bnp paribas cryptocurrency top cryptocurrency 2016 cryptocurrency prices uk neo kryptowährung chart dot crypto price

Editorial Roll Cast 4

Catch&release 

Si bien la temporada terminó un par de meses atrás, no he tenido oportunidad de comentar algunos hechos salientes de la misma.
A pesar de opiniones varias (algunas francamente negativas) considero que el catch&release ha resultado todo un éxito. La demostración está a la vista con la recuperación de los ríos Traful y Malleo; no tanto del Meliquina, aunque sin duda está mejorando.
Lo más notable de la temporada ha sido la poquísima agua en los ríos y la falta casi total de nieve. El volcán Lanín se veía casi totalmente desprovisto de nieve, fenómeno más que inusual. Como todas las temporadas, hubo quien volvió muy contento con la buena pesca y de los que se quejaron amargamente por lo mal que les fue.
La enorme mayoría ha aceptado y adoptado el catch&release como un hecho natural.
Todavía se matan truchas. Normalmente las permitidas por el reglamento, lo que no corresponde criticar, aunque quiero llamar la atención de esos que lo hacen para que relean el artículo del Dr. Carlos Salinas del número anterior o, si quieren informarse a fondo, acudan al libro “LA VIRTUD DEL EGOISMO” de Ayn Rand.
Merece un párrafo lo que se está publicando en revistas del ramo. Se dicen conservacionistas; pero no tienen ningún prejuicio en publicar fotografías de aficionados y profesionales, exhibiendo cadáveres de truchas, con lo cual no fomentan el conservacionimo. Sólo exaltan el ego, mal vicio para un verdadero pescador con mosca.
Desde ya, no todos se comportaron como indica la ley. Tenemos serias denuncias, tratadas tanto en la C.D. de la Asociación, como en la Mesa Directiva de la Federación.
Desgraciadamente, nada podemos hacer por falta de pruebas contundentes. Insistimos: no sólo hay que cumplir con el reglamento, hay que forzar además su cumplimiento. Es materialmente imposible vigilar todo; más con la falta de recursos. Pero la sanción moral que les cabe y que estamos obligados a aplicar, debe de servir a todos los que trasgreden como seria advertencia. Cuando hablamos de sanción moral, nos referimos a que se debe señalar los delitos sin fijarse en la persona que los comete.
El simple hecho de violar la reglamentación los nivela a todos. Se sabe que hay tránsfugas que no respetan nada; pero aquel que por debilidad mata lo que no debe, se coloca a la misma altura del sinvergüenza que lo hace adrede. El hotelero que facilita su helad era para guardar los despojos del delito, se convierte en cómplice culposo de la falta. El compañero que por falsa solidaridad no denuncia la acción penada por el reglamento, comete el delito de omisión y encubrimiento. El guardafauna que no cumple estrictamente su obligación, no sólo defrauda a su repartición.
Debe de ser exonerado. Ningún atenuante le cabe al funcionario que viola a sabiendas su misión.
Ningún socio de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca debe violar los reglamentos y su obligación como asociado es velar por su fiel cumplimiento.
Ahora sí podemos afirmar que nuestra asociación está en marcha. Nuestros objetivos se están cumpliendo. Hay mucho camino a recorrer todavía; pero la fe es mucha y el optimismo, mayor.

JORGE C. DONOVAN