El leader

por Javier Alurralde

Esta nota tiene por objeto volcar algunos comentarios respecto del leader, elemento al que llamativamente el pescador de mosca no le otorga su adecuada importancia, con especial hincapié en las fórmulas e intentos por eliminar el drag.

A mi modo de ver, el pescador invierte tiempo y dinero en la elección de costosas cañas, líneas, reels y otros elementos, dejando de lado el análisis de este importante elemento del cual depende, en numerosas ocasiones, el éxito o el fracaso de su pesca.

Así, simplifica sin mayor conocimiento y opta por utilizar un leader que transmita la energía de un modo muy eficiente, de modo tal de obtener un lanzamiento que concluya con el leader completamente extendido sobre el agua.

Para ello busca e implementa un diseño de leader con una conicidad tal que logra una transmisión máxima de la energía de la línea al leader, obteniendo como resultado una presentación de leader extendido considerando tal presentación como el lanzamiento más eficiente.

Más ello sólo constituye una premisa general que no siempre es verdadera y en algunos casos resulta contraproducente, pues el leader se debe diseñar según la técnica que el pescador implemente en cada ocasión.
Es innegable que la presentación de leader extendido resulta útil cuando pescamos con streamers, pero acaso no resulte la correcta si pretendemos pescar con mosca seca por ejemplo, en especial si imitamos mayflies.

Una línea completamente extendida en aguas de un río es sinónimo de drag instantáneo pues, una vez que efectuamos el lanzamiento y la línea comienza a reposar sobre el agua, inmediatamente resulta empujada por las diferentes corrientes de la superficie del río, y finalmente la mosca resulta arrastrada por la fuerza de la corriente dejando la incómoda y negativa estela sobre el agua (drag), la que resulta antinatural al comportamiento del insecto natural.
En tales condiciones la mosca no tiene oportunidad de derivar correctamente más que unos pocos centímetros, y es por ello que los pescadores ocurren a técnicas diversas para lograr una deriva lo más natural y por el mayor tramo que resulte posible, puesto que mayor extensión en la deriva natural implica sumar posibilidades de éxito.
Los pescadores han recurrido a diversas técnicas en búsqueda de eliminar el drag, sea mediante lanzamientos especiales, en curva; reach cast; etc. siendo la más frecuente la técnica del lanzamiento ondulado, es decir recurrir a la presentación de la línea con ondulaciones (más conocida como el lanzamiento en S) que la corriente lentamente va enderezando.

Más piense el lector que tal lanzamiento resulta inútil si no se logra a su vez que también el leader caiga y repose sobre el agua ondulado al igual que la línea.
Lograr un lanzamiento presentando la línea ondulada en S pero con el leader que se presenta recto o estirado es inútil, carece de cualquier ventaja pues ahora será el leader el que de inmediato, ni bien toque el agua, por efecto de la corriente comenzará a tirar de la mosca causando el molesto drag, y con ello el rechazo de la trucha al artificial por deriva antinatural.

Mucho se ha escrito sobre el leader buscando obtener diferentes efectos según la técnica que se implemente (streamer: mosca seca: ninfas; etc.) o teniendo en cuenta el lugar (grandes ríos o pequeños arroyos;) o las condiciones climáticas imperantes (días ventosos; etc.), y de allí que diferentes autores describan sus preferencias influenciadas por los lugares en que ellos habitualmente pescan.
Así Lefty Kreh aconseja leaders donde tiene en cuenta el viento y la presentación de moscas de buen tamaño y peso (aspecto lógico si tenemos en cuenta su experiencia en el mar); otros transitan por una propuesta diferente, la elaboración de leaders convexos (el ingeniero Bernard Beegle en la década de 1980) similar a una línea weight forward, leader que aconseja para  condiciones de viento, lances largos y moscas voluminosas.
Más en esta nota quiero destacar el leader para mosca seca desarrollada por George Harvey (pescador de Pensilvania, ríos pequeños y escaso viento), quien buscaba obtener una presentación óptima para aguas  tranquilas con truchas excepcionalmente educadas, y con tal objetivo experimentó diferentes propuestas a lo largo de casi cincuenta años para finalmente construir un leader que permitía lograr una caída ondulada en S, y una deriva natural del artificial por mayor trecho.

En su propuesta original sostuvo que el leader debe diseñarse en base a una combinación de nylon más rígidos en el butt (la parte más gruesa que se une con la línea como transmisor de energía) y concluir con un nylon más fino y blando desde la mitad del leader hasta el tippet (la punta del leader al que va atada la mosca).

También expresa que el butt no debe ser demasiado grueso y duro puesto que en tal caso transmitiría su energía demasiado eficientemente y por tanto el leader caería estirado cuando se pretende todo lo contrario, que caiga ondulado.

De éste modo el autor, en su formulación original, proponía la construcción de un leader que parte de tres secciones de nylon duro de una extensión de 50 cm c/u; en una progresión que se inicia en 0.15 de pulgada (es decir 0,40 mm) y continua en dos secciones de 0.13 (0,35mm) y 0.11 (0,28 mm) respectivamente, siendo este sistema básico permanente, pues en adelante sólo modifica los restantes segmentos que continúa, elaborados en nylon blando, y a modo de ejemplo para el caso de desear concluir en un tippet de 4X, al segmento permanente antes mencionado lo continúa con una progresión aproximada de 30 cm de 2X; 45 cm de 3X  y entre 56 a 70 cm en 4X.

Para el caso de desear un concluir en un 5X alarga los segmentos de nylon blando en 38 cm de 3X; 45 cm de 4X y 90 cm de 5X.
De lo descripto se aprecia que éste no resulta un leader simplificado de tres tramos, sino uno complejo que tiene seis tramos, con un butt notablemente más fino que los estándar a fin de conseguir una menor cantidad de transferencia de energía de la línea al leader, pero si aún así, con este sistema el leader cae recto, la solución reside en alargar un poco más el tippet hasta conseguir una caída del leader en S.

Más tarde el mismo Harvey modifica su original propuesta, y con el fin de optimizar la presentación abandona la elaboración del leader en nylon rígidos en los primeros tramos de transferencia de energía sustituyéndolos por un leader elaborado integralmente en nylon blando, en material suave, y si bien mantiene los diámetros antes descriptos, acorta las primeras 4 secciones antes relatadas a un largo de 0,45 cm. Cada una de ellas, modifica la anteúltima disminuyendo su largo a 0,38 cm, más en cambio procede a alargar la última, el tippet, llevándola a 90 cm aproximadamente.

Esta breve reseña está muy lejos de pretender agotar el tema del leader, apenas resulta una muy breve aproximación al tema (dejamos de lado el furled leader; el braided leader; los leaders especiales para ninfas lastradas; para más de una mosca; etc.) pues sólo pretendemos aquí destacar la indudable trascendencia que ha tenido la figura de George Harvey, un referente obligado cuando hablamos de leaders para mosca seca en ambientes como los que él acostumbraba pescar.

Claro que estos leaders especiales no están exentos de inconvenientes, pues los nudos juntan algas; dificultan la performance del lanzamiento; además la pobre transferencia de energía es un inconveniente para los días ventosos como nos tiene acostumbrado nuestra Patagonia, pero peor, mucho peor, es sufrir la subida de una trucha que constantemente rechaza nuestra mosca sin saber que el causante del rechazo es el casi invisible micro drag causado por la corriente y un leader mal construido para la ocasión.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *