Trampa de peces en San Martín de los Andes

CONSERVACION

Por Alejandro del Valle
(Jefe del Centro de Ecología Aplicada del Neuquén)

Hokkaido es la isla más norteña de las cuatro principales del Japón. Esta isla es además una provincia japonesa y en ella, precisamente en el río Chitose, funciona una trampa para peces tipo molino utilizada desde hace casi un siglo para atrapar los salmones que ascienden anualmente desde el mar para reproducirse. Estos peces son desovados y fecundados en forma artificial y después de incubados los huevos en centros de piscicultura, los pequeños salmones son liberados en el río. Después de uno o dos años de vida en agua dulce los juveniles migran al mar, desde donde retornarán después de algunos años al mismo ambiente que fueron liberados. Dentro del programa de incremento de la población de salmones, con este método se ha logrado aumentar en forma muy significativa las capturas en el mar y el número que retorna para reproducirse es cada vez mayor.

Con diferentes objetivos de uso de las poblaciones de peces, pero con las mismas metas de incrementarlas y garantizar su perpetuación, se está realizando el proyecto de instalación similar a la de Chitose en el arroyo Pocahullo en la ciudad de San Martín de los Andes. La instalación y operación de la trampa será la culminación de un viejo anhelo de la comunidad de esta ciudad y de los pescadores que practican la pesca deportiva en el lago Lácar.

En el mes de junio del corriente año se firmó un convenio entre la Municipalidad de San Martín de los Andes, la Subsecretaría de Producción Agraria de la Provincia del Neuquén y la Asociación Argentina de Pesca con Mosca, con el objeto de llevar a cabo la construcción y operación de la trampa para peces tipo molino cuyo diseño fue solicitado a la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), la que desde hace muchos años está cooperando técnicamente en estos temas con el Centro de Ecología Aplicada del Neuquén (CEAM).

Las truchas que ascienden por el arroyo Pocahullo son pescadas ilegalmente en casi su totalidad durante todo el año. Puesto que es un ambiente principal para toda la cuenca, esta extracción furtiva ha provocado que la pesca en el Lácar sea progresivamente más escasa y de menor calidad. El control de esta pesca ilegal es muy difícil debido a las características urbanas por donde pasa el curso de agua, ya que para un trabajo efectivo sería necesario un gran número de agentes de control en forma constante durante el día y la noche.

El día 23 de agosto, gracias a la intervención de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón y al importante y rapidísimo apoyo del gobierno de la provincia de Hokkaido, llegó a San Martín de los Andes un especialista en estas estructuras, el Ing. Minoru Furuya, con la misión de realizar, junto con personal de la Municipalidad y del CEAN , las observaciones y mediciones necesarias para confeccionar el diseño de la trampa. Se estima que el proyecto definitivo estará concluído en unos tres meses.

¿COMO ES UNA TRAMPA TIPO MOLINO?

La trampa que se instalará en el arroyo Pocahullo posee una estructura giratoria impulsada por la fuerza del agua y se mueve en forma similar a como lo hace la rueda de un molino hidráulico. Un sistema de canastos metálicos ubicados en la rueda captura a los peces que ascienden por el curso de agua tratando de llegar a sus áreas de desove y los introduce en forma automática en un estanque que se localiza al lado de la trampa.

Esta estructura giratoria se ubicará en un canal que deriva del arroyo. Los peces que ascienden están obligados a penetrar en este canal ya que se bloquea su paso por el curso principal y se los dirige hacia la trampa mediante un sistema de rejas que se coloca transversalmente en el arroyo.

RESPONSABILIDADES EN EL PROYECTO

El proyecto tiene un gran valor también desde el punto de vista de los participantes y de quiénes avalan su realización. Además de los firmantes del convenio, la Intendencia del Parque Nacional Lanín ha dado su aval al proyecto dentro del marco de la Comisión Costanera de San Martín de los Andes. Por lo tanto, con diferentes grados de responsabilidad, están involucradas en este proyecto entidades oficiales de nivel municipal, provincial, nacional e internacional, en forma con junta con el sector privado representado en este caso por una institución de pesca deportiva.

En el convenio firmado, la Municipalidad de San Martín de los Andes ha adquirido el compromiso de asignar las tierras necesarias, suministrar los materiales de construcción, construir las obras civiles y asignar el personal de operación de la trampa. También tendra a su cargo la conexión y costo de los servicios públicos, los servicios administrativos y de seguridad, el mantenimiento de la trampa y de la calidad del agua del arroyo.

La Subsecretaría de Producción Agraria de la Provincia del Neuquén tendrá a su cargo la confección del anteproyecto y los planos de
las instalaciones mecánicas de la trampa con la cooperación técnica de JICA y del gobierno de Hokkaido.

También ejercerá la dirección técnica de la trampa una vez que se encuentre operando, la incubación, alevinaje y siembra de los productos obtenidos, el procesamiento de datos y la elaboración de los informes técnicos. Estas acciones serán llevadas a cabo por el Centro de Ecología Aplicada del Neuquén (CEAN), dependencia de la mencionada Subsecretaría con asiento en Junín de los Andes.

La Asociación Argentina de Pesca con Mosca (AAPM) ha alentado desde hace mucho tiempo la construcción de una trampa para peces en el Pocahullo y ha colaborado en forma directa con la construcción de otras trampas para peces en ambientes patagónicos. En este convenio la AAPM ha adquirido el compromiso de proveer los materiales para las instalaciones mecánicas de la trampa y costeará su armado. Tambien procurará el aporte de los materiales de construcción que sea conveniente adquirir en otras plazas.

DESTINO DE LOS PECES OBTENIDOS

Los reproductores que sean atrapados serán devueltos vivos al lago Lácar despues de realizarse su desove artificial; además de los huevos que se obtengan, con esta acción se salvarán los peces adultos que en la actualidad son extraídos ilegalmente.

Los huevos se llevarán al Centro de Piscicultura del CEAN donde serán incubados. Después de transcurrido el alevinaje, los juveniles se sembrarán en el mismo arroyo Pocahullo y otros tributarios del lago Lácar. Los eventuales excedentes de producción se utilizarán para sembrar otros ambientes acuáticos cercanos a San Martín de los Andes.

En todos los casos se respetará el objetivo final del proyecto, es decir, mejorar la calidad de la pesca deportiva de salmónidos. Se estima que en tan sólo tres años de operación de la trampa ya se obtendrán resultados positivos apreciables en las poblaciones de peces y en la calidad de la pesca en el lago Lácar.

OBJETIVOS PARALELOS DE LA TRAMPA

Si bien la trampa del arroyo Pocahullo tiene como objetivo principal el mejoramiento de la pesca deportiva, como acciones colaterales de gran importancia también permitirá realizar una acción educativa acerca de la vida de los salmónidos y posibilitará crear una conciencia generalizada sobre la necesidad de proteger y preservar a este valiosísimo recurso recreativo y económico. Además, la trampa será un importante atractivo turístico para la ciudad ya que el proyecto contemplará la instalación de facilidades para la observación del accionar de la misma y del ascenso de las truchas a traves de cristales ubicados en el canal derivador. En conjunto, se trata de crear un complejo armónico de instalaciones que funcionen adecuadamente a fin de alcanzar todos los objetivos planteados.

Uno no puede entrar al mismo río dos veces, pues nuevas aguas fluyen constantemente.
Heráclito

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *