Los Roques una experiencia unica

LOS ROQUES, un relato de Luis Kurz.
El archipiélago de Los Roques está ubicado a 176 Km. al norte de la ciudad de Caracas; la “Gran Roque” concentra todos los servicios al turista. Desde ahí parten las embarcaciones llevando a los visitantes a los distintos cayos para practicar buceo, snorkel, esquí acuático o simplemente caminar, tomar sol, o bañarse en estas cálidas aguas caribeñas. 
Navegar en el Caribe es sumergirse en una experiencia fascinante de un mar cálido y transparente. La pesca que más nos gusta se realiza caminando, mientras buscamos a los peces que intentamos engañar, nunca se castea si no lo tenemos a la vista.

Al bonefish se lo puede pescar en varios lugares, podemos encontrarlo mientras caminamos por la playa, en una mancha (cardumen) navegando, pero sin dudas la más deportiva es caminando el flat.
El flat es un banco de arena tapizado por caracolillos y vegetación donde pululan pequeños cangrejos y camarones; según la altura de la marea, el agua puede llegarnos a la rodilla, o media pierna, en esta zona buscan su alimento.
Debido a la poca agua, los peces se encuentran en un estado de máxima alerta por la posibilidad de ataque de una barracuda, por lo que en ese ámbito es más difícil engañarlos, de ahí que el desafió sea mucho mayor.
En algunos flats, nos encontramos con escuelas (grupos) de bonefish mostrando parte de las colas (tailing) mientras se alimentan boca abajo, es un espectáculo inquietante y mágico para cualquier pescador.
En este caso, la técnica consiste en acercarse caminando, tratando de no hacer ruido y ubicándonos aproximadamente a unos 15 m, lanzamos el engaño lo más cerca posible del pez elegido, sin hacer volar la línea sobre el resto, a fin de no asustar a todo el cardumen, ya que la estampida de un ejemplar suele arrastrar al resto en veloz carrera.
Si ejecutamos las cosas correctamente y colocamos la mosca en el lugar adecuado, vemos al bonefish dirigiéndose sin dudarlo al engaño; hay momentos en los que lo ataca resueltamente y otros en los que lo persigue por unos instantes hasta que lo toma o lo rechaza. La clavada se realiza suavemente con la mano y no con la caña, percibimos una pequeña resistencia (semejante a un enganche) y comienza la fiesta, el pez al sentirse clavado inicia una veloz carrera, lo único que podemos hacer, es rogar que la línea salga prolijamente, sin rulos para no enredarse en el reel, caña o mano, ya que en ese caso el corte es inevitable.
Luego de dos o tres corridas, en las que puede sacar 50/70 metros de línea, se agota, podemos levantarlo tranquilamente pues no posee dientes ni espinas que puedan lastimarnos, quitamos suavemente el anzuelo y procedemos a liberarlo. Es recomendable efectuarle una buena recuperación, si lo soltamos agotado, pueden ser presa fácil de tiburones o barracudas.

Un capítulo aparte merece el guía, ya que sin su ayuda y cooperación es casi imposible tener éxito, ellos ven peces donde nosotros sólo vemos agua; hay momentos que el acatamiento a sus instrucciones es total, nos indican qué mosca poner, dónde tirar, cuándo traer y en qué momento clavar. Nunca me sentí tan dependiente del guía como en esta pesca.
Una mañana a poco de zarpar, nuestro guía ordenó al capitán un cambio de rumbo, a los pocos minutos, somos testigos de un espectáculo increíble, cientos de pelícanos y gaviotines se lanzan al unísono sobre un cardumen de sardinas, éstas a su vez son atacadas por unos veloces peces llamados comúnmente jacks.
Una verdadera orgía de comida frente a nosotros, en pocos segundos, el motor se detiene, atamos una mosca y casteamos todo al mismo tiempo, ocasión ideal para romper una caña, resbalarse y lastimarse una pierna, la actividad a bordo es febril, mientras las sardinas vuelan por el aire, los carniceros y las aves atacan todo lo que cae al agua, las dos cañas tienen pique al mismo tiempo, luego de la captura, los devolvemos inmediatamente, nos disponemos a tirar, y el espectáculo ya quedo atrás. Las sardinas escaparon, los pelícanos flotan inocentemente disfrutando el festín, de los jack no hay noticias, la paz retornó al mar hasta el próximo capítulo.


Es conveniente viajar bien equipados, en la isla es difícil conseguir reemplazos, recomendable llevar buen calzado ya que se camina mucho y el fondo a veces es cortante, no está de más llevar caña de reemplazo, es común romper un puntero con un pez que nos atropella, una caída, o un ventilador de techo inesperado.

Un gran pez, excelente lucha.
Una tarde difícil pescando bonefish nuestro guía decidió cambiar de ámbito, navegamos unos 20 minutos deteniéndonos cerca de un manglar. Apenas bajamos de la embarcación me anuncia con mucha excitación la proximidad de un gran permit, nos acercamos lentamente y me prepare para castear. Lo que podía ver era el agua muy revuelta; por la poca profundidad del lugar debido a su tamaño el pez enseñaba no sólo su gran aleta caudal, con la clásica forma de V, sino también su aleta dorsal, me pareció enorme. Intenté hacer volar la línea pero los nervios me traicionaban, estaba frente al pez de mi vida, el primer tiro fue tan desastroso que el permit ni siquiera se enteró, el guía quiso calmarme pero lo que yo necesitaba en ese momento era un psiquiatra o medicación. Traté de concentrarme, apreté los dientes y comencé a volar la línea lo más prolijamente posible, luego la solté pidiéndole a los Dioses que caiga lo más suavemente posible para no espantarlo, y a una distancia que el pez pudiera ver la mosca. Mis ruegos fueron oídos y el engaño se depositó a su izquierda a un metro y medio del lugar donde se encontraba comiendo. En una fracción de segundo, nadó de costado por la poca agua y enterró su boca apretando la mosca contra la arena del fondo. Claramente sentí la tomada en la mano, a continuación lo clave suavemente con mi mano derecha. El pez al sentir el anzuelo inicio una interminable corrida, mientras yo miraba atónito como salía la línea y bajaba la reserva de backing. El guía me instó a que lo persiga por el bajo antes de quedarme sin carga. Corría con el agua a la rodilla y repasaba que estaba pescando con un equipo para bonefish, peces que en general no superan los tres kilos. Utilizaba caña 8, leader de 10 libras, era más fácil que el pez corte en un coral, se trabe la línea en una planta o piedra a que yo ganase la partida. Tendría unos 200 m fuera del reel y el permit no daba signos de cansancio, el guía caminaba delante mío tratando de limpiar el camino y liberando el backing cuando se atoraba. A ratos parecía que se detenía, nos acercábamos y volvía a emprender una loca carrera de 100 o 150 m, miraba azorado como el reel giraba a alta velocidad cediendo línea, si tocaba la manivela o el carretel seguro que cortaba, varias veces sentí que lo perdía. Lo perseguimos casi corriendo en el agua por espacio de una hora y veinte minutos. Recién frenó su corrida después de haberse desplazado un kilómetro y medio del lugar donde picó, me sentía agotado, el corazón me salía del pecho debido al gran esfuerzo físico. En ese momento sentí que para vencer a un permit no sólo hay que ser un buen pescador, tener excelente estado físico y un buen guía que nos acompañe, sino también contar con una gran dosis de suerte. Luego de varios intentos frustrados, el guía pudo asirlo por la cola, le calculamos unos 15 kilos, más de treinta libras de pura potencia, antes de liberarlo, lo tome con agradecimiento y mucho respeto, estaba frente al mejor pez con el que lidié en mi vida de pescador. Nos abrazamos con el guía emocionados, estaba rendido por el cansancio, me deje caer de espaldas y flotando, observe el cielo azul, ese mar tan turquesa, el paisaje paradisíaco, ojalá la vida me tenga reservado otro pez y otro momento tan maravilloso como ése.

EQUIPOS
Para Bonefish y variada (barracuda, jacks, pez aguja, bonito, etc.)
Caña #7 u #8 – reel con buen freno – línea salt water floating
Leaders de 9’ de 12 lb, preferentemente fluorocarbono.
Para Tarpon y baby Tarpon
Caña #10/12 – reel con buen freno – línea salt water floating
Moscas
Crazzy Charlie, Gotcha, Bitter, Clouser minnow, Gummy minnow (bonefish #6), y para Tarpon, las clásicas deceivers.
Accesorios
Anteojos polarizados, pinza multiuso, limpiador de anteojos líquido y carilina, repelente de mosquitos, protector solar, gorra, guantes de pesca (opcional), botitas de vadeo para el flat, caja de moscas chica y riñonera chica para caminar el flat.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*