Represas sobre el Río Santa Cruz

No hace mucho tiempo se ha anunciado por parte de las autoridades nacionales que se disponían a construir dos represas sobre el Río Santa Cruz, denominadas “La Barrancosa” y “Condor Cliff” respectivamente.

Cabe mencionar que éste río es único puesto que tiene tanto una corrida de truchas arco iris anádromas como también una subida de salmones del Pacífico (Salmón Chinook), ambas especies de elevado valor para la pesca deportiva.

Así hemos localizado un interesante trabajo realizado por el Conicet en el año 2005 (Cenpat) realizado por un grupo de científicos que conforman el Grupo de Estudios de Salmónidos Anádromos (Gesa) disponible en la pagina Web de la entidad.

De una somera lectura del citado estudio surge que los desovaderos de las especies antes citadas se encuentran aguas arriba de las represas a construirse.

Va de suyo que la construcción de las citadas represas causarán grandes cambios en el hábitat, y en relación a lo que nos preocupa, tales construcciones se constituyen en una barrera para el pasaje de los peces migratorios, ya se trate de su paso aguas arriba como en su regreso aguas abajo (en el caso de las truchas anádromas).

Para las truchas steelheads el estudio preliminar antes mencionado expresa que el área de inundación ha de cubrir una gran parte del hábitat reproductivo.

Atendiendo a que ya se ha realizado la apertura de sobres para la construcción de las presas (ver página Web del Diario La Prensa de Santa Cruz en su edición del 13/09/07) resulta evidente que el proyecto ya marcha viento en popa, en tanto que los pescadores estamos sumidos en la ignorancia de cuál será el impacto ambiental y que medidas se analizan adoptar para reducir éste impacto al mínimo en las poblaciones de peces.

Así es como uno de los científicos del Conicet, coautor del estudio preliminar de impacto ambiental antes mencionado, aconseja realizar nuevos estudios de impacto ambiental (el Dr. Miguel Pascual en reportaje que puede ser consultado en www.dimensióncalafate.com.ar/noticias) en el que indica que casi las ¾ partes del río Santa Cruz se ha de convertir en lago, aconsejando un nuevo ciclo de estudios para poder minimizar el efecto negativo de la barrera que se ha de interponer en los ciclos de las especies, tratando de evitar la alta mortandad que han de producir las turbinas.

Con evidencia existen medidas paliativas que tienden a disminuir, aún cuando sea sólo en parte, el negativo impacto que tales construcciones causan al bloquear los cursos de agua, intentando facilitar la traslación o transferencia de especies aguas arriba y aguas abajo de la presa.

El sistema de aguas arriba consiste fundamentalmente en atraer a los peces a un sito de concentración para que por medio de escaleras, canales artificiales, esclusas etc. puedan ascender en su derrotero reproductivo, pero el éxito depende de su diseño, teniendo en cuenta la altura de la presa, el grado de inclinación de la escalera, la fuerza de la corriente que permita a los peces nadar contra corriente, si tiene o no lugares de reposo en su camino, el diseño de su entrada o flujo de atracción etc.

Más otro problema de mayor dificultad consiste en la salida o regreso de los peces migratorios aguas abajo, pues el pasaje de través de las turbinas registra un elevado índice de mortalidad.

Se han diseñado vertederos que deben evitar la sobresaturación de nitrógeno aguas abajo de la presa; barreras físicas de pantallas que impiden que los peces sean atraídos a las turbinas y que los conducen a canales de derivación; las denominadas barreras de comportamiento mediante sonidos, electricidad o efectos lumínicos para mantener a los peces alejados de la toma de las turbinas etc.

Como se puede apreciar la construcción, la operación de la represa y su impacto ambiental, depende del diseño de la obra teniendo en cuenta su altura de cierre de cauce; la altura y estructura de su vertedero, el diseño de las turbinas; el grado de inclinación de la escalera de peces; la fuerza de la corriente; si existen lugares de descanso en las escaleras;etc.

Más todos estos aspectos aún son ignorados por la comunidad y no han sido comunicados, no habiéndose publicado otros trabajos que los relatados respecto del posible impacto ambiental y sus paliativos para menguar los efectos negativos de la obra a emprender.

Destacamos que existe otro interesante trabajo respecto al Estudio preliminar de impacto ambientar de la Presa “Los Monos”-Provincia del Chubut, realizado por la subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, publicado en Abril de 2007 Departamento de Hidráulica-Gestión Ambiental de la Universidad de La Plata (gestión.ambiental@ing.unip.edu.ar) que arriba a conclusiones similares al trabajo antes mencionado.

Traemos también a colación otro trabajo realizado por Claudio Meier (Paso de Peces en Centrales Hidroeléctricas-Aproximaciones al caso Chileno) por su nutrida información y análisis detallados respecto de los temas antes mencionados, pero en especial por cuanto hace hincapié en un nuevo diseño de rodetes de turbinas que , según el autor citado, fueron probados en la Central Wanapum del río Columbia, con el que se logró una mortalidad del orden del 3% incrementando la generación hidroeléctrica en más de un 14%.

Ignoramos si los proyectos imponen tal tipo de diseño de turbinas, como también, y como se ha señalado, la evaluación del impacto ambiental y que medidas se han o deberán adoptar para mantener intangible a las especies migratorias.

Resulta claro que la complejidad del tema excede en mucho este nota más volcamos y hacemos pública nuestra preocupación pretendiendo dotar a los lectores de los elementos que le posibiliten formar su propia opinión, y con mayor razón cuando los trabajos científicos antes mencionados como sus autores exteriorizan preocupación y reclaman mayores estudios.

No parece difícil llegar a la conclusión que el tema no puede abandonarse y debe concitar nuestra atención puesto que se encuentra en riesgo un verdadero tesoro genético sin que nadie nos informe los medios y mecanismos que se han de implementar para su salvaguarda y protección.

La Comisión Directiva
AAPM

Publicado en: Interés general

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*