Cast, lo más importante de una excursión y depende sólo de nosotros

por Tito Barone

“LA IMPOSIBILIDAD DE MANEJAR EL CAST EN EL AMBIENTE ELEGIDO
NOS IMPEDIRÁ EXTRAER TODO EL RENDIMIENTO POSIBLE DE NUESTRA NUEVA CAÑA,
O NO NOS PERMITIRÁ ALCANZAR LOS LUGARES CLAVES
CON NUESTRA LiNEA DE ÚLTIMA GENERACIÓN DEJANDO SIN CHANCE
A LAS MOSCAS QUE CON TANTA DEDICACIÓN ATAMOS DURANTE TODO EL AÑO. ”

Residir en una ciudad patagónica inserta en una zona de pesca de salmónidos, disponer de una actividad laboral que admite el manejo de los tiempos para su ejecución y estar perdidamente atacado por esta enfermedad llamada “Pesca con Mosca” son factores que me impulsan a pasar en el río todo el tiempo posible.

Hace unos años atrás me conformaba con el brutal cambio que significó para mi dejar de pescar como turista veinte días al año para pescar todos los días de una temporada, pero hoy en día esto tampoco me alcanza y ya desde hace un tiempo visito el río durante el invierno tratando de conocerlo hasta en su más mínimo detalle, que asegurarán la diversión y el relax buscado cuando las iniciaron.

Es común ver lo organizado de los equipos con cajas repletas de moscas y muchas veces costosas novedades lanzadas cada año al voraz mercado de consumo, sin embargo una vez en el agua y con el primer cast, casi sin temor a equivocarme puedo intuir las posibilidades de éxito del sujeto. Rara vez en la organización de un viaje de pesca se tiene en cuenta la manera de desarrollar la habilidad para castear según las características del lugar que hemos elegido para pescar y esto debería ser una premisa fundamental debido a que de toda la preparación es lo único que depende exclusivamente de nuestro empeño y dedicación.

La imposibilidad de manejar el cast en el ambiente elegido nos impedirá extraer todo el rendimiento posible de nuestra nueva caña, o no nos permitirá alcanzar los lugares claves con nuestra línea de última generación dejando sin chance a las moscas que con tanta dedicación atamos durante todo el año.

Entiéndase bien que no pretendo decir que la mayoría de los pescadores castea mal puesto que me consta que hay muy buenos casters entre nuestros socios, pero una cosa es la práctica en las condiciones ideales y otra muy distinta es la ejecución de esa práctica en el río bajo condiciones reales y este punto es el que pretendo desarrollar.

Este problema lo he experimentado personalmente cuando participo de salidas de pesca en ambientes que difieren significativamente de aquel donde diariamente pesco y me veo, por ejemplo, obligado a realizar lances de entre ocho y quince metros con equipos livianos y además lograr una presentación impecable. Para mi esta situación es inmanejable y siempre termino en fracasos por aquello de “haz lo que yo digo y no lo que yo hago” no obstante en mi descargo tengo la posibilidad de tomar revancha en mi ambiente preferido, el río grande y caudaloso.

La situación inversa se presenta en el caso de los pescadores que habitualmente veo en mi zona de residencia, estos por lo general están acostumbrados a ríos mucho más chicos, a equipos muy livianos ya realizar los lances desde la costa o vadeando muy poco, con lo cual cuando se encuentran con agua a la cintura, un equipo para línea ocho, viento cruzado casi sin excepción y necesitan poner una mosca atada en anzuelo #2 lastrado a veinticinco o treinta metros la cosa cambia y al no poder manejar la situación el fracaso está asegurado.

Bajo estas consideraciones el consejo más sano que puedo darles a quienes están planeando una salida de pesca ya todo mosquero en general es asignarle al cast la máxima importancia puesto que el desarrollo de esta habilidad como beneficio más tangible les pern1itirá aumentar significativamente el rendimiento del equipo al poder extraer del mismo todo su potencial.

Al respecto me parece oportuno hacerles un comentario de una característica muy común en esta zona, y es el hecho de que por diversas causas todavía son muy comunes viejas cañas de fibra de vidrio y además entre aquellos que han adquirido equipos recientemente hay una mayoría que por razones económicas ha optado por equipos de muy baja calidad con lo cual la inmensa mayoría de los pescadores locales manejan cañas extremadamente lentas que la mayoría de nosotros no nos animaríamos a usar o simplemente nos demandaría un gran esfuerzo lograr un lance aceptable.

Sin embargo estos pescadores habituados a su ambiente logran hacer funcionar estos equipos y en muchos casos nos despierta admiración el rendimiento que alcanzan, siendo la única explicación posible la práctica y el conocimiento que tienen de su ambiente y de su equipo.

Con esta observación pretendo despertar en el lector la confianza en que con un poco de esfuerzo logrará una mejora importante prácticamente con los elementos que ya tiene.

La iniciativa recientemente encarada por esta asociación de uniformar los requisitos que debe cumplir un instructor de lanzamiento con equipo de mosca y haber promocionado conjuntamente con nuestro socio honorario Mel Krieger a un conjunto de instructores después de haber rendido una prueba de conocimientos teóricos y prácticos pone en evidencia que la dirección de la asociación tiene claro la importancia de este tema, siendo necesario ahora que los pescadores le reconozcan la misma importancia y dediquen todo el tiempo del que dispongan a mejorar su habilidad en el lanzamiento.

La posibilidad de practicar todos los domingos bajo la supervisión de algún instructor u otros pescadores tal vez con más experiencia que nosotros es una ayuda importantísima que no debe desperdiciarse, teniendo en cuenta de aprovechar los días de viento para practicar el tiro con viento del lado de la caña o de adaptarnos a tal o cual equipo que usaremos en nuestra próxima salida o de ejercitar el cast sentados o arrodillados en el pasto para recrear un lanzamiento en la mesa de atado se realizaron hasta cuatro demostraciones simultáneas.

-Entrega de material informativo institucional.
-Suscripción de nuevos socios.
Venta de remeras, bombillas, gorros, pins, cajas para moscas, y demás objetos de promoción institucional, y de los videos de Mel Krieger y de los libros “La Magia de Pescar con Mosca II , de Armando Maubré, y “Caminos de la Intemperie” de Joaquín Rocca Rivarola.
-Venta de permisos de pesca para la temporada corriente.

En la pedana de lanzamiento, durante la totalidad del horario acordado a nuestra Asociación, tres instructores con sus respectivos equipos realizaron demostraciones y permitieron que todos los interesados, que en gran número se acercaron al lugar, además de tomar contacto, muchos de ellos por primera vez, con los elementos de pesca, recibieran las nociones básicas y efectuaran lanzamientos bajo las indicaciones y supervisión de aquellos.

En el Auditorium de la Exposición y en los espacios que nos fueron concedidos, el Ing. Armando Maubré y el Sr. Darío Pedemonte disertaron sobre temas de nuestra especialidad. En ambos casos se logró un lleno total de la sala.

Quedan algunas reflexiones de esta experiencia, hasta ahora inédita, de nuestra Asociación:

La vigencia de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca como entidad de referencia ineludible en su ámbito de actuaciÓn, hecho que no solamente se desprende del interés demostrado por el público en general, sino especialmente, del reconocimiento a nuestra presencia de todos los sectores vinculados con la pesca deportiva, ya sean representativos de la actividad privada o pública.

La relevancia de haber trascendido, mostrando y explicando la modalidad de la pesca con mosca y con nuestra prédica a favor del conservacionismo y del medio ambiente, a sectores que, por lo masivo de la convocatoria y la heterogeneidad de la concurrencia, tradicionalmente no tuvo acceso la Asociación.

y en especial, la satisfacciÓn de ver en nuestro stand a muchísimos socios colaborando voluntaria y desinteresadamente en todas las actividades que se desarrollaron. Ellos, si hubiera algún mérito en la participación de la AsociaciÓn en la muestra como creemos que lo hay, son los únicos destinatarios del reconocimiento por la labor realizada.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *