Presentacion – Fouling

Por Gregorio Dunayevich

Una aproximación al tema del enroscado sobre sí mismos que tiende a producirse en los streamers “largos” durante el cast

La palabra que titula esta nota se puede traducir Como (*):
1) ensuciarse; corromperse,
2) atascarse; atorarse,
3) enredarse (sogas, cuerdas),
4) cubrirse con una incrustación (fondo de un barco),
5) chocar (embarcaciones),
6 cometer una falta, hacer una jugada vedada (deportes).
Nosotros conocemos la palabra “foul” por la jugada prohibida de agredir físicamente en un partido de fútbol.
Quizá alguna vez nos hayan intrigado esos streamers que aparecen montados en la mayoría de nuestros lanzamientos. Nos preguntamos si el aire o el agua los retuerce o atornilla, si tienen una hélice oculta, o si algún extraño demonio se está burlando de nosotros.

Cual podría ser otra explicación? Veamos lo que sucede con la posición de la mosca durante el cast. En la figura 1 observamos que al desenvolverse el loop, el anzuelo es llevado a realizar un giro de 180° sobre un eje horizonta1 y perpendicular a la dirección de lanzamiento.
Pero también comprobamos que al finalizar de desenrollarse el loop el anzuelo quedaría invertido, por lo cual debe también realizar un giro de 180° alrededor de un eje paralelo a sí mismo, respondiendo a la acción del campo gravitatorio terrestre. (Figura 2)

El resultado de este doble giro combinado no puede entonces ser otro que una tendencia a que la cola del streamer se ensortije (según la denominación utilizada por los atadores españoles; referencia aportada por Julio Gilardi) como aparece en el esquema de la figura 3.

Salvo que los peces se encuentren desfallecientes de hambre o violentamente agraviados por la invasión territorial, difícilmente tomen el artificial en estas condiciones. Este problema lo habían percibido, por ejemplo, algunos de los que conforman el grupo de pioneros de la pesca del dorado con mosca en nuestro país como Gilberto Schiavone y Mario Capovía.

La aparición del muy adecuado mylar plateado planteaba entonces ya esta temática pues sus hebras son delgadas, largas y blandas, características que nos exponen al fouling.
Lo hemos padecido también los que nos aventuramos en la pesca del tarpón.

Sucede que la técnica en loS flats es localizar un cardumen, tomar referencia de su dirección y desplazarse velozmente con la embarcación para interceptar su recorrido en el mayor silenCio. Cuando el cardumen pasa cerca nuestro, lo hace a tal velocidad que a lo sumo podemos hacer 2 o 3 casts antes de volver a tener otra oportunidad de verlos, que será con suerte. ..al día siguiente. Otro agravante para el fouling es el lanzamiento a gran velocidad porque las fuertes aceleraciones distorsionan más fácilmente a los componentes de la mosca.
Veamos ahora algunas formas posibles, sino de eliminar, por lo menos disminuir la probabilidad de que este problema se ponga de manifiesto, en cuanto al atado de la mosca se refiere.

a) Atar la mosca bien atrás, sobre el comienzo de la curva del anzuelo.
Este es el recurso mayormente adoptado por los pescadores de tarpón en el área de Florida y sus cayos. De esta manera el doble giro que realiza el material de la cola de la mosca, tiende a pasar por detrás de la curva del anzuelo. (Figura 4).

Otro recurso para aumentar aún más esta estrategias no apoyar directamente las plumas sobre el metal del anzuelo, sino sobre una base pequeña de chenille, previamente posicionada, de tal forma de I) proveer ángulo a las plumas (hacia arriba); y 2) dar mayor separación entre la cola de la mosca y la curva del anzuelo. (Figura 5)

Pero surge con esta alternativa un conflicto de intereses. Si estamos buscando tarpón, podremos utilizar probablemente este tipo de mosca para más de un pique pues este pez no posee dientes propiamente dichos, además de tomar completamente el alimento dentro de sus fauces. Si por el contrario buscamos un pez como el dorado, de dentadura filosa y prominente, y que no intenta solamente tragar sino también cortar, la mosca atada de esta manera sufrirá un rápido deterioro según indican Mario Capovía y Carlos Ingrassia. Aconsejan, por el contrario, y con más énfasis si nos encontramos con dorados de pequeño porte, atar la mosca lo más adelante posible para evitar su rápido deterioro. (Figura 6)

b) Aumentarla dureza del material hasta que supera la altura del anzuelo.
Esto típicamente se logra con epoxy como en la mosca Surf Candy de Bob Popovics. (Figura 7).

Una idea equivalente sería elegir plumas que tuvieran el raquis de mayor rigidez. Pero entonces no debemos olvidar, que la pluma más dura necesitará más presión de agua para tomar acción.

c) Construir un collar que limite el movimiento de la cola.
Este es el inteligente y al mismo tiempo sencillo invento de Lefty Kreh en su fam~sa Deceiver. Esta mosca consiste básicamente en una cola de plumas y en un collar de pelo de ciervo que sobrepasa la curva del anzuelo. (Figura 8)
El collar puede realizarse en un material sintético como el “ultra hair” si lo que se busca es un elemento más resistente y que se hunda más rápido.
Volviendo al “Deceiver” con collar de ciervo, es muy importante destacar que Carlos Ingrassia, guía de dorados de la ciudad de Rosario, ha realizado una variante con notables éxitos. El nombre que le asignó a este modelo es Andino, recordando el lugar donde la utilizó por vez primera. No sólo tiene las ventajas de que previene el fouling por el collar y de que evita la rápida destrucción porque se puede atar adelante. Al poseer una pequeña cabeza muddler produce el ruido necesario para irritar a los dorados y es lo suficientemente chica como para poder lanzarse a grandes distancias. (Figura 9). La eficacia del Andino para el Salminus Maxillosus ha sido corroborada por el guía Carlos Scheller de la ciudad de Goya, Corrientes, quien también lo adoptó entre los más confiables.

d) Elaborar una base que sirva de apoyo o sostén para la cola.
Vamos a dar un solo ejemplo pero sabemos que pueden existir otros igualmente efectivos. Stewart Apte, más conocido como Stu Apte, de Florida, U.S.A. ha diseñado no solo las primeras moscas de tarpón cuyas plumas se atan atrás, sino también la Apte Too cuya cola está confeccionada con piel de conejo. En este caso, ata primeramente un loop de monofilamento que funciona como una prolongación del cuerpo del anzuelo en donde la cola descansa. (Figura 10).
El tema del fouling está aquí presentado a la espera de ulteriores desarrollos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *