Materiales naturales para cuerpos de moscas

Julio C Gilardi

GUIA DE MATERIALES PARA EL ATADO DE MOSCAS
PARTE VI

Se completa con la presente entrega la Guía de Materiales para el Atado de Moscas

Dubbings naturales: toda piel para dubbing tiene dos tipos de pelos: un subpelo (pelusa, felpa o en inglés underfur) y un pelo de guarda (de cobertura o en inglés guard hair: pelos que le dan el color del manto o capa del animal). La condición necesaria para que una piel sirva para dubbing es que posea una buena cantidad de subpelo, que es el que permite que el material pueda fijarse al hilo; si quisiéramos aplicar al hilo sólo pelos de guarda, notaríamos inmediatamente que es imposible ya que los mismos se caerían. De acuerdo a la mayor o menor abundancia de estos pelos en un material en particular, el mismo tendrá ¡un destino diferente: los dubbings para ninfas, sobre todo para las más grandes (imitaciones de stoneflies, por ejemplo) deben tener una buena cantidad de pelos de guarda, que silVen para simular patas, agallas y otras estructuras; los destinados a moscas secas, en cambio, deben ser de subpelo solamente, ya que de esta forma permiten obtener cuerpos netos y compactos. Cuando se preparan estos materiales, la que se hace es mezclar el subpelo con los pelos de guarda en los dubbings para ninfas (y moscas húmedas en general), y usar sólo el subpelo en los destinados a secas. A fin de facilitar esta tarea, se seleccionan para dubbings de secas a aquellas pieles que tienen pocos “guard hairs”, como el visón (mink) o la nutria criolla; y, para dubbings de ninfas, a las que abundan en ellos, como el conejo, liebre, comadreja, zorrino, zorro, etcétera.

Es de notar, últimamente, una tendencia hacia los subpelos más gruesos y rigidos en la selección de dubbings para ninfas, como los que se obtienen de las pieles de jabalí, mapache y coatí; la razón de esta preferencia por parte de los atadores avezados radica en que los pelos más duros se mantienen separados del cuerpo cuando la ninfa está en el agua, lo que la hace más atractiva, a diferencia de los dubbings comunes que se pegan al cuerpo del artificial y de esta forma la ninfa pierde en parte su silueta. El precio que debe pagarse, al momento de atar una mosca con un dubbing de estas caracteñsticas, es una mayor dificultad técnica ya que los pelos tienden a caerse del hilo cuando uno trata de fijarlos a él; la solución consiste en utilizar un hilo más encerado y recurrir, en caso necesario, a la técnica del lazo,

Para terminar con este importante apartado conviene aclarar un par de cosas: la primera hace a la terminología empleada (el argot del atado de moscas) y se refiere al término “dubbing”. Esta palabra define tanto al material que se usa como a la técnica para aplicarlo, y también al resultado final. Así, suele decirse y escucharse: “dubbing de conejo”, “técnica de dubbing” y “torax de dubbing”.
El segundo comentario es respecto a los dubbings que se comercializan como material de atado: son, desde ya, los mismos citados anteriormente, pero cabe la aclaración de que, en muchos casos, estos materiales don dubbings mezclados, es decir un “blend” de fibras naturales y artificiales.

Estas mezclas, y lo que es más común, las de pieles naturales entre sí, pueden hacerse fácil y entretenidamente en casa, utilizando para ello un molinillo de café eléctrico. Este resulta también útil para mezclar los pelos de guarda y subpelo de una misma piel en la proporción más adecuada a cada caso.

Quills: se llaman quill bodies a aquellos cuerpos (de moscas secas, ahogadas clásicas y ninfas) confeccionados con fibras naturales tomadas de:
a) el raquis de un hackle (backle quill),
b) una fibra de una pluma de la cola del pavo real, previamente pelada (ver más adelante) (peacock quill),
o c) un puñado de fibras provenientes de una pluma de la cola del faisán de collar (pheasant quill).

Estos materiales, que se aplican simplemente enrollándolos sobre el anzuelo, producen cuerpos segmentados y de aspecto muy natural. Conviene, sobre todo en los peacock y pheasant quills, anillarlos con un alambre muy fino para aumentar su duración, ya que son bastante frágiles.

En la sección Plumas, descrita anteriormente, nos ocupamos de los herls; sólo agregaremos aquí que el peacock quill rio es otra cosa que el peacock herl desprovisto de los “flues”: estos pueden quitarse fácilmente recurriendo a uno de los siguientes métodos:
a) frotar la fibra “a contrapelo” con una goma de borrar (para lápiz);
b) raspándola con la uña (lo que más de una vez termina rompiéndola);
c) atando la fibra a un anzuelo con dos o tres vueltas, no muy apretadas, de hilo 6-0 u 8-0, y luego tirando de su extremo;
y d) sumergiendo un manojo de fibras, previamente atadas, en un solución débil de lavandina en agua. (Luego es necesario enjuagar muy bien con agua).

Cuerpos de pelo de ciervo (”Hollow bodies”): se construyen de igual modo y con los mismos materiales que las cabezas muddlers. Se usan casi exclusivamente en algunos modelos de moscas secas, como las Irresistibles, Buck bugs y Goddard Caddis, en las que, gracias a su condición de pelo hueco, aumentan considerablemente su flotabilidad. También se emplea esta técnica en las moscas para tararira, como Poppers y Divers. Para las moscas secas el pelo más adecuado es el de caribou.

Lanas: se refiere a la lana natural, lavada, hilada y teñida industrialmente. Quizás por la facilidad con que se consigue este material, es que lo usamos muy poco; sin embargo, algunas lanas comerciales son realmente muy útiles para cuerpos de ninfas medianas y grandes, sobre todo para stoneflies. Una de las mejores es la de cabra, conocida como “Mohair”, que abunda en fibras brillantes, translúcidas y más o menos rígidas; este material se puede aplicar tanto enrollándolo como cortándolo en pequeños mechones y trabajándolo como dubbing.

La lana de oveja Merino o Corriedale, es decir de fibras extrafinas, luego de hilada pero antes de su retorcido, o sea lo que industrialmente se llama “top”, es un excelente dubbing para ninfas y, a condición de que se lo impermeabilice muy bien, también para moscas secas. (El famoso “Dry Fly Dubbing de Harrop” es exactamente este material).

MISCELANEA
Materiales para lastrar: tradicionalmente siempre hemos usado, bajo distintas formas físicas, al plomo como medio de aumentar el peso específico de las moscas húmedas y así facilitar su hundimiento.
Pero este metal es tóxico y envenena las aguas (¡no tanto el que proviene de nuestras moscas como el de las municiones de los cazadores¡). Por esta razón, principalmente en los Estados Unidos (Parque Nacional Yellowstone, por ejemplo) se está restringiendo cada vez más su uso y pregonando el de otros materiales menos tóxicos (aunque también más livianos y, en consecuencia, menos aptos para ellastrado). Así y todo, como en nuestro país aún continuamos “emplomando” las moscas -y el agua- citaremos a continuación los elementos comúnmente utilizados.

Hilo o alambre de plomo (”lead wire”): viene en pequeñas bobinas y en diferentes diámetros: como regla general se acepta que un diámetro apropiado es el que equivale aproximadamente al del alambre con que está hecho el anzuelo, lo que más o menos da alambre de .010 para azzuelos del 22 al 18; del .015 para 16 al 12; del .020 para 10 y 8; y del .025 para 6 al 2. Hay diferentes formas de aplicarlos, las que dependen de cómo uno desea que navegue la mosca y también de la forma que se pretende lograr, ya que es posible hacer buenos bajo-cuerpos con este material.

Generalmente se lo enrolla sobre el anzuelo a la altura del tórax de la ninfa, luego se lo cubre con el hilo y se lo impermeabiliza con laca.
Cuando se desea un cuerpo achatado, como en las ninfas de stoneflies o los “crawlers” de mayflies, se puede asegurar un hilo de plomo a cada lado de la pata del anzuelo. También es posible lograr este efecto enrollando el plomo y luego achatándolo con una pinza.

Plomo laminado: para, obtenerlo hay dos alternativas: mandar a laminar plomo en una laminadora de metales o recurrir al plomo que guarnece el pico de algunos vinos finos.
Para utilizarlo simplemente hay que cortarlo en tiritas de uno o dos milímetros de ancho y se lo asegura al anzuela de igual forma que el lead wire.

Lead eyes: son ojitos de plomo fundido que se fijan en la cabeza de la mosca atando el hilo en forma de ocho sobre el eje que une ambos ojitos. Vienen en varios tamaños y se usan casi exclusivamente en streamers:

Sustitutos ecológicos: nos referiremos aquí a las formas de lastrar sin recurrir al plomo. En primer lugar tenemos alambre de cobre preferentemente de bobinados ya que al estar barnizados no se oxida; su menor peso específico hace que para lograr la misma tasa de hundimiento que con plomo debamos disponer más material con lo cual la mosca puede resultar algo más “gorda” que lo esperado. Pero de todos modos resulta útil. El mismo inconveniente, aunque en menor medida, se presenta con el hilo para fusibles, que es una aleación de estaño, plata y cobre. Una alternativa diferente la constituyen las “beads” bolitas de acero cobre o bronce perforadas, que se colocan enhebrándolas por la punta del anzuelo y trabándolas contra el ojo, luego ata la mosca de una manera convencional. Se usan para larvas y pupas de caddis, para cabezas de streamers (sobre todo Wolly buggers) y también como tórax de ninfas, cubriéndolas con un wing case y disponiendo las patas de la artificial por delante.

No obstante lo expuesto, cabe señalar que la tendencia actual es lastrar los leaders y no las ninfas, con lo que se consigue mayor versatilidad al poder pescar la misma ninfa, variando la densidad delleader, a distintas profundidades. También para el lastrado del leader han aparecido sustitutos ecológicos del plomo.

Látex: se lo usa para cuerpos de laIVas de caddis, cajas de ninfas de stoneflies, etcétera. La fuente son los guantes comunes Dara lavar vajilla; se corta el látex en tiras de dos o tres milímetros de ancho, tarea que se simplifica bastante si se dispone la plancha de látex entre dos láminas de papel lo cual evita que el material se desplace al ser mordido por la tijera. Se recomienda que los guantes sean de color claro para usarlos tal cual o tenidos con marcador indeleble.

Living rubber legs: son las “gomitas” que se usan para colas y antenas de ninfas, como las Bitch creek o la Rubber legs, y que también se agregan en los artificiales para tararira con la finalidad de aumentar su atractivo. Vienen en cintas troqueladas de las que es sencillo separar cada “gomita” para su uso. Hasta hace unos años los colores disponibles eran sólo el negro y el blanco (que, por otra parte, son los más útiles), pero actualmente se fabrican en todos los colores imaginables.

Ojitos: no es este el lugar apropiado para discutir acerca de la eficacia o conveniencia de estos aditamentos en las moscas, simplemente citaremos las distintas posibilidades de agregar “órganos visuales” a nuestras artificiales.

Ojos pintados: con pinturas para maquetas, tipo “Humbrol”, es posible hacer ojos muy reales y prolijos; simplemente hay que lacar previamente la cabeza de la mosca y luego pintar un “iris” de color blanco, rojo o amarillo y finalmente la “pupila” de negro. La forma más fácil de aplicar la pintura no es con un pincel, sino con un lápiz de punta bien afinada. Una alternativa más rápida (al secado del esmalte sintético que demanda horas) es hacer el iris con un marcador corrector para escritura a máquina y sustituir la pintura negra con un marcador indeleble.

0jos de plumas: si bien el jungle cock (gallo silvestre gris de la selva) hoy está nuevamente disponible gracias a su crianza artificial, resulta muy caro para emplearlo en moscas para pescar, razón por la que la reservamos para moscas de salmón del Atlántico que atamos sólo para exhibición. Las plumas de gallina de Guinea (”Guinea fowl), que son negras con manchas circulares blancas, una vez teñidas de amarillo o naranja pueden resultar sustitutos aceptables en moscas para pescar. Otra posibilidad, especialmente útil para moscas muy grandes, es atar a cada lado de la cabeza una pluma, de flanco de pato por ejemplo, lacarla bien y pintar sobre ella los ojos con esmalte Humbrol.

Lead eyes: ver el apartado “Materiales para lastrar”.

0jos de cuentas: en algunas ninfas de aguas lentas, como las dragon (ninfas de los alguaciles) los ojos representan un gatillo importante, un elemento capaz de desencadenar el instinto de caza de las truchas; lo que tienen de particular estos ojos es, fundamentalmente, su gran tamaño, y secundariamente su iridiscencia. Ambas cualidades pueden imitarse muy bien aplicando a estas ninfas ojos hechos con mostacillas de vidrio, preferentemente de color perlado. Para ello se debe atar en la cabeza, perpendicular al eje del anzuelo, un pequeño trozo de monofilamento de nylon del 0.30, enhebrar de cada lado una mostacilla y quemar el nylon con un encendedor, formándose así una borla fundida que asegura las cuentas en su lugar. Con el mismo sistema pueden aplicarse ojos de cuentas plásticas perladas o de imitación de hematite a las moscas de dorado; están disponibles, por otra parte, unos ojos del mismo material pero enhebrados y asegurados a un hilo, lo cual facilita la tarea porque simplemente hay que cortar un par y atarlos a la cabeza de la mosca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *