Líneas cruzadas 9

6 de octubre de 1992
Sra. Secretaria del Medio Ambiente
Ing. María Julia Alsogaray
De nuestra mayor considereción:
NoS es grato dirigirnos a Ud. continuando nuestra carta del 3 del corriente por la que expresamos nuestra preocupación por la posible derogación, por parte de Parques Nacionales, de una disposición del Reglamento de Pesca Continental Patagónica que propone la iniciación de la temporada de pesca mediante la modalidad de trolling hasta el 1° de diciembre.
Cabe acotar que el trolling es una modalidad de pesca en lagos que consiste en arrastrar desde una embarcación un señuelo, que puede hundirse a gran profundidad. Ello permite acceder a lugares que constituyen santuarios naturales de los peces y exponerlos a una rápida decompresión, que juntamente con el uso de anzuelos triples hace no viable la devolución con vida de las piezas capturadas.
El reglamento fue redactado por la Comisión Consultiva de Pesca Deportiva Continental Patagónica, integrada por representantes de las provincias del Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, la Administración de Parques Nacionales y la Asociación Argentina de Pesca con Mosca. Se reúne una vez al año durante dos o tres días para Coordinar todos los aspectos relacionados con la pesca, y acordar un reglamento Común para todas las jurisdicciones. Esta Coordinación en el reglamento obedece a que en esta materia lo que se hace en una de ellas tiene inevitables consecuencias en las demás.
El reglamento de pesca es un instrumento importante en la política de conservación de las especies ictícolas.
Allí se determina, entre otras cosas, las fechas de apertura y cierre de la temporada, las que se fijan en función de los ciclos vitales de los peces, permitiéndose así la preservación de las especies.
En la reunión de 1990 se resolvió demorar la fecha de apertura de la temporada para la modalidad de trolling por unos quince días, con el objeto de permitir a las hembras de salmónidos de desove tardío cumplir sin interferencia su misión de prolongar la raza, evitando durante ese breve pero crucial período un sistema de pesca cuya destructora eficiencia ataca los peces cuando éstos son más voraces para recuperar energías perdidas durante el desove y la estación invernal.
Para evitar perjudicar a los hoteleros y guías que pudieran tener ya contratados sus servicios, se dispuso que la postergación de la apertura de la temporada de trolling sólo comenzara a regir la temporada 1991/92, es decir que se tomó la medida con más de un año de anticipación.
En la reunión de 1991 la Comisión mantuvo, naturalmente, la postergación previamente anunciada para la temporada 1991/92. Sin embargo, la Administración de Parques Nacionales dictó posteriormente una resolución dejando sin efecto la postergación de la apertura de la temporada.
Es importante señalar que esa medida fue adoptada unilateralmente, esto es sin el consentimiento de los restantes integrantes de la Comisión. Si bien nunca se dió razón de la contramarcha, se nos hizo saber que había una fuerte presión de ciertos hoteleros, que habrían alegado reservas ya contratadas y pérdida de oportunidades comerciales. La Asociación Argentina de Pesca con Mosca hizo llegar por escrito su disconformidad.
Durante la reunión celebrada en la ciudad de Río Gallegos los días 4 y 5 de agosto del corriente año la Comisión acordó por unanimidad volver a implantar la postergación del inicio de la temporada de trolling hasta el 1° de diciembre para la temporada 1992/93.
Ya impresos los 40.000 ejemplares del reglamento -tarea que realiza y financia esta Asociación- nos enteramos que nuevamente se estaría por anular la postergación del inicio de la temporada de trolling. Las razones. según se nos ha dicho. son las mismas de siempre.
La relación de hechos que hemos efectuado precedentemente se ajusta verazmente a los hechos que nos ha tocado presenciar. Las razones que aconsejan la medida que propiciamos han sido suscriptas por los delegados de las distintas jurisdicciones que son también los responsables de las respectivas reparticiones encargadas de preservar los recursos pesqueros. Se trata de los especialistas en la materia. Estas razones no han sido jamás refutadas.
Por lo demás. la Administración de Parques Nacionales cuenta con una comisión asesora honoraria en materia de pesca deportiva, integrada por distinguidas personalidades, que se han pronunciado reiteradamente en favor de la postergación de la iniciación de la temporada de trolling.
Por ello. llama poderosamente la atención que Parques Nacionales se empeñe en derogar una norma que tiene por finalidad preservar la fauna ictícola, cuando ésto se ajusta estrictamente a su cometido legal.
Parecería que nos encontramos frente a un clásico dilema conservación (o ecología) versus economía. Sin embargo, este dilema no es tal: aquí los intereses económicos coinciden con el interés de la conservación, pues en el largo plazo (aunque lamentablemente no tan largo) cualquier política que no preserve cuidadosamente el recurso pesquero despoblará de truchas a la Patagonia, y el perjuicio económico será principalmente percibido por los que hoy se oponen a la conservación. Invitamos a quien dude de estas afirmaciones a visitar las instalaciones hoteleras y de infraestructura de la laguna de Chascomús, hoy totalmente desiertas por la desaparición del recurso pesquero como consecuencia de la sobrepesca y la contaminación.
En verdad el dilema consiste en intereses económicos de corto plazo versus intereses económicos de largo plazo. Cuando se plantean conflictos como el que nos ocupa, el Estado tiene la responsabilidad indelegable de intervenir, asegurando la preservación de los recursos naturales.
Es por ello que nos permitimos solicitar se adopten las medidas tendientes a asegurar que ésta y las futuras temporadas de pesca resulten satisfactorias tanto para los pescadores como para quienes viven de los servicios turísticos que se les presta.
Saludamos a Ud. con nuestra consideración más distinguida.

. . . . .

Señores AAPM
Me dirijo a Uds. intentando lograr una ayuda para terminar con la desprotección en que se encuentran nuestras lagunas bonaerenses y por lo tanto su fauna ictícola, pejerreyes y especialmente tarariras. Este último, un pez tan deportivo para mosca y spinning como el tan protegido bass de los Estados Unidos.
La depredación que está sufriendo nuestra preciada “tarucha” es un hecho verdaderamente preocupante, toda vez a mi entender a esta situación se ha llegado a través del accionar de algunas entidades “deportivas” que en otras épocas aconsejaban la matanza de la tararira para preservar y aumentar la pesca (matanza) de pejerreyes. Por otro lado está la despreocupación cómplice de las autoridades de reglamentación,
A modo de anécdota les cuento que la respuesta del guardapesca de la laguna de Monte ante una denuncia mía fué “que ellos estaban sólo para cuidar los pejerreyes que eran los únicos peces que movían algún interés econÓmico para la zona”.
Ante este panorama me animo a recurrir a una entidad conservacionista como la de ustedes, con el fin de trazar una estrategia que ponga freno a este despropósito.
Yo pesco sólo en spinning. pero desde ya ofrezco mi colaboración para cualquier tarea que nos lleve a parar lo que será sin duda un desastre para todos.
Los saludo con toda cordialidad y los felicito por su Boletín Mosquero.
Francisco López

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *