perfectamente factible capturar las residentes o las de paso (estas ultimas son las que viven en el río por un corto lapso de tiempo para luego migrar nuevamente al lago). Para la captura de grandes ejemplares durante el verano, un detalle importante a tener en cuenta es pescar durante las primeras y ultimas horas, con poca luz. E stos momentos son claves sobre todo durante largos y calurosos días. Por supuesto que para divertirnos con equipos livianos no hay horarios tan estrictos y lo podemos hacer a lo largo de todo una jornada con solo ubicar las correderas con el nivel de agua ideal, para esto es posible pescar con líneas 4 o 5 y con ninfas tipo Stone, Montana, Prince, y Jabalì, dentro de las secas La Stimulator que levanta hasta los muertos, Royal Wulff, Humpy, Adams, Elk Caddis y Goddard Caddis, mis favoritas.

Queda para el final de este análisis lo que considero la frutilla de la torta: el cierre de temporada. Hay un viejo dicho barilochense que dice: ¨Cuando los Alamos están amarillos las marrones están en el río”. Esto a veces es así y otras no tanto. En años de agua normal, a partir del 15 de marzo, el río sufre la invasión de cardúmenes de marrones provenientes del Nahuel Huapi que comienzan a acomodarse para el desove invernal. Considero a esta época como mágica, con agua baja se marcan perfectamente todas las correderas sin ningún tipo de inconvenientes. Durante las madrugadas es normal escuchar los bramidos de los ciervos y bastante habitual verlos. Los colores del otoño tiñen los cerros de infinitos matices, el viento nos trata un poco mejor y como si todo esto fuera poco, está latente la posibilidad de sacar en cualquier momento la trucha de nuestra vida. Sin embargo esto no se da de casualidad y hay detalles bastante importantes a tener en cuenta. Es en esta época las truchas entran en cardúmenes y se ubican en puntos muy precisos, a tal punto que en una extensión de 10 kilómetros puede haber 3 buenos sitios. Las truchas no permanecen quietas y van cambiando de lugar y lo hacen todas juntas. Lo mejor para estar al tanto de la ubicación de los cardúmenes es tratar de estar la mayor cantidad de días posibles en el río y poder ver esos cambios, saber los movimientos y los posibles lugares de parada.

En lo que a equipos se refiere hay que adaptarlos a las nuevas condiciones del río, a diferencia de las arco iris al principio de temporada, las marrones por lo general se ubican en lugares alejados y a veces bastante profundos ya que la corriente en esa época no es demasiado fuerte. No nos olvidemos que a esta altura de la temporada el agua ya bajó unos cuantos metros con relación a Noviembre, con lo cual tenemos que usar líneas que nos permitan lograr tiros más largos y una derivada correcta de la mosca. Para mi no hay como un shooting de hundimiento IV armado con amnesia de 15 lbs en vez del clásico running o línea tipo Teeny. La ventaja del amnesia es que no solo se logra una mayor distancia sino que también se mejora la deriva de la mosca en plena corriente. El número de caña es algo muy personal y también depende de las condiciones de casteo de cada uno, sin embargo, en mi opinión, él número correcto puede estar entre 6 y 8. Un leader no demasiado largo 2,00 mts. es ideal con tippets 0x, 1x o 2x. Las moscas son algo distintas de las de principio de temporada ya que cuando estamos pescando las arco iris en noviembre están recuperándose del desove, tienen mucho apetito y en el ambiente hay una gran cantidad de huevos y alevinos que sirven de alimento. En cambio hacia el cierre de temporada las marrones todavía no desovaron y los hábitos alimenticios de los peces antes del desove son bastante extraños cuando no nulos, por eso hay que intentar irritarlas con moscas atractoras para que ataquen por territorialidad. Ante esta situación no encontré nada mejor que las moscas con patas de goma como la Leonis Barbarus, Rubber Legs Bugger o Bitch Creek en anzuelos numero 2,4 y 6.

Al escribir sobre el Limay no puedo dejar de mencionar y agradecer a ciertas personas que trabajan constantemente por el cuidado del río, en primer lugar a toda la gente de la estancia Fortín Chacabuco a Alstair Whewell, Ricki Aguirre y sobre todo a Gustavo¨Tati¨Taccini por el excelente trabajo que vienen haciendo desde hace 4 años controlando durante día y noche un importante tramo del río, así se redujo casi a cero el nivel de furtivismo, incrementando la pesca de manera asombrosa. Esperemos que esto sirva de ejemplo para los encargados de cuidar el recurso a nivel nacional. Afortunadamente tengo otros colegas que están comprometidos con el cuidado del ambiente como Guillermo Ricigliano, Diego Guglielmi, Oscar Baruzzi, Nacho y Tito Barone, Luciano Bacci, Juan Carlos y Javier Britos, muchachos muchas gracias y sigamos así.

Espero que este articulo los ayude a conocer mejor este río y así mejorar su efectividad. Para los que todavía nunca intentaron pescar estas aguas, ojalá esto los motive, mucha suerte y hasta la próxima.

OSCAR F DONO

LEER MÁS

Bonefish en Cuba

Dr. Javier Alurralde
Dr. Gregorio Dunayevich

En esta comunicación nos proponemos compartir con los lectores nuestro viaje de pesca al sur de Cuba, donde se encuentra el archipiélago llamado “Jardines de la Reina”.
Apuntamos específicamente a señalar aspectos técnicos generales de la pesca del Bonefish.

Llegar a Los Jardines de la Reina requiere varios tramos de recorrido, lo cual implica además, tiempo complementario, no solo por el tiempo específico que requiere cada tramo, sino por los lapsos necesarios para empalmar esos tramos. Para cinco días netos de pesca en este lugar, hay que contar con nueve días disponibles para realizar el viaje; en otras palabras, dos dias anteriores y dos días posteriores. El primer tramo es un viaje directo a La Havana, luego un vuelo hasta Cayo Coco, luego un tramo de cien kilómetros por tierra hasta el puerto de Júcaro, y, por fin, un viaje de cinco horas en barco hasta los Jardines. Como concepto general al evaluar un destino de pesca del Bonefish ( o de cualquier otro pez ) recalcamos la importancia de este factor, además del encarecimiento del viaje.

En cuanto a la temporada es de destacar que el Bonefish es un pez residente, al igual que el Baby Tarpon, por lo cual se lo puede encontrar y pescar todo el año. Hay que excluir los meses de Septiembre y Octubre pues corresponden a la época de huracanes, en toda la zona del Caribe. Los meses de Abril, Mayo y Junio puede que sean los mejores, porque es cuando existe menos viento, si bien están caracterizados por la presencia de lluvias pasajeras durante las horas de la tarde.

La pesca del Bonefish y la del Tarpon son exclusivamente visuales en la zona de aguas claras.(En Costa Rica, donde el agua no es clara, puede obtenerse Tarpon sin necesidad de verlo previamente,ubicando,por ejemplo, puntos estratégicos del Río Colorado, u, orientándose por los pájaros en el mar.) Existe una diferencia grande entre el Bonefish y el Tarpon en cuanto a la relación entre su visibilidad y su captura. Al Bonefish lo podremos capturar 90% del tiempo que esté “tailing” y el 10% del tiempo que esté simplemente nadando. Si está “tailing”, es decir si está “coleando”, está inclinado hacia abajo, hurgando en el fondo para encontrar comida, mientras saca su aleta caudal (y a veces también la dorsal) fuera de la superficie del agua. En estas condiciones está comiendo y es más factible su captura. Si, en cambio, lo encontramos simplemente nadando, será poco probable que tome nuestra mosca. (A esta situación la llaman “cruising Bonefish”.) En cambio para el Tarpon el panorama es diferente. El Tarpon puede estar “rolando”, “bañando” o “jugando”, es decir realizando apariciones similares al Delfín y sin embargo NO estar comiendo. (La temporada del año´94 en Sarasota fué lamentablemente memorable, cuando vimos cientos de Tarpones gigantes ignorar nuestras moscas durante siete días seguidos, a pesar de un tiempo sin viento espectacular, mientras saltaban y se “divertían” alrededor nuestro.) Para que el Tarpon esté comiendo lo tenemos que encontrar con una actitud que ellos llaman “happy fish”, que consiste en una búsqueda de alimento más o menos errática, en donde suele cambiar de dirección y profundidad. Estas reflexiones nos indican que es importantísimo poder ver bien a los peces. No se trata de algo que se consiga espontáneamente, lleva su tiempo y es muy bueno recibir ayuda para conseguirlo. Al Bonefish y al Permit los vamos a buscar con la “espiga afuera del agua”, pero también los vamos a encontrar formando estelas, borbollones, sombras, etc. Al Tarpon lo vamos a encontrar rolando, poniendo el agua “nerviosa”, como manchas en la superficie semejando pasto o reflejo de nubes, o escondidos en el fondo.

El tamaño promedio de los Bonefish de los Jardines oscila alrededor de las tres o cuatro libras. ( libra = 0,45 kilogramo ) El mas grande que obtuvimos pesó cinco libras y el record de la zona es once libras. ( El record de Bonefish con mosca es 15,5 libras, obtenido en Islamorada, y el record en general es de 19 libras,en aguas africanas.) El tamaño promedio de los Baby Tarpon del lugar está alrededor de las 20 libras y no obtuvimos ninguno. El tamaño de los Permit también está en ese peso y tampoco obtuvimos ninguno. (Por lo menos de Tarpon tuvimos piques, en cambio a los Permit ni los vimos).

Un tema a considerar es la vadeabilidad de los flats. La mayor parte de la pesca en esta zona se realiza desde la embarcación ya que en muchas partes no existe un fondo firme donde caminar. De esta forma, el pescador tiene que considerar no sólo que va a estar pescando parado en la proa de un bote, sino que va a pescar la mitad del tiempo, al alternar el lugar con un compañero ya que no pueden castear ambos simultáneamente. En ese sentido, a veces conviene pagar un poco más ( en este caso $ 500 ) y tener un guía y una embarcación para cada pescador. Si tenemos en cuenta éste último punto, posiblemente convenga más elegir un destino de pesca con mayores extensiones de flats vadeables; así no tenemos que insumir tiempo en largos trayectos para trasladarnos en una embarcación y tenemos el 100% del tiempo para que cada uno pesque. El tema del tipo de fondo también va a incidir en las moscas que usaremos. Los fondos blandos y con plantas requerirán moscas con protección antienganche.

Las personas con piel muy sensible al sol deberán protejerse adecuadamente. Pantalones largos, camisas de manga larga y cremas con pantalla resultan imprescindibles. No olvidar que el dorso de las manos está expuesto permanentemente. El sombrero deberá cubrir todo el perímetro de la cabeza y no sólo la frente. Los anteojos polarizados deberán contar con protecciones laterales. La incidencia del sol no se produce solamente en forma directa, sino también por el reflejo del agua. Es posible encontrar pescadores que optan por colocarse una máscara como las que usan los ladrones, antes de ponerse los anteojos y el sombrero. Esta máscara se fabrica con un tubo de tela, cerrado en un extremo, al que se le practican dos agujeros para los ojos y uno para la boca.

¿Cuales son las diferencias entre un equipo de mosca para agua dulce y uno para agua salada? Comencemos por las líneas. No es el tema de la sal, sino el de la temperatura el que juega un papel. Las líneas llamadas “Saltwater” no están preparadas para la sal sino para aguas cálidas. (En agua salada fría se pesca con líneas convencionales y no con “Saltwater”.) Necesitamos estas líneas; de lo contrario las líneas convencionales se ablandan mucho y se traban en los pasahilos. En cambio, las líneas “Saltwater”, por su dureza, parecen “de alambre” cuando las usamos con aguas frías. Estas líneas son floating o intermediate, las primeras vienen en color arena o coral y las segundas son las famosas transparentes. Para el Bonefish conviene la floating y para Tarpon la intermediate. Las líneas de mar son rugosas, hacen ruido cuando deslizan por los pasahilos, esto no debe inquietarnos porque no resultan más abrasivas que las líneas convencionales; inclusive nos arriesgaríamos a decir que son MENOS abrasivas. Estas protuberancias corresponden a la estructura del tejido interior de la línea, que, al mismo tiempo, funcionan como “patines”.

El reel debe tener un freno suave y firme para soportar corridas largas, y una buena capacidad; un Bonefish saca fácilmente 50 o 100 metros de backing en la primer corrida, un Tarpón saca 300 metros de backing si en ese tiempo el guía atina a poner en marcha el motor…si no, saca más y corta. Si bien en Los Jardines los Tarpon son “baby”, suelen aparecer las “mother” de los “baby” que promedian las 100 libras. Como es de suponer, debe tener una buena protección para agua salada, y debe ser lavado con agua dulce luego de cada jornada de pesca. Al concluir la excursión recomendamos lavar el reel, la línea y el backing con agua tibia. Para esta última operación es imprescindible extraer toda la carga del reel, a fin de permitir una eliminación completa de la sal.

Al Bonefish se lo puede pescar con equipos que van del 6 al 10. También es un tema el de las cañas “Saltwater”. ¿Qué es una caña de mosca “Saltwater”? Es una caña con un “butt” más potente que una caña convencional, en donde se tiene más en cuenta los vientos y las moscas más grandes que suelen preponderar en el mar. En los Jardines es conveniente usar una caña para línea 8 o 9, por las situaciones promedio con las que nos encontramos. ( En Bahamas, sin nada de viento y con Bonefish de 2 a 3 libras se puede pescar con caña 5. En los Cayos de la Florida con viento y Bonefish grandes, de mas de 8 ó 9 libras,necesitamos un equipo 10.) Para el Tarpon y el Permit necesitamos un equipo número 10. Recomendamos llevar una línea de repuesto para el Bonefish, para el caso de que alguna corrida nos pele la línea en los corales.

Las moscas que usamos para el Bonefish representan fundamentalmente camarones (Shrimp) o cangrejos (Crab). Suelen estar lastradas para alcanzar mas fácilmente el fondo. Para los Jardines recomendamos la Chico Fernandez Special, también denominada Bonefish Special y también los cangrejos de antrón en color beige. Los tamaños de los anzuelos van del 2 al 6, y , como siempre para mar, son de acero inoxidable o cadmeado. Para Tarpon necesitamos moscas con buena protección antifouling, atadas en anzuelos 1/0 a 2/0, que representen además de camarones y cangrejos, pequeños peces. Para el Permit hacen falta moscas que asemejen cangrejos atadas en anzuelos 1/0.

Hemos dejado para el final el tema más delicado,que es el tema de los líderes. Todos los peces de mar son fácilmente espantables, por lo que recomendamos agudizar las precauciones que puedan prevenirnos de este problema. Son fundamentales los lanzamientos largos y de gran precisión. Especialmente recomendamos utilizar líderes lo más largos posibles para el Bonefish. Cuando no hay viento, Lefty Kreh recomienda líderes de 16 pies!!! En una situación típica un lider de 10 pies será suficiente. De cualquier manera, todos los cuidados que tengamos en una presentación que no produzca espantadas, son fundamentales. El Bonefish no necesita shock tippet, por no tener una boca abrasiva, un tippet de 10 a 13 libras cumplirá la función. El Tarpón y el Permit sí necesitan shock tippet; en ese caso recomendamos 80 libras para el Tarpón y 40 libras para el Permit.

LEER MÁS

La Matona

Síntesis de un streamer de alas de pluma

En la medida que el atador principiante va evolucionando en su aprendizaje, se siente más atraído por moscas cuya suma de pasos las hacen más complicadas. Y es lógico, pues para él el espectro se va ampliando y materiales que antes le eran imposibles de dominar ahora le parecen extremadamente sencillos. Si su curiosidad va más allá, además de atar moscas de uso común, comienza a experimentar nuevas técnicas, innovando y creando sus propios diseños con un sinnúmero de variantes que lo van enriqueciendo.
Esta es una constante en el crecimiento de todos aquel que se apasiona con este arte.
Entonces va dejando de atar y utilizar las moscas más simples que en los primeros viajes de pesca eran su caballito de batalla y le daban muchas satisfacciones, como la Wooly Worm o la Big Hole Demon.
Dentro de esas recetas simples y actualmente poco difundidas, está la Matona.
Pepe Navas, uno de los primeros atadores comerciales de nuestro país, fue su creador hace muchas décadas. Para que Uds. Tengan una idea, tengo una publicación sobre la pesca en el Nahuel Huapi editada en el año 1949 donde se la menciona. En la actualidad, es poco conocida por las nuevas generaciones de atadores pero muy recordada por viejos pescadores.
En los 80 la Asociación Argentina de Pesca con Mosca organizó una mesa redonda presidida por José Evaristo (Bebe) Anchorena, Jorge Donovan y Charles Ratziwill, en las instalaciones del Club de Pescadores de la costanera norte. La audiencia preguntaba sobre temas diversos y escuchaba atentamente la opinión de cada uno de ellos. Cuando se les pidió que nombraran una mosca favorita, luego de las mencionadas por Jorge y el Bebe, Radziwill contestó: “la Matona de Navas”.
Vamos entonces a reflotar este efectivo streamer, mediante la descripción de los dos únicos pasos que hacen falta para construirlo.

. . . . .

RECETA
Anzuelo: Mustad 9671 o similar en tamaños del 4 al 8
Hilo: 6/0 rojo
Ala: Dos plumas de saddle de gallo bataraz teñido de amarillo.
Hackle: Una pluma de saddle de gallo del mismo color, atada en collar.

. . . . .


Obtenga las dos plumas de idénticas medidas, únalas simétricamente con sus lados mas coloridos hacia fuera y preséntelas sobre el anzuelo para definir el tamaño del ala. Esta deberá ser de un largo aproximado a dos veces la pata del anzuelo.

. . . . .


Corte las dos plumas del largo deseado y átelas por sus bases a 2 mm del ojo del anzuelo de manera que queden totalmente verticales, es decir que, viendo la mosca desde arriba, el ala debería verse como dos manos en posición de rezo.

. . . . .

Ate una pluma del mismo tipo y color por su base junto al ojo del anzuelo y enrósquela en collar orientando sus fibras hacia atrás. Conforme la cabeza, corte el hilo y cemente.

. . . . .

La silueta de esta mosca es muy atractiva. El uso de tan solo dos plumas le otorga transparencia y la asimila a los alevinos de trucha los cuales, en esta etapa, tienen grandes manchas en su cuerpo. Además, si Ud. lo desea, puede atarla en cualquier otro color.
Lo curioso es que este diseño carece de cuerpo y la cabeza está pintada con esmalte rojo. Ud. puede prescindir de este paso atándola con hilo de ese color.
Algunos opinan que las truchas, de tanto ver o picar en determinadas moscas, “aprenden” o “tienen memoria” y por lo tanto algunos modelos ya no las atraen tanto. Si creyéramos esta teoría la Matona habría caído en desuso por haber sido una de las más utilizadas en nuestros ríos y lagos del sur.
Es entonces un buen momento para volver a probarla ya que en nuestras aguas, hoy en día, hay muchas generaciones de truchas que nunca la han visto.

GLOSARIO
Saddle: Plumas del lomo de los gallos y gallinas.
Bataraz (grizzly): Plumaje barrado en blanco y negro.

PRECIOS ESTIMADOS POR MATERIAL
Anzuelos: desde $ 14.- la caja de 100
Hilo 6/0: desde $ 2.-
Saddle bataraz teñido: desde $ 28.-

COMERCIOS CONSULTADOS
Buenos Aires Orvis Shop
Maipú 995 Capital
Tel. 4312-6532

Buenos Aires Anglers
Marcelo T. de Alvear 624
Piso 8º Dto. 76 Capital
Tel. 4313-1865

The Irresistible Fly Shop
Miller 2478 Capital
Tel. 4544-5690

LEER MÁS

Concurso abierto de atado de moscas 2001

La AAPM anuncia la apertura de su Concurso Anual de Atado de Moscas, el cual está abierto a todos los aficionados al atado de moscas de nuestro país, sean o no socios de nuestra institución.

Reglamentación

Categorías:
Se establecen las categorías de aficionado y profesional.
Deben considerarse profesionales a aquellas personas que aten moscas comercialmente, hagan o no de ello su profesión habitual.
Los aficionados que así lo deseen pueden participar en la categoría profesional, pero no pueden hacerlo en ambas.

Envío de las moscas:
Cada participante entregará personalmente en nuestra sede o enviará por correo la o las moscas que desea presentar (una sola por cada modelo), cuidando de hacerlo de tal manera que las mismas no sufran deterioro (se sugiere el uso de una caja con algún pedacito de corcho o espuma pegada en su fondo, a efectos de poder clavar el anzuelo de la mosca evitando que la misma quede mal apoyada y por tanto se doble).
Deberá entregar, además, una ficha de inscripción (que se incluye en este Boletín) completando todos los datos requeridos.

Moscas anuladas:
El jurado podrá excluir a las moscas que, por no respetar el modelo o cualquier otro motivo no puedan ser comparadas con las demás en términos de competencia.

Catalogación de las moscas presentadas:
De cada categoría y modelo, el jurado, que estará compuesto por instructores de la A.A.P.M, seleccionará como ganadoras a la primera, segunda y tercera mejor mosca presentada de cada modelo en cada categoría.

Puestos desiertos:
El jurado podrá declarar desierto cualquier puesto donde las moscas presentadas hayan sido anuladas, o ante la ausencia total de recepción de moscas de alguno de los modelos a presentar.

Destino de las moscas recibidas:
Las moscas presentadas pasarán a ser propiedad de la A.A.P.M. y serán utilizadas para recaudar fondos con fines de conservación.

Premios para la categoría “aficionados”:
Primer premio: Una morsa de fabricación nacional marca “Vercellini”.
Segundo premio: Un cuadro con todos los modelos de moscas que conforman este concurso (donado por Mario Capovía).
Tercer premio: El libro “Tying Dry Flies” de Randall Kaufmann sobre técnicas de atado (donado por The Irresistible Fly Shop).

A efectos de incentivar la participación de nuevos atadores, estos premios serán distribuidos a los concursantes de la categoría “aficionado”, entre los tres primeros que acumulen más puntaje.
Los puntos otorgados serán los siguientes:
– Por cada mosca presentada: 1 punto.
Por cada modelo de mosca:
– Primera mención: 3 puntos.
– Segunda mención: 2 puntos
– Tercera mención: 1 punto
Es decir que, cuantas más moscas presenten, más posibilidades tienen. Además, a todos aquellos que hayan obtenido menciones, se les entregará un diploma como constancia de su participación.

Premios para la categoría “Profesional”:
Constará de un diploma el que contendrá el total de menciones que a cada uno se les haya otorgado.

Fecha límite de presentación de las moscas:
Se fija como fecha tope para la recepción el 11 de octubre.

Resultado del concurso:
Luego del cierre de recepción y de la evaluación, se dispondrá de una fecha dónde tendrá lugar en nuestra sede una reunión en la que se expondrán todas las moscas presentadas y en la que el jurado anunciará los ganadores, haciendo un análisis detallado de los méritos de las moscas recibidas. Este resultado será además publicado en nuestro Boletín Mosquero.

Recetas de las moscas a presentar:

Secas:
Brown Fluttering Caddis
Anzuelo: Mustad 94840 o similar Nº 12
Cuerpo: Dubbing marrón
Ala: Fibras de pluma de gallo marrón.
Hackle: Marrón

Royal Trude
Anzuelo Mustad 94840 o similar Nº 12
Cola: Fibras de pluma de cogote de faisán dorado.
Cuerpo: Tres segmentos de iguales medidas de: Fibras de pavo real, floss, y nuevamente fibras de pavo real.
Ala: Pelo de cola o cuerpo de ternero blanco.
Hackle: Marrón

Ninfas:
Kaufmann Stonefly
Anzuelo: Mustad 9672 o similar Nº 6 (curvarlo levemente)
Cola: Biots de ganso negros.
Abdomen: Dubbing negro
(preferentemente de pelos gruesos, tipo angora goat)
Ribbing: Swanundaze negro mediano
Wingcase: Cola de pavo doméstico en tres segmentos cortados en “V”
Tórax y cabeza: Del mismo dubbing que el abdomen.
Antenas: Biots de ganso negro.

A. P. Black
Anzuelo: Mustad 3906B o similar Nº 12.
Cola: Moose negro.
Abdomen: Dubbing negro.
Ribbing: Alambre de cobre fino.
Wingcase: Moose negro.
Tórax: Dubbing negro.
Patas: Moose negro (puntas).

Streamers:
Fuzzy Wuzzy
Anzuelo: Mustad 79580 o similar.
Cola: Pelo de cola de ternero negra.
Cuerpo: Floss rojo en tres segmentos cónicos.
Collares: Pluma de cogote de gallo negro
(uno por cada segmento del cuerpo).

Black Ghost
Anzuelo: Mustad 3665A o similar.
Cola: Fibras de pluma de gallo amarillas.
Cuerpo: Floss negro en forma cónica.
Ribbing: Tinsel chato plateado.
Ala: Cuatro plumas de hackle de gallo blancas.
Garganta: Fibras de pluma de gallo amarillas.
Ojos: Jungle cock (opcional).

Mosca libre:
Una mosca de la propia invención del atador o no, sea cual fuere.
Es esta categoría se evaluarán los mismos objetivos que en las otras, como prolijidad, proporciones, utilización correcta de los materiales, etc. pero principalmente la novedad, la inventiva y la originalidad. Todos los materiales a libre elección del participante.
Los esperamos.

LEER MÁS

Sembrando para el futuro desde Viedma

Luego de casi 5 años de golpear puertas en todos los despachos oficiales que hay en la Capital de Río Negro y, merced al apoyo original brindado por el Gobernador de la Provincia y el Director del Departamento Provincial de Aguas, a los que luego se el suma la AIC (Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas) y la Dirección de Pesca de la Provincia de Río Negro (organismo que hace más de dos años no tiene Director de Pesca Continental pero igualmente apoyó y se involucró en este proyecto), el 16 de Noviembre del 2000 hemos logrado sembrar nuestras primeras 50.000 truchas arcoiris en el cauce inferior del Río Negro.

Conforme lo previsto (al menos por nosotros) las truchas se han adaptado a estas aguas de manera más que prometedora, logrando en estos casi 4 meses, triplicar el tamaño de sus hermanas que permanecieron en la piscicultura de Piedra el Aguila. Este establecimiento se puso nuevamente en marcha luego de años de abandono y gracias a este proyecto.

La piscicultura recibió algo más de 2.000.000 de ovas de la trampa del arroyo Ñireco, en San Carlos de Bariloche, las cuales se desarrollaron celosamente custodiadas por técnicos del CEAN (Centro de Ecología Aplicada del Neuquén) y personal de la misma (Laura San Martin y Luciano Pocock). Ellos, habitantes de Viedma, también compenetrados desde el inicio cuando elaboramos nuestras primeras ideas para el desarrollo de esta región de la mano del Río Negro y las truchas, intentando convertirnos (con muchas posibilidades de éxito) en uno de los mejores pesqueros de truchas Steelhead y Sea Brown Run Trout en un futuro no muy lejano.

Como en los casos de otros ríos argentinos con truchas anádromas (Tierra del Fuego, Gallegos, Santa Cruz) muchas son las teorías que se manejan respecto del porque las truchas que encuentran vías al mar, invariablemente salen y entran a sus estuarios de origen. No nos referimos en este caso a los salmónidos que remontan ríos para realizar su desove anual, nos referimos a entradas y salidas periódicas, incluso dentro de un mismo día. La teoría más escuchada y fácil de ensayar es decir que lo hacen en busca de alimento. Nosotros creemos que el motivo no es exactamente la necesidad alimentaria, sino un desconocido patrón genético que hace que este tipo de salmónidos tenga necesidad de componentes salinos que existen en el mar. Según algunas de las muy pocas observaciones hechas en cercanías del Río Grande las truchas no salen a más de 25 o 30 km. de la desembocadura del río. A su vez, esta particularidad de salir al mar y volver al agua dulce (llamada anadromía) dispara en el pez un agregado que no tienen sus hermanas continentales: una voracidad y vitalidad sin par. Esto hace que el violento pique y la intensa lucha, las convierta en el sueño (y desvelo) de más de un pescador, no solo por su gran tamaño, sino también por las dificultades que puede ofrecer durante la pelea, en un río de entre 200 y 400 metros de anchura como el Río Negro.
Creemos que en un futuro no muy lejano, hablarán de nuestras truchas no solo los pescadores, también nuestros técnicos y biólogos podrán nutrirse de respuestas o nuevos campos de investigación. Será la primera vez que, desde sus orígenes, tengamos datos concretos de la evolución de una especie sembrada en ríos de estas características.

Hoy podemos afirmar que el pez de nuestros sueños piscatorios: la trucha, es un recurso nada despreciable y en el cual están depositadas nuestras esperanzadas e ilusionadas posibilidades de una mejor calidad de vida para todos los que a orillas del Río Negro vivimos, lentamente, pero lo vamos entendiendo.

Esperamos que los funcionarios a los cuales les toca la responsabilidad de cuidar del rercurso y preservarlo para el futuro, lo hagan un poco más veloz que hasta ahora, ya que a nuestra mesa le faltan tres importantes patas: LEGISLACIÓN, CONTROL Y EDUCACIÓN, y aún están tan verdes… Hoy las truchas que ya nadan en nuestro río pero sólo pueden defenderse con sus aletas, estando a merced de depredadores naturales, no tan dañinos como su máximo e impune depredador: el hombre.

A pesar que en reglamento de Pesca Deportiva Continental Patagónica nuestro río ya está inserto, no existe un solo guardafaunas o guardapesca en cientos de kilómetros por lo que es campo propicio para cuanta depredación se intente llevar a cabo, como hemos verificado que viene sucediendo con el pejerrey, por ejemplo.
Los días 7, 8 y 9 de marzo venideros, con la presencia de Mel Krieger y Rhea Topping a quienes convocamos esperanzados de que su mensaje en nuestra comunidad sea tomado en cuenta, sembraremos otras 150.000 truchitas (de un total de 1.500.000 que esperamos soltar antes de fin de otoño) con nuestros chicos de escuelas locales. Aprovechamos esta oportunidad que nos da el Boletín Mosquero para agradecer infinitamente a Mel y a Rhea por su desinteresada colaboración, destacando que el costeo de los gastos de traslado de Mel y su comitiva son a su cargo exclusivamente. Otro gran gesto que demuestra el gran cariño de Mel por la Patagonia Argentina.

Esperamos poder seguir dando buenas nuevas a los amantes de la pesca con mosca y la Patagonia y, en no muy largo plazo, poder invitarlos a pescar a Viedma, futura: “Capital Nacional de las Estilges Criollas”.

Yayo San Martín
Presidente
Asociación de Pesca con Mosca de Río Negro.

LEER MÁS

Noticias y servicios

CERTIFICACIÓN DE INSTRUCTORES AAPM – Mel Krieger

Tenemos el agrado de anunciar que el día 28 de abril de 2001 a las 9:00 hs. tendrá lugar una Certificación de Instructores de Lanzamiento en la sede de Lerma 452 y en el Circuito KDT (último lugar a confirmar el día del examen teórico).
Recordamos que este evento es parte del programa de Certificación de Instructores del cual Mel Krieger nombrara a nuestra institución administradora para la República Argentina. La Certificación está abierta a todos los interesados en ser instructores de lanzamiento, socios y no socios de la AAPM. La misma consta de un examen teórico escrito, consistente en contestar a un cuestionario de respuestas alternativas (”multiplel choice”); y un examen práctico de suficiencia en el lanzamiento y capacidad didáctica. El examen estará a cargo del Comité de Instructores del programa. Quienes lo aprueben obtendrán un certificado que los avala como instructores y un patch distintivo. La nómina de los nuevos instructores será publicada en nuestro Boletín Mosquero y en nuestra página web.

La certificación tiene un derecho de inscripción de $50.- Quienes no aprueben en primera instancia, pueden volver a presentarse en otra certificación por el término de 1 año sin pagar nuevo derecho. Los interesados podrán encontrar el programa del examen práctico en nuestra página de internet www.aapm.org.ar. para que puedan ir practicando.
El contenido del examen escrito será conocido en el momento del examen. Para un mejor desarrollo de la certificación hemos establecido un cupo de 20 aspirantes, por lo que la inscripción se cerrará al llegar a ese número. El pago del derecho de inscripción puede hacerse personalmente o con cheque o giro a la orden de: Asociación Argentina de Pesca con Mosca. Agradeceremos inscribirse con anticipación debido a que las vacantes son limitadas.

. . . . .

LA AAPM EN TIERRA DEL FUEGO

Entre los días 7 y 10 de diciembre de 2000, en la ciudad de Río Grande, Provincia de Tierra del Fuego se realizó la “XVII Fiesta Nacional de la Trucha” con la asistencia de una cantidad importante de pescadores de todo el país. Representando a nuestra Asociación estuvo presente el Señor Carlos Lauritsen, quien llevó una nota expresando nuestro apoyo institucional a la fiesta, nuestro deseo que la Provincia de Tierra del Fuego se incorpore al Convenio de la Comisión Consultiva de Pesca Continental Patagónica y un obsequio para las autoridades organizadoras, donado por él mismo. Felicitamos a los organizadores por el éxito alcanzado y agradecemos a Carlos Lauritsen por su representación.

. . . . .

AGRADECIMIENTOS

Inauguramos esta sección para expresar el agradecimiento que siente la Asociación a todos los que han colaborado con su tiempo, dinero o bienes. Entre los muchos que lo han hecho, nombraremos a Esteban Etchepare y Gerardo Grau por su donación para el sorteo de fin de temporada, a Leandro Sanban por encargarse del bar, a Carlos Lauritsen por habernos representado en la Fiesta de la Trucha organizada en Tierra del Fuego, a Bronislao Mech y Nicolás Cafaro por su colaboración en la re programación de los cursos de casting, a Daniel Vals, Irresistible Fly Shop, Duran Fly Shop, Edgardo Fernández, El Muelle, El Paraná Fly Shop, por sus donaciones para el cocktel de fin de año, a Oscar Cialé por el arreglo del techo de la sede, y a Jorge Calandra, Javier Alurralde, Mario Pinto y Alejandro Kohner por donar libros para nuestra creciente biblioteca. A todos ellos y a los muchos más que anónimamente ponen su tiempo y esfuerzo a disposición de la Asociación les decimos: ¡Muchas Gracias!

. . . . .

CENA DE FIN DE TEMPORADA

Como es tradición, el jueves 3 de mayo de 2001 realizaremos la “Cena de Fin de Temporada” en el Círculo de Criadores de Caballos Pura Sangre (Quintana 191). Seguramente, gracias a la colaboración de anunciantes y amigos, realizaremos, sobre el final de la cena, el habitual sorteo de premios.
Los invitamos a socios y amigos a participar de este encuentro de camaradería, esperando continuar con la importante asistencia de nuestras esposas.

. . . . .

RE LANZAMIENTO de www.aapm.org.ar

Hemos modernizado el esquema de navegación de nuestra página web, al tiempo que hemos completado su contenido con material nuevo. Los invitamos a visitar el sitio y a participar de la charla “Internet y Pesca con Mosca” a realizarse el 19 de abril de 2001 con la participación de Héctor Gugliermo
y Horacio Galván, a los que agradecemos el trabajo realizado en la renovación de la página.

. . . . .

NUEVOS SOCIOS

Nuestra Asociación le da la bienvenida a los socios que se han incorporado en el trimestre:

Daniel Antonio Burman
Francisco Mariani
Alberto E, Cabaut
Ricardo Serenelli

. . . . .

MERCADO DEL USADO

VENDO : Caña de pescar Scott – modelo SAS 907 ( 9″ – LINE 7 ) c/ funda rígida
Reel Pfluger Medalist – Mod :1594 RcRim control
Teléfono : 02323 – 471713
Preguntar por Yanny o dejar mensaje

. . . . .

CENA CON MEL KRIEGER

El día sábado 31 de Marzo de 2001 a las 2lhs. tendrá lugar en nuestra sede una “Cena a Beneficio” con la participación de nuestro socio honorario Mel Krieger. El producido de la misma será donado a la Fundación Mel Krieger para colaborar con la realización de un video educativo que Mel está preparando para los niños de Argentina. Mel acompañará la cena con una charla dónde abundarán sus experiencias en nuestra Patagonia.
Invitamos a todos los que tengan ganas de encontrarse con el Maestro y colaborar con su tarea educativa, a concurrir con sus familias. También serán bienvenidos amigos de otras asociaciones y no socios. Sobre el final se realizará el sorteo de los premios gentilmente donados por nuestros anunciantes y asociados. La cena tendrá un costo de $15.- y se estima su comienzo a las 20.30 horas. Agradeceremos confirmar su presencia por mail o telefónicamente a la Asociación.

LEER MÁS

Correo del Lector

Provincia de Corrientes Diciembre 2000

A veces no se necesita mucho olfato para oler las cosas; sino observamos al Yaguareté que carece mucho de el, y siendo el más fuerte de nuestros felinos supo sobrevivir por poseer tres importantes cualidades: Memoria, razonamiento y prevención. Si todos nosotros copiásemos un poquito de él, nuestros recursos piscatorios estarían mejor.
Se acercan las fiestas y otro fin de año se aproxima, nos sensibilizamos, pero muchos estamos horrorizados pensando en el nuevo año, con memos peces, los ríos pelados,.. donde está, donde quedó nuestra inteligencia..? en un inodoro…? en vez de agrandamos, nos estamos achicando.
Llevo décadas pescando con devolución. Hayal Dorado lo tengo que ir a buscar cada vez más lejos, será que e! año que viene lo tenga que ir a pescar en mis memorias..? Que vivos somos los Argentinos, terminamos con el Yaguareté y ahora con el Tigre del río.
Para aquellos que cuidan el recurso:
Felices Fiestas, para los otros también porque nuestros peces nunca nos discriminaron.

Un abrazo y hasta el próximo año.
Mario Battiston, 40 años pescando Dorados

. . . . .

El Boletín Mosquero de la AAPM es la más antigua publicación especializada en la pesca con mosca de nuestro país, y es recibido no sólo por los asociados sino por todas las instituciones que congregan a los pescadores con mosca, y por gran cantidad de aficionados que no son miembros de nuestra institución, para todos los cuales las opiniones publicadas en él son una importante referencia. Sólo atendiendo a lo anterior deseo contestar parcialmente a la nota del Sr. J .Calandra, con la que discrepo, haciendo especial mención de la particular consideración y respeto que tengo por el autor. Recuerdo con agrado sus viejas charlas y artículos en el BM.
No es verdad, como afirma Calandra, que la AAPM haya tenido una actitud adversa al concepto general de la flotada o deriva como método de aproximación a los peces para intentar su pesca. Este tema nunca tuvo tratamiento formal por parte de la CD (la integré entre 1990 y 2000 y puedo afirmarlo) y obviamente tampoco ésta tomó ninguna resolución contraria a este método, cada vez más empleado por los pescadores.
Tampoco ningún asociado (u otra persona ajena a la AAPM) planteó alguna vez que la flotada supusiera alguna ventaja abusiva que la hiciera éticamente cuestionable. Otros métodos que importan alguna ayuda para el pescador y que han tenido creciente difusión como el empleo de belly-boats con patas de rana, las embarcaciones a motor en los lagos, el uso de waders aislantes térmica mente para el vadeo profundo, la utilización de anteojos polarizados para mejor ver los peces o la contratación de un guía profesional tampoco han sido nunca motivo de objeción formal dentro de nuestra Asociación, desde el punto de vista de la ética del pescador y de los objetivos planteados en el estatuto.
Si la AAPM hubiera tenido alguna vez la opinión que Calandra le atribuye, seguramente no habría aceptado publicar notas recomendando las flotadas en el Boletín Mosquero, o programado charlas acerca del tema en nuestras reuniones de los jueves en nuestra sede, como tampoco habría propuesto una flotada como premio principal en los sorteos que se han realizado en las cenas de principio y fin de temporada de los últimos años; baste para comprobarlo leer la pág. 44 del mismo BM en que se publica la carta de Calandra, en la que se hace referencia al sorteo de una flotada en el Caleufu.
En otro párrafo y refiriéndose ahora a los accesos de pesca, Calandra propone que nuestra Asociación intente iniciar un diálogo institucional con los dueños de los campos ribereños.
Me cuidaría de seguir este consejo. No solo implicaría defectos en la representatividad (¿a quién representaría la AAPM en este diálogo: a todos los pescadores?, a todos los pescadores con mosca?, a los pescadores con mosca socios de la AAPM?, a todos los socios?) sino que supondría aceptar tomar parte en una negociación desde una posición de insalvable debilidad inicial.
Lo que es más importante, es contrario a lo que ha sido una política de la AAPM por muchos años: reconocer que para lograr resultados aceptables y sostenibles en el tiempo la negociación de la cuestión de los accesos (en la cual por otra parte la AAPM hace mucho se ha pronunciado en favor de la apertura de nuevos y reapertura de los que fueron cerrados) debe ser conducida por las autoridades políticas provinciales, y ante ellas nuestra Asociación debe plantear sus demandas, y así lo ha venido haciendo cada vez que ha tenido oportunidad. Podría Calandra ejercitar su ingenuidad y lirismo en estimular a los propietarios ribereños que conoce para que consientan en acordar con la autoridad provincial un equitativo régimen de accesos, a lo que sistemáticamente se han opuesto por años.
Dice además Calandra que como vamos no nos está yendo bien, y nuevamente debo discrepar: en Neuquén ya no ha habido más cierres y se han repuesto algunos accesos, se ha mejorado la señalización en general y las actuales autoridades han incluido la cuestión de los accesos de pesca en el anteproyecto de la próxima Ley de Fauna provincial. Estos avances pueden atribuírse no solo a la acción de la AAPM y otras asociaciones sino también a la convicción y el buen criterio de las propias autoridades provinciales.
Aclarado lo que me ha parecido importante para evitar confusiones a quienes estén menos informados, no me extenderé hacia otras apreciaciones del Sr. Calandra por no creer que ello sea en este momento un aporte que contribuya a crear consenso en la AAPM, y porque no está en mi ánimo iniciar o participar de polémicas inconsecuentes.
Atentamente, Fernando J. Uhía
Socio Nr. 513

Estimado Fernando,
Creemos que su carta de lectores es un claro ejemplo de que el tema en cuestión no tiene una unívoca orientación dentro del cuerpo social. Por ello creemos que la idea expuesta en el Boletín Mosquero anterior (a raíz de la nota de Jorge Calandra) es la más sensata para seguir orientados y creciendo en tomo a los muchos temas que nos convocan y sobre los que existe unánime consenso.
Compartimos su inquietud respecto de no incentivar polémicas incosecuentes, por ello hemos publicado ambas cartas a los efectos de dejar plasmadas ambas posiciones.
Cordialmente. Comisión Directiva

DESCARGAR