Pesca y devolución

MEJOR DENTRO DEL AGUA

Un estudio efectuado por R.A.Ferguson y B.L. Tufts, de Queen’s University, en Ontario, Canadá, demostró que la tasa de mortalidad de las truchas que han quedado exhaustas aumenta notablemente si son luego expuestas al aire. Este fenómeno parece ser causado por el colapsamiento de las delicadas lame llae de las agallas, que impide el adecuado intercambio de gases. Es decir que los peces se asfixian.

La experiencia se realizó sobre ejemplares de arco iris, y ha evidenciado que los peces exhaustos expuestos al aire durante sesenta segundos inicialmente parecen retomar a la normalidad, pero en su mayoría murieron entre cuatro y doce horas después. En efecto, sólo el 28% de las truchas exhaustas expuestas al aire durante 60 segundos sobrevivieron después de doce horas, comparado con un 88% de supervivencia de truchas exhaustas que no fueron expuestas al aire.

La tasa de supervivencia está directamente relacionada con el tiempo de exposición al aire, ya que para una exposición de 30 segundos es de 63%.

Este estudio nos lleva a recomendar la devolución de las truchas bajo el agua, evitando lo más posible sacarlas de su medio, y en caso de absoluta necesidad, limitar la exposición al aire a lo mínimo indispensable.

El motivo más común de extracción de las truchas del agua es para sacarles el anzuelo, lo que a menudo es algo trabajoso. Para facilitar la operación no dudamos en recomendar el uso de anzuelos sin rebaba.

La otra contribución importante para la supervivencia de las truchas liberadas es no agotarlas. Ello es perfectamente posible si utilizamos tipetts lo más resistentes posibles en relación con el tamaño de la mosca. Entre muchos pescadores existe el concepto que los tipetts más finos son más deportivos. Tal vez permitan demostrar la habilidad en traer un pez, y en ese sentido sean “deportivos”, al darle la chance al pescado de cortar la línea, pero si vamos a devolver nuestra presa, nos parece que es más deportivo darle al pescado la chance de sobrevivir al no quedar exhausto.

Así que ahora la consigna es no sacar los peces del agua y evitar agotarlos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *