frank elstner kryptowährung krypto x diese 3 kryptowährungen explodieren in 2019 best ico crypto bat kryptowährung kurs cryptocurrency uk other cryptocurrencies

Editorial 44

La unión entre asociaciones de pesca con mosca 

Especie amenazada

Quienes hayan tenido la oportunidad de pescaruna tararira coincidirán en que se trata de un pez de altísimo nivel deportivo, comparable con los peces más famosos del mundo. Su predisposición a tomar artificiales con violencia sin igual, tanto en superficie como a media agua, sumada a la lucha intensa que brinda la ponen, con derecho y honores, en el podio de nuestros peces deportivos nacionales. No es casual la intensa pasión que genera en sus numerosos seguidores, quienes con los primeros calores primaverales salen del letargo invernal. Un pez cuyo manejo racional podría generar movimiento económico para comunidades enteras y diversión para muchos pescadores, hoy se encuentra en otro podio: el de las especies menos protegidas de nuestro país.
Para tener una medida estimada de la gravedad de la pérdida, mencionemos que en Estados Unidos encontramos un pez cuya pesca es similar a la tararira llamado bass. En efecto, muchas de las moscas y señuelos que empleamos para ésta fueron originalmente diseñados para su pesca. Tan importante es esta especie que existen varios millones de pescadores de bass y su pesca representa directa o indirectamente, varios miles de millones de dólares de ingresos, genuinos y sustentables para la sociedad. Como es de suponer, semejante recurso es cuidado a través de un control efectivo basado en una regulación estricta, tendiendo a su protección total. Por ilustrar con un dato, los concursos de pesca de esta especie se ganan con peces vivos, cada pescador tiene un “live well” (compartimentoestanco dentro del bote) dónde cada pez capturado se conserva vivo en un espacio con agua y bien oxigenado hasta llegara la zona de conteo. Por cada pez que no sobrevive se sufren fuertes penalidades. Cuántas precauciones para cuidar un pez que, según quienes lo han pescado, es menos atractivo que la tararira. Intentando trazar un paralelo, veamos cómo tratamos nosotros a la tararira.

Nuestra provincia de Buenos,Aires es una tierra yerma, devastada por la pesca comercial y furtíva. Hace unos años existían pesqueros con cantidad y calidad de tarariras en casi todas las lagunas bonaerenses. Haciendo memoria, no sin dolor, recordamos las encadenadas de Chascomús dónde se concretaban jornadas de pesca con innumerables capturas promediando los 3 kilos. Así de buena era la pesca en estas lagunas distantes solamente 100 kilómetros de la Capital. El mismo nivel de pesca era compartido por muchas lagunas de la provincia. Quien empiece a pescar en este siglo, no notará el proceso sistemático de degradación de los ambientes mencionados. Quienes vivimos esa época dorada no nos olvidamos. Para dar otra referencia de la riqueza de la zona, recordemos que en esa misma época se botaban más de 3.000 botes por día en la búsqueda del famoso y abundante pejerrey de la laguna de Chascomús, otrora “Capital del Pejerrey”. Eran épocas en los que gran parte de la comunidad podía subsistir a través de actividades relacionadas con la pesca deportiva. Hoy día se ve apenas un puñado de botes en la laguna y pocos pueden vivir de la pesca deportiva y apenas le quedó el nombre de “Ciudad”. Sucesivas temporadas de manejo inadecuado, egoísta y ambicioso del recurso pesquero por parte de las autoridades provinciales y municipales, nos han conducido a la situación calamitosa que hoy tenemos. Años de distraer los controles por negligencia o por conveniencia comercial individual, mientras lagunas enteras eran saqueadas por la pesca comercial furtiva. No caben dudas que se trató de una política de desmanejo intencional, extractiva y de corto plazo que derivó en una utilización injusta del recurso económico ictícola, en pos de unos pocos. Fueron muchos años de encontrar miles y miles de metros de trasmayos filtrando la riqueza del agua pública. Por supuesto las demás lagunas, ríos y arroyos de. la provincia no han tenido mejor suelte. Las góndolas de supermercados repletas de pequeñas tarariras (junto con dorados, pejerreyes de laguna y otras especies deportivas) son fieles testigos del vaciamiento sistemático de los ambientes acuáticos bonaerenses.  ¿Quién o quiénes se han beneficiado con esto? Unos pocos pícaros que matando la gallina de los huevos de oro han privado a comunidades enteras de acceder a una fuente de trabajo e ingresos sustentable, y nos han privado a nosotros, los pescadores, de seguir disfrutando de una pesca fantástica.
En este contexto, desde la Asociación Argentina de Pesca con Mosca, en el marco de la unión de Asociaciones de Buenos Aires, hemos impulsado una lucha que parece quijotesca: “obtener una reglamentación protectiva de la tararira” y un control efectivo en la provincia de Buenos Aires. Así de utópico parecía, hace más de quince años, reglamentar la pesca de salmónidos en la Patagonia y hoy ya disfrutamos de sus beneficios.
En el marco de esta campaña de. defensa de la tararira, creemos que es importante comprometer a toda la comunidad de pescadores, mosqueros y no mosqueros. Por ello generamos un canal de comunicación para recibir sus denuncias, recomendaciones y propuestas a nuestra dirección de correo electrónico: aapm@aapm.org.ar.

Muchos se habrán sorprendido al ver una tararira en la tapa de este Boletín. Es hora de que la tararira empiece a tener dlugar que se merece entre los pescadores, autoridades y comunidad en general. Este es el primer paso, el futuro depende de nuestro trabajo conjunto.

La Comisión Directiva