Líneas de moscas

Por Jorge Calandra

La frondosa oferta de líneas confunde al pescador de mosca que se inicia.

Recientemente me dediqué a contar las alternativas (sin incluir colores) que me presentaban mis catálogos en caso de querer comprar una línea 7. Encontré que podía elegir entre 102 propuestas.

Como otros tantos elementos de la pesca con mosca las líneas también han “sufrido” el efecto de comercialización llamado segmentación de mercado.

Parecería que dentro de poco nos van a ofrecer una línea para pescar los martes a la tarde de un día nublado y otra para usar en el solsticio de verano por pescadores de 80 Kg. de peso.

Si bien algunos de los efectos de esta atomización de la oferta realmente nos permiten pescar mejor -ampliando el ámbito de nuestra actividad- otros no nos aportan más que una gran confusión de alternativas.

Creemos conveniente pensar algunos conceptos básicos que podrán orientamos para proveemos sensatamente del equipo coherente con nuestras necesidades, sin caer en exageraciones que cuestan mucho dinero y nos entregan poco servicio.

FUNCIONAMIENTO

Las líneas sirven para lanzar la mosca hacia un punto determinado previamente y dictar en gran medida su comportamiento posterior. Así como la caña de mosca sirve principalmente para generar Energía Cinética (Ec) y transmitirla a la línea, la línea sirve primordialmente para transmitir esa Energía al leader y por su intermedio a la mosca.

Por supuesto, la línea cumple también otras funciones: amplía las curvas que queremos impartir entre la caña y el leader, contribuye al comportamiento de la mosca, nos permite “trabajar” al pez con la acción de la caña y pescar a la profundidad que queremos.

Hemos dicho que la misión básica de la línea es transmitir al leader la Energía Cinética generada por la caña. La reflexión sobre la fórmula de dicha energía nos ayuda a sacar conclusiones interesantes.

La fórmula es Ec=1/2mV2, donde m es la masa que se mueve y ves la velocidad con que lo hace.

Vemos que Ec es directamente proporcional a la masa del objeto (la línea) pero también lo es al cuadrado de la velocidad que le impartimos.
Si aumentamos la masa 10 veces (manteniendo la misma velocidad) la Ec aumenta también 10 veces.
Pero si aumentamos la velocidad 10 veces, la Ec aumenta ¡cien veces!.

Es por eso que apreciamos el efecto aparentemente desproporcionado del pequeño tirón del “double haul” donde aumentamos “un poquito” la velocidad.

Por supuesto, hay otros factores que afectan a la línea en el lanzamiento. La gravedad, que actúa sobre la masa (m) de la línea; la resistencia del aire, que adquiere niveles frustrantes con vientos fuertes de frente; el rozamiento (con pérdida de de velocidad) de la línea en las guías de la caña en la mano del lanzador.

Todos estos factores disminuyen la velocidad de la línea en su componente horizontal. Para tratar de mantener la Ec en los últimos momentos del lanzamiento, cuando la línea se ha “desenrollado” casi en su totalidad, es que -en forma similar al perfil del látigo- se reduce el diámetro de la línea en sus últimos tramos.

Si analizamos dos sectores contiguos del perfil decreciente de una línea (fig. I), vemos que la Energía Cinética prácticamente no ha disminuido, pero sí la sección (masa) de la línea. De acuerdo a la ecuación ya vista, el tramo de menor sección no tiene más remedio que aumentar su velocidad.
Recuerden que los primeros fabricantes de líneas fueron los productores de látigos para carruajes.

LANZAMIENTO

Para que la línea adquiera Energía Cinética hay que impartir Velocidad, -según hemos visto- ya que la masa es una cualidad inherente a la línea. No cambia la masa aunque esté guardada en un cajón.

Para esto es que se lanza la línea hacia atrás y hacia arriba y luego hacia adelante. El viaje hacia adelante es mejor cuando, a la acción de la caña hacia esa dirección, se suma algún componente de la fuerza de gravedad. La línea se desenvuelve deslizándose sobre un plano inclinado hasta agotar su Energía Cinética y caer al agua.

En el caso de moscas ahogadas (ninfas, moscas hundidas o streamers) conviene que la mosca caiga más rápidamente, para atravesar el escollo elástico del menisco. Cuando no queremos que se hunda, deseamos que caiga al haber agotado su Energía Cinética.

Estos diferentes comportamientos los conseguimos con la forma en que lanzamos (loops amplios o estrechos) y con la configuración de la línea (DT o WF).

La forma del lanzamiento excede el tema de esta charla. En cuanto al perfil de la línea, hemos visto que cuanto más gradual es la disminución del diámetro, tanto más fácil es mantener (o controlar) la Energía Cinética. Podemos hacer que la línea y elleader agoten su energía un instante antes de tocar el agua y la mosca caiga suavemente sobre la superficie. Una línea con reducción gradual de su diámetro es mejor para moscas que no deben atravesar el menisco.

Otra línea con abrupta disminución de diámetro nos permite terminar el lanzamiento con mucha velocidad remanente, ideal cuando la mosca debe hundirse.

Obviamente estas dos configuraciones conllevan el hecho que en el primer caso la línea, el leader y la mosca no perturban demasiado la superficie; en el segundo, el contacto con el agua es más violento. Estas diferentes consecuencias condicen perfectamente con los objetivos de la pesca en superficie o abajo de ella.

En el primer caso, la mosca debe posarse suavemente y cerca del pez para evita el “drag”. En el segundo, la mosca se posa lejos para que alcance a hundirse antes de llegar a él.

Antes de dejar este tema, recordemos que un modo de “gastar” rápidamente la Energía Cinética es permitir que la línea arrastre su propio peso, aflojando la presión que ejercemos sobre ella con los dedos. Es lo que llamamos hacer “shooting” y alarga el lanzamiento. Por el contrario, cuando frenamos la línea apretando los dedos, también agotamos Energía Cinética pero antes se produce un rápido aumento de la velocidad del extremo por inercia. Es casi como un medio “haul” y la más cercano al efecto de látigo, y podemos usarlo cuando queremos aumentar la violencia con que la mosca llega al agua.

CONTRUCCIÓN

En la actualidad la enorme mayoría de las líneas constan de un núcleo o alma y un recubrimiento.
Núcleo: La enorme mayoría de los núcleos actuales son de material sintético trenzado de diámetro constante. Con la aparición de las líneas sintéticas en 1947 (Cortland), se usó nylon para las de flote y poliéster para las que debían hundirse. Posteriormente se han introducido otros sintéticos y otras construcciones, tratando de adaptar el comportamiento de las líneas a las demandas cada vez más grande de usos especiales.

Hoy se hacen núcleos tejidos de nylon (la mayoría), poliester, Kevlar, monofilamento de nylon y hasta algunos sectores de la misma línea construidos con monofilamento de diámetro variable (como si fueran un largo y grueso leader).

Recubrimiento: Así como dijimos que la mayoría de los núcleos son de nylon tejido la mayoría de los recubrimientos son de PVC (Cloruro de polivinilo) en diferentes formulaciones. El comportamiento de la línea en el agua se consigue modificando la densidad y su formulación. Si debe flotar, se apela al agregado de sustancias hidrófobas (repelentes del agua), pequeñísimas burbujas de aire y materiales con peso específico menor que el agua. Si se quiere que la línea -o parte de ella- se hunda, se usan materiales con mayor peso específico que el agua, como agregar al compuesto de PV.C pequeñas cantidades de metales pesados o introducir un fino hilo de plomo en el núcleo.

De acuerdo a la configuración de la línea los más comunes actualmente son: Double Taper (DT), Weight Forward (WF), Triangle Taper y Shooting Head. De acuerdo a su peso específico, las líneas pueden ser Floating (F), Sinking (S), Wet Tip (F/S o WT).
Analicemos primero la configuración.

CONFIGURACIÓN

Llamamos configuración al perfil que tiene la línea independientemente de su peso específico. Teniendo en cuenta lo que hemos hablado sobre Energía Cinética, analicemos algunas líneas graficadas en la Fig. 2.

Allí se muestra un perfil en rigurosa escala longitudinal, y refleja mediciones hechas sobre líneas reales, llevadas a cabo con un medidor de espesores de gran precisión.

La Cortland DT nos muestra una línea fabricada alrededor de 1970. Estas líneas llevaban todavía el arrastre de las líneas de seda donde el extremo final era muy largo -en este caso 1 metro- ya que el leader de seda (Gut) se deterioraba rápidamente y al cambiarlo seguido se acortaba rápidamente este tramo de la línea. Es por eso que hasta no hace mucho se aconsejaba cortar unos 50 cm. antes de empatillar el leader de nylon.

En las líneas actuales el tramo fino del extremo es mucho más corto, y no debe acortarse.

Volviendo a la Cortland 444 DT, su perfil dió origen al término “cola de ratón” y sus dos extremos iguales (como las de seda) permite darlas vuelta al deteriorarse el extremo que se pesca. Su largo declive hasta llegar al tramo de grosor uniforme (5 metros) hace que la mosca llegue suavemente y con gran precisión al final del recorrido, aunque conspira contra la distancia máxima posible. Para lanzamientos hasta 15 metros y para realizar “roll casts” es ideal.

El caso opuesto es el de las otras Cortland (Bass Taper, Salt Water) y la radical “Shooting head” de Teeny.

Su concentración de peso adelante y abrupta conicidad entregan la mosca en forma bastante violenta, pero permiten usar moscas pesadas o con marcada resistencia al aire.

Es el concepto de la Nymph Taper de Scientific Anglers, ,donde-la abrupta conicidad anterior facilita lanzar ninfas cargadas y dar vuelta correctamente leaders con plomos o “strike indicators”. Su conicidad posterior, mucho más gradual, facilita el “mending” del tramo, de un largo total de 17 metros.
El extremo, más grueso que el de otras líneas, facilita su obsevación en el agua y prolonga su flotación.

La Wulff Triangle Taper, con su diseño totalmente original, se comporta básicamente como una WF en cuanto a alcanzar distancia, pero su perfil constantemente decreciente entrega la mosca con delicadeza y facilita el “roll cast”. Creo que es lo más cercano a una línea para todo uso.

En cierto modo, la comunidad de pescadores de mosca está disfrutando la globalización de los mercados. El enorme tamaño de la demanda en Estados Unidos ha motivado una cantidad muy grande de líneas de uso muy especializado.
Antes de comprar una línea, debemos evaluar muy honestamente nuestras preferencias, gustos y limitaciones.

Hay pescadores para quienes su satisfacción consiste en lanzar lo más lejos posible un streaner tamaño 2 ó 4. Nunca deberían comprar una Double Taper, sí una Weight Forward, y hasta deberían considerar una Shooting Head o por lo menos una Salt Water.

Si, por otro lado, el tipo de pesca se concentra en pescar con moscas pequeñas (especialmente secas), a truchas que se vean ya una distancia no mayor de 15 a 20 metros, no tiene sentido usar ninguna de las líneas anteriores. Aquí es importante la precisión y delicadeza, con la posibilidad de roll-casts. Lo obvio es usar una Double Taper (DT) o a lo sumo una Triangle Taper de Wulff.

PESO ESPECÍFICO

Anteriormente dijimos que las líneas pueden ser Floating (F), Sinking (S) y Wet Tip (F/S ó WT).

También mencionamos que las Floating están construídas para flotar lo más fuera del agua que puedan durante el mayor tiempo posible. En este tipo no hay gradaciones. O flotan o no flotan. El gran enemigo de estas líneas es la filtración de agua al núcleo. Recordaremos este punto cuando hablemos del Mantenimiento.

Las líneas Sinking (S) se presentan, debido a las sutilezas del uso especializado, en muchos tipos diferentes que, básicamente, representan la velocidad con que se hunden.

Los últimos adelantos en este tipo de línea están dados por las Intermediate (que se hunden muy lentamente y de este modo evitan la acción del viento) y las Uniform Sink, con el peso variable p~,que el extremo se hunda un poco más rápido que la parte posterior más gruesa (aproximadamente 1 cm/ segundo más rápido).

Generalmente cada fabricante tiene unas 10 diferentes velocidades de hundido.

Los valores extremos van de 3.5 cm/seg. en el caso de la Intermediate WF a 25 cm/seg. para la Deep Water Express 800 Grains, las dos de Scientific Anglers.

Con semejante refinamiento en la oferta de diferentes velocidades de hundido, el pescador puede tener líneas que respondan a todas sus necesidades, desde pescar ríos calmos y poco profundos, a ríos importantes, tumultuosos y lagos de gran profundidad.

UTIlJZACIÓN

Aparte de la utilización de las líneas que hemos esbozado en l¡ls secciones anteriores y que está dictada por las características (configuración y peso específico), nosotros podemos refinar aún más su uso, empatillando sectores de diferentes líneas. Recordemos que los grandes adelantos actuales fueron originados por líneas “armadas” artesanalmente por lanzadores de concursos y pescadores con necesidades específicas sin respuesta en el mercado.

El detalle de cómo empatillarlas excede el alcance de esta charla, y puede aprenderse fácilmente en varios manuales.

También podemos construir pequeños lazos en el extremo de la línea, y conectarle tramos cortos de líneas “sinking” de diferentes densidades, construyendo de este modo una reserva de líneas “Wet Tip” de variados largos y velocidad de hundido.

Recordemos que la clasificación por peso de las líneas está referida al peso en gramos de los primeros 9 metros. Si mi modo de lanzar y la caña que uso se optimizan con una línea 7, esto quiere decir que los primeros 30 pies (9.15 mts.) pesan entre 177 y 193 gramos con un standard de 185 gramos, o 6.2 gramos por pie. Mientras el tramo que está afuera de la caña y la hace trabajar pese entre 177 y 193 gramos, la caña trabajará bien.

Piensen que la solución es ideal. En lugar de llevar dos o tres carretes con diferentes líneas, llevaremos en el chaleco un librito con 3 ó 4 trozos de líneas diferentes, que me permitirán pescar secas, emergeos, ninfas o streamers en riachos, ríos y lagos. Lo único que hay que recordar es la fórmula siguiente:
Largo a usar- 30 x peso a usar (por pié) peso nonnal (por pié) La longitud del resultado será en pies (1 pie=30,5 cm) y el peso deberá usarse en granos, información que viene así expresada en los envases de las línea.

Un comentario, al pasar, sobre las línes DT. No tiene sentido ocupar la casi totalidad del carrete con un “backing” muy caro que, además, casi nunca se usa.

Cortemos la línea por la mitad (a la caña no le importa) y empatillemos el “backing” a la parte más gruesa. Recordemos que si estamos usando una línea DT es porque pescamos cerca, hacemos “mending” para compensar el arrastre de la corriente y usamos “roll casts”. ¿Para qué queremos 30 metros de línea en ese tipo de pesca?

A diferencia de las viejas líneas con núcleo de seda, los núcleos de las líneas actuales son casi indestructibles. Por lo tanto, la mayoria de los cuidados se centran en los recubrimientos plásticos.

Como todos los plásticos, sus mayores enemigos son los rayos ultravioleta y el calor. La luz del sol genera estos dos enemigos. No dejemos nunca las líneas expuestas, innecesariamente, al sol. No las guardemos en el baúl del coche, en la guantera o contra las ventanillas. Cualquiera de estos lugares puede llegar fácilmente a los 50° C en verano.

Mantengamos las superficies de la línea tal como las compramos. Es importante que la línea se deslice por las guías con el menor frotamiento posible.
Usemos antes de cada sesión de pesca los varios compuestos que se ofrecen en el mercado para ayudar su deslizamiento.

Cuidemos que las guías no tengan rebarbas o canales (pensamos en la acción constante del “double haul”). La mejor prueba es deslizar, ida y vuelta, un trozo de media de nylon por las guías. Cualquier enganche se notará enseguida, y puede trabajarse con un papel de esmeril sumamente fino o las pequeñas chairas con que se retocan los anzuelos. Llevemos estas ayudas en el equipo que queda en el auto o la hostería.

Las líneas pierden plastificante a través del tiempo y se hacen duras y quebradizas. En el mercado se venden plastificantes que se aplicarán, sobre las líneas limpias, una vez que termina la temporada. No confundir los plastificantes con los lubricantes.

Estos últimos, mencionados anteriormente, se usan, por lo menos, todos los días ya veces más. Su uso depende de la velocidad de la corriente y de la violencia con que se desprenda del agua, del “double haul” y de la longitud que se haga “shooting”. En una palabra, de cuánto se pierda por frotamiento.

Como el núcleo se estira menos que el recubrimiento plástico, se debe tener cuidado al estirar las líneas para “sacarles memoria”, sobre todo las “floating”.

Si se resquebraja el revestimiento, el agua penetra por las finas rajaduras y, si bien no afecta el sintético del núcleo, el agua que se filtra adentro conspira conta la flotación de la línea.

Obviamente, esto no es problema en las líneas “sinking”, aunque aumenta la velocidad de hundido.

La penetración del agua al núcleo también debe evitarse en la punta, donde va unido el “leader”. Por eso es mejor un lazo que el “nail Knot”.

En caso de usar este último, recubramos con “Poxiram” o “Suprabond” también el extremo de la línea, no solamente el nudo propiamente dicho.

Por último, debemos cuidar no pisar la línea. El pellizco contra la arena o una piedra origina rugosidades en el plástico, aumentan al frotar contra las guías, desgarrandolo eventualmente.

Con estos comentarios terminamos esta charla, que reanudaremos con algún otro tema que les interese.
Hasta la próxima.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *