Leaders simplificados para mosca seca

por Daniel Bebebino

La idea de construir leaders de tres tramos para pesca con mosca seca no es propia, sino que se originó en la lectura de una nota publicada por el Sr. Alejandro Viñuales hace ya algunos años en la página de Internet “Anzuelo y Sedal”. Al hacer públicas estas reflexiones sobre el tema, sólo tengo el propósito de compartir con ustedes las ventajas que proporciona el uso de un leader de composición más sencilla; esto último, claro está, en el caso de que también ustedes crean como yo que la simplificación no perjudica las prestaciones de esta parte fundamental del equipo.

Para ubicarnos en el contexto del tema, debo expresar en primer término que los leaders simplificados (en lo sucesivo llamaré así a los que son objeto de esta nota) son anudados, y por lo tanto, contribuyen con una ventaja para los de su especie frente a los leaders sin nudos. En efecto, cuando se pasa revista de los pro y contra de cada una de estas clases de leaders, se anota por el lado de los inconvenientes para los anudados el hecho de que su confección demanda la realización de muchos nudos para unir los tramos de monofilamento de distinto diámetro. Adunado a ello, suele apuntarse, y con razón, que los nudos dejan testimonio de su presencia en el agua con corriente, que juntan residuos o algas, y que, además, ofrecen más puntos débiles que aumentan el riesgo de cortes.
Si bien los leaders simplificados no eliminan en su totalidad estos problemas, los reducen de manera sustancial, ya que son necesarios sólo dos nudos para unir los tres tramos que los componen.
Por supuesto que los beneficios que se anotan para los leaders con nudos –v.g. posibilidad de confeccionarlos según las situaciones a enfrentar, utilización de monofilamentos rígidos en el butt y la progresión y flexibles en el tippet, facilidad en su modificación en el mismo lugar de pesca, menor costo-, se verifican también en los simplificados.

Suponiendo que lo expresado hasta ahora los predisponga a confeccionar y probar leaders simplificados, sería oportuno recordar previamente, en líneas generales, las funciones del leader y su dinámica.
La existencia del leader en el equipo de pesca con mosca se basa principalmente en la necesidad de lograr una presentación adecuada de la mosca en el agua, que nos permita hacer la mejor imitación posible de la realidad que pretendemos simular. Si para pescar con mosca no tuviéramos esta exigencia, no necesitaríamos el leader, sino que simplemente ataríamos la mosca al final de la línea. Haciendo abstracción del hecho de que ni las líneas ni las moscas están diseñadas para unirse entre sí, piensen ustedes en el extremo hipotético de pescar con la mosca atada al final de la línea, Pues bien, los inconvenientes que no son difíciles de imaginar (caída estrepitosa de la mosca en el agua, ausencia de deriva natural de la mosca, etc.) son los que justamente evitamos in-troduciendo el leader entre la línea y la mosca.

Dicho ya para qué ponemos un leader en el equipo, deberíamos indagar su dinámica para saber si efectivamente el leader es capaz de transmitir la energía de la línea a la mosca, y a la vez hacerlo de manera tal que ésta se presente en el agua como nosotros lo deseamos. A tal fin, necesitamos reiterar algunos conceptos, tal vez sólo ajenos para los noveles pescadores, que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar y confeccionar un leader:
• La elección del diámetro del monofilamento se relaciona con la trasmisión de la energía de manera proporcional. A mayor diámetro (más masa), mayor energía en el desplazamiento.
• Pero nosotros no necesitamos que a la mosca llegue toda la energía posible, sino solamente la necesaria para darla vuelta, y en su caso, posarla en el agua de manera natural; entonces, para que la energía se agote de manera gradual hasta lo-grar su cometido, se impone en el tramo intermedio y en el tippet del leader la reducción del diámetro del monofilamento. Esto explica la conicidad de los leaders, o su grosor decreciente desde la línea a la mosca.
• Hay otros elementos que inciden en el desplazamiento del leader (fricción, rigidez del material, relación entre masa, velocidad y largo de cada tramo del leader, etc.), mas los conceptos referidos precedentemente son una pauta suficiente para comprender el movimiento del leader, por lo menos en lo necesario para avanzar en la línea argumental de esta nota.

En el caso de los leaders simplificados de tres tramos, también como en los tradicionales, podemos hablar de tres secciones diferenciadas en los mismos: butt, taper o progresión y tippet; aunque, en realidad no está bien llamar taper o progresión a la sección intermedia, por cuanto en los leaders que nos ocupan esta sección se compone de un solo tramo de monofilamento, a diferencia de los muchos tramos de diámetro decreciente que conforman el taper en un leader tradicional.
El punto de partida en la confección de todo leader es la mosca. La mosca que elijamos para pescar define características esenciales del leader. Si pescaremos con mosca seca, tendremos que diseñar el leader para lograr una presentación adecuada para este tipo de moscas en consideración a su tamaño y forma. Así, definiremos el diámetro del tippet, de acuerdo con la regla que indica dividir por cuatro el tamaño del anzuelo y sumarle 1 para obtener el dato buscado en valores X (Por ejemplo, para anuelo # 20, tippet 6X).

La siguiente variable que podemos considerar vinculada con la mosca y las circunstancias de pesca es el largo del tippet. En muchas ocasiones requerimos un tippet largo, como cuando queremos favorecer la presentación serpenteante del mismo y evitar el inmediato arrastre de la mosca por la corriente; y en otras, uno corto para lograr dar vuelta la mosca, tal como cuando pescamos con voluminosas y pesadas imitaciones de insectos terrestres.
También es posible adecuar, a través de su diseño, el desarrollo del desplazamiento del leader, para que resulte más rápido o más lento, de acuerdo con la presentación que pretendamos de la mosca, atendiendo no solamente al tamaño y forma de ésta sino también a las condiciones del lanzamiento, por ejemplo la existencia de fuerte viento.
Los tres factores señalados y el largo total del leader son las variables que considera el Sr. Viñuales en la nota citada –y en la tabla que acompaña a la misma– para confeccionar los leaders simplificados para mosca seca.

Si nos adentramos en el análisis de los leaders propuestos por el referido autor, podemos reflexionar lo siguiente, tomando como hipótesis un leader de 3 metros de largo con tippet 4X.
• Para el supuesto bajo examen, se determinan los largos para cada tramo del leader que indicaré a continuación, con mención también del porcentaje del total que representa cada uno de ellos.

• Si comparamos este modelo de leader con uno realizado con la formula tradicional de Charles Ritz (60% del total para el butt, 20% para el taper, y 20 % para el tippet), resulta que el butt es más corto y que el tramo intermedio y el tippet son más largos. Esto se explica conforme lo referido precedentemente sobre la dinámica del leader: a menor masa (butt más corto) es necesaria más longitud en los tramos restantes (tramo intermedio y tippet más largos) para trasmitir la energía de manera gradual, lo cual se logra sin necesidad de utilizar diámetros más gruesos en los dos últimos tramos del leader, privilegiando, entonces, la presentación más delicada y natural de una mosca seca.
• Y siempre sobre la misma base hipotética y manteniendo un tippet 4X de 80 cms. de largo, según los parámetros de la tabla de referencia podríamos construir un leader de acción mucho más rápida o mucho más lenta. En cualquiera de los dos casos modificaremos el largo del butt y del tramo intermedio, como lo indicaré a continuación:

Como es fácil advertir, el leader adquiere una acción mucho más rápida alargando el butt, en desmedro del largo del tramo intermedio.
Recordemos que al ser más larga la parte más gruesa del leader, se trasmite mayor energía. Claro está, que una acción más rápida del leader puede ser necesaria para enfrentar condiciones adversas en el lance, como el fuerte viento de frente, pero ello redundará en una presentación menos natural de la mosca.

Por el contrario, una acción mucho más lenta y consecuentemente una presentación más delicada de la mosca, se logra acortando el butt y alargando el tramo intermedio, según resulta de aplicar a contrario la misma regla mencionada anteriormente.
• El diámetro del tramo final (tippet), ya fue dicho, se debe corresponder con la mosca que utilicemos, y a su vez, el tramo inicial (butt) debe guardar una relación aproximada de 60/100 con el diámetro final de la línea. Por lo tanto, sólo nos queda determinar el diámetro del tramo intermedio en un valor equidistante entre los otros dos.
• Para resolver está última incógnita, a nuestro leader modelo (3 ms. de largo, tippet 4X, acción normal -ni muy rápida ni muy lenta-), le falta un dato: el número de línea al que irá unido. Si se tratase de una línea # 3, por ejemplo, el diámetro del butt, podría ser de 0,45 mm, y el del tramo intermedio de 0,30 mm (para redondear en las medidas más fáciles de conseguir en los comercios); el tippet ya sabemos que tiene un diámetro de 0,18 mm equivalente a la denominación 4X.
• Por último, cabe señalar que la unión de tramos de monofilamento de diámetros tan diferentes no es un obstáculo si se utiliza el nudo doble infinito. Este nudo se construye a partir de formar el lazo como para realizar un nudo infinito, pero antes de hacer pasar la punta de los dos tramos por el interior de lazo y ceñir, se deben dar dos vueltas alrededor del lazo (ver figura).
El Sr. Viñuales no es el único autor que ha prestado atención a la construcción de leaders simplificados. Nuestro socio Edgardo Vieytes aportó al tema en tratamiento un artículo firmado por Gary Borger en la revista Petersen’s Trout Fishing – Anuario 2000, en el que expresa: “Los tres segmentos del leader –butt, taper y tippet- requieren diferentes diámetros, largos y, tal vez rigidez. El butt y taper juntos forman el cuerpo del leader…El cuerpo de mis leaders se forma con sólo dos piezas, una para el buttt y otra para el taper, más allá del estilo de mosca que use, y la táctica de pesca que piense emplear”; y describe, entre otros, un modelo de leader para usar en líneas números 2 y 3, que consiste en un butt de 1,2 ms de 0,46 mm de diámetro, un segundo tramo de 30cms de 0,28 mm de diámetro, al que le agrega un tippet de las características que necesite para el tipo de mosca de que se trate.

Lo expresado hasta aquí no va más allá de especulaciones teóricas. Queda entonces para cada uno sacar sus propias conclusiones probando en el campo el comportamiento de los leaders simplificados para mosca seca. Si con éstos obtienen resultados similares a los que logran con los de más tramos, solamente el beneficio de su confección más simple es una razón de peso para adoptarlos. Los invito a experimentar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *